Un des­tino úni­co, en­tre dos con­ti­nen­tes

Ritmo Social - - Bitácora.Ritmo Personal - tex­to Sue Ro­drí­guez fo­tos Fuen­te ex­ter­na

La ma­gia y la se­duc­ción for­man par­te del ADN de es­ta me­tró­po­lis, que en­vuel­ve con su aro­ma in­ten­so a in­cien­so a to­do aquel que se em­bar­ca en vi­si­tar la cau­ti­va­do­ra ciu­dad más gran­de de Tur­quía. Sus ca­lles res­pi­ran el ves­ti­gio de épo­cas glo­rio­sas y de di­ver­sas cul­tu­ras que so­lo po­drás des­cu­brir en la bi­sa­gra de Eu­ro­pa y Asia.

El es­plen­dor de sus mi­na­re­tes y ras­ca­cie­los nos trans­por­tan a la trans­for­ma­ción que ha vi­vi­do du­ran­te tres de los im­pe­rios más po­de­ro­sos de la his­to­ria: bi­zan­tino, ro­mano y oto­mano. La ca­den­cia mu­si­cal flu­ye en el ai­re al com­pás del rui­do de sus ca­lles y del cos­mo­po­li­tis­mo que al­ber­ga la otra ca­ra de

la ciu­dad de las mil mez­qui­tas.

Si­tua­da en­tre dos ma­res: el mar de Már­ma­ra y el mar Ne­gro, con­flu­yen en­tre sus 15 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes dos mun­dos, el tra­di­cio­nal y el mo­derno, el cual se mez­cla con una de las pues­tas de sol más im­pre­sio­nan­tes que po­drás dis­fru­tar des­de el puen­te del Bós­fo­ro.

Co­no­ci­da ade­más co­mo la ciu­dad de las mil y una no­ches, re­co­rrer las mez­qui­tas que for­man par­te del top tres de Es­tam­bul, con­for­man un via­je sen­so­rial que to­do tu­ris­ta de­be­ría co­no­cer. Tres rin­co­nes con en­can­to, his­to­ria y ar­qui­tec­tu­ra que reúnen a más del 90 % de la po­bla­ción ba­jo una so­la re­li­gión: la mu­sul­ma­na. La mez­qui­ta del Sul­tán Ah­med o mez­qui­ta Azul, re­co­no­ci­da por sus más de 20,000 azu­le­jos co­lor azul, ha­cen de es­ta una de las más ma­jes­tuo­sas, se­gui­da por la mez­qui­ta San­ta So­fía, re­co­no­ci­da por sus gran­des di­men­sio­nes, y Sü­ley­man, una de las más im­po­nen­tes y me­jor ilu­mi­na­das en ho­ras de la no­che.

Su geo­gra­fía ha he­cho his­to­ria al igual que el Gran Ba­zar de Es­tam­bul, re­co­no­ci­do co­mo uno de los más gran­des del mun­do y uno de los me­jo­res pa­ra com­prar. La co­ne­xión de la cul­tu­ra orien­tal con la oc­ci­den­tal po­drás vi­vir­la en otro de los ba­za­res más an­ti­guos e im­por­tan­tes: se tra­ta del Ba­zar de las Es­pe­cias, un ver­da­de­ro éx­ta­sis pa­ra los sen­ti­dos, car­ga­do de co­lor y olor.

Tan­tos de­ta­lles la ha­cen úni­ca e im­po­nen­te. Y es que, co­mo di­jo el em­pe­ra­dor Na­po­león, “Si la tie­rra fue­ra un so­lo es­ta­do, Es­tam­bul se­ría su ca­pi­tal”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.