“DE­CI­SIO­NES”

Ritmo Social - - Tacones Cercanos. - Ga­brie­la Lla­nos

HOY ME SIEN­TO VA­LIEN­TE: voy a aden­trar­me en un jar­dín fron­do­so del que, qui­zás, no sa­bré có­mo sa­lir. Qui­zás sea me­re­ce­do­ra de mi­llo­nes de dar­dos si­len­cio­sos ha­cien­do dia­na en la teo­ría de que “si no soy ma­dre y no he pa­sa­do por eso, no ten­go de­re­cho a opi­nar” (por esa re­gla de tres na­die po­dría re­fe­rir­se a la lle­ga­da del hom­bre a la Luna, pe­ro eso es ha­ri­na de otro cos­tal). A mi fa­vor pue­do de­cla­rar que la tra­ma de la pe­lí­cu­la Pri­va­te Li­fe (ex­ce­len­te, hu­ma­na, en al­gu­nos mo­men­tos des­ga­rra­do­ra y en otros ab­so­lu­ta­men­te di­ver­ti­da) me re­sul­ta cer­ca­na pues ten­go ami­gas que, pa­sa­dos los cua­ren­ta, se han des­plo­ma­do so­bre el ace­le­ra­dor pa­ra lle­gar al me­nos a la pró­rro­ga tras los no­ven­ta mi­nu­tos de par­ti­do (sí­mil fut­bo­lís­ti­co pa­ra de­cre­tar lo irre­duc­ti­ble que es el tiem­po cuan­do se ha cum­pli­do).

Pa­ra no se­guir bor­dean­do el asun­to, les cuen­to que Pri­va­te Li­fe es una co­me­dia dra­má­ti­ca que na­rra la his­to­ria de Ri­chard y Ra­chel, una pa­re­ja de cua­ren­to­nes mo­der­nos (lo que en Es­pa­ña lla­ma­ría­mos “pro­gres”), que se han mon­ta­do una vi­da en apa­rien­cia fe­liz. Am­bos es­cri­to­res, me­dia­na­men­te co­no­ci­dos y res­pe­ta­dos en el cir­cui­to un­der­ground (lo que sig­ni­fi­ca que no pue­den vi­vir de la li­te­ra­tu­ra ejer­cien­do otros tra­ba­jos me­nos lu­ci­dos a mo­dus co­men­dis), con una vas­to mun­do cul­tu­ral y unas con­ver­sa­cio­nes la mar de in­ge­nio­sas. La exis­ten­cia de es­ta pa­re­ja de­ja de ser “cua­si” per­fec­ta cuan­do en­tran en el tor­be­llino de la ob­se­sión, tra­du­ci­da en el de­seo im­pe­rio­so de te­ner un hi­jo a los cua­ren­ta, cuan­do am­bos, por más es­tu­pen­dos y ju­ve­ni­les que se vean y se sien­tan (han caí­do en la tram­pa de que los 40 son los nue­vos 30), de­ben asu­mir que su fer­ti­li­dad se ha re­du­ci­do al 4 % y que los tra­ta­mien­tos pa­ra con­se­guir la an­sia­da fe­cun­da­ción son do­lo­ro­sos, cos­to­sí­si­mos, des­gas­tan­tes y, en oca­sio­nes y val­ga la re­dun­dan­cia, to­tal­men­te in­fér­ti­les.

Du­ran­te las dos ho­ras de fil­me acom­pa­ña­mos a Ri­chard y Ra­chel por un fa­rra­go­so ca­mino ha­cia la pa­ter­ni­dad. Lo gran­dio­so de la pe­lí­cu­la des­can­sa en ese dis­cu­rrir sin efec­tos es­pe­cia­les, en­se­ñan­do la frus­tra­ción an­te ca­da in­se­mi­na­ción fa­lli­da, la bús­que­da de un vien­tre en al­qui­ler, las en­tre­vis­tas pa­ra la adop­ción, la aven­tu­ra de re­cu­rrir a una so­bri­na co­mo do­nan­te de óvu­los, la des­co­ne­xión cuan­do las in­di­vi­dua­li­da­des des­apa­re­cen dan­do pa­so a un dúo de ca­za­do­res de un sue­ño que se va tor­nan­do im­po­si­ble. (Men­ción es­pe­cial me­re­ce el pri­mer cua­dro de la pe­lí­cu­la, cuan­do en un fon­do ne­gro es­cu­cha­mos lo que pa­re­ce ser una apa­sio­na­da es­ce­na de in­ti­mi­dad y, cuan­do se ha­ce la luz, ve­mos a un hom­bre in­yec­tan­do a una mu­jer en el ab­do­men).

En mi­tad de la his­to­ria, se pro­du­ce una es­ce­na que me gus­ta­ría com­par­tir con us­te­des: Ra­chel recibe el di­se­ño de por­ta­da de su nue­vo li­bro, una mu­jer con un ves­ti­do blan­co co­rre­tean­do por el cam­po. Ra­chel se en­fa­da, de­nun­cia que si el li­bro lo hu­bie­se es­cri­to un hom­bre no ten­dría una “pu­bli­ci­dad de cup­ca­ke” en la por­ta­da. Se que­ja de las pro­fe­so­ras de la uni­ver­si­dad, se que­ja de tan­tas mu­je­res fa­mo­sas que la edu­ca­ron en el fe­mi­nis­mo (“les voy a en­viar la fac­tu­ra de los tra­ta­mien­tos de fer­ti­li­dad”) has­ta que Ri­chard aco­me­te la peor em­pre­sa que hom­bre al­guno de­be in­ten­tar: dar­le la ra­zón a una mu­jer que es­tá sien­do crí­ti­ca con­si­go mis­ma. “Tú de­ci­dis­te pos­ter­gar la ma­ter­ni­dad por tu ca­rre­ra, no creo que eso sea cul­pa de Glo­ria Stei­nem”, suel­ta Ri­chard en tono jo­co­so pa­ra qui­tar hie­rro al asun­to. “¿Me es­tás cul­pan­do a mí en­ton­ces?”, re­pli­ca Ra­chel, pe­ro no tie­nen tiem­po de que la san­gre lle­gue al río pues de­ben acu­dir a una nue­va ci­ta mé­di­ca.

Aquí es, pre­ci­sa­men­te, don­de me gus­ta­ría de­te­ner­me a re­fle­xio­nar con us­te­des, mis que­ri­dos lec­to­res, por­que en esas pa­la­bras de Ri­chard, el ma­ri­do y po­ten­cial pa­dre, es­tá la res­pues­ta a las fu­tu­ras frus­tra­cio­nes de su pa­re­ja si fi­nal­men­te no con­si­guen te­ner un hi­jo: ellos de­ci­die­ron, jun­tos, por se­pa­ra­do, en di­fe­ren­tes por­cen­ta­jes, qui­zás de ma­ne­ra in­cons­cien­te, pe­ro de­ci­die­ron, y hay que ser con­se­cuen­tes con las de­ci­sio­nes que se to­man en la vi­da, in­clu­so con aque­llas a las que se les rehú­ye. Sé que mu­chos de us­te­des alu­di­rán men­tal­men­te a un ca­so pa­re­ci­do con fi­nal fe­liz, esos ami­gos, her­ma­nos o ve­ci­nos cua­ren­to­nes que hoy es­tán en­can­ta­dos con sus ni­ños (sue­len ser ge­me­los) en ca­sa. ¡Y me ale­gro mu­chí­si­mo! Soy una fa­ná­ti­ca de lu­char por lo que se desea, has­ta las úl­ti­mas con­se­cuen­cias; pe­ro sin ol­vi­dar que son nues­tras de­ci­sio­nes, los sí y lo no que pro­nun­cia­mos a lo lar­go de nues­tra vi­da, las que di­se­ñan nues­tro des­tino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.