CÁN­DI­DA MONTILLA DE ME­DI­NA

PRI­ME­RA DA­MA DE LA RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA Y GESTORA DEL CEN­TRO DE ATEN­CIÓN IN­TE­GRAL PA­RA LA DIS­CA­PA­CI­DAD.

Ritmo Social - - Sumario.Entrevistas -

A po­cos días de ce­le­brar­se las olim­pia­das es­pe­cia­les en nues­tro país, con­ver­sa­mos con la gestora del cen­tro de aten­ción in­te­gral pa­ra la dis­ca­pa­ci­dad, nues­tra pri­me­ra da­ma.

Su le­ga­do es de una tras­cen­den­cia in­ne­ga­ble y es una obra de amor que nos lle­ga a to­dos. Na­die que visite al CAID que­da in­di­fe­ren­te an­te tan­to amor, acom­pa­ña­do de la más al­ta tec­no­lo­gía y com­pro­me­ti­da em­pleo­ma­nía, don­de es de es­pe­cial re­le­van­cia po­der pro­mo­ver una vi­sión des­pre­jui­cia­da de la dis­ca­pa­ci­dad y un cam­bio de cul­tu­ra so­cial.

Do­ña Cán­di­da es psi­có­lo­ga clí­ni­ca y te­ra­peu­ta fa­mi­liar y de pa­re­ja, y ella siem­pre so­ñó que al­gún día pu­die­se el país ga­ran­ti­zar un cen­tro pa­ra las ma­dres an­gus­tia­das y ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad. Por eso, cuan­do en 2012 su ma­ri­do fue fa­vo­re­ci­do co­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, la vi­da le ofre­ció una opor­tu­ni­dad de oro, la cual ella no de­jo pa­sar.

Por eso, la ce­le­bra­ción de las Olim­pia­das Es­pe­cia­les en nues­tro país, even­to fun­da­do por Eu­ni­ce Ken­nedy Sh­ri­ver y que cum­ple cin­cuen­ta años, es mo­ti­vo de re­go­ci­jo pa­ra to­dos y un gran pa­so pa­ra com­ba­tir la de­sigual­dad so­cial y la po­si­bi­li­dad de de­jar un le­ga­do de amor y de sue­ños a ni­ños vul­ne­ra­bles, cu­yas son­ri­sas inocen­tes y fe­li­ces nos lle­ga­ron a lo más pro­fun­do de nues­tras emo­cio­nes.

Res­pal­de­mos las Olim­pia­das Es­pe­cia­les pa­ra te­ner un me­jor país y un fu­tu­ro de es­pe­ran­za pa­ra es­tos ni­ños con con­di­cio­nes es­pe­cia­les.

Su com­pro­mi­so y su ale­gría es con­ta­gian­te. Do­ña Cán­di­da sa­lu­da a to­dos, es­cu­cha y se iden­ti­fi­ca con ca­da ma­dre y per­so­na que vi­si­ta el CAID. Era su sue­ño y el des­tino le dio las he­rra­mien­tas, la te­na­ci­dad y el de­seo de cam­biar vi­das... ¡y lo lo­gró!

Es­te cen­tro no tie­ne na­da que en­vi­diar a nin­gún otro fue­ra del país. Aquí la dis­ca­pa­ci­dad se dig­ni­fi­ca y los vi­si­tan­tes sien­ten el amor sin lí­mi­tes en­tre quie­nes le ofre­cen las te­ra­pias, así co­mo la be­lle­za de los di­fe­ren­tes am­bien­tes y áreas don­de los ni­ños acu­den y jue­gan pa­ra mi­ti­gar sus an­sie­da­des y sen­tir­se lle­nos de co­lo­res y ale­grías mien­tras re­ci­ben sus tra­ta­mien­tos.

Las Olim­pia­das 2018, que se ce­le­bran a par­tir de hoy 10 de no­viem­bre en nues­tro país, es el más her­mo­so re­ga­lo que es­tos ni­ños pue­den re­ci­bir al atre­ver­se a vo­lar al­to y a com­pe­tir, mos­trán­do­nos a to­dos, co­mo lec­ción de vi­da, que la úni­ca dis­ca­pa­ci­dad exis­ten­te es la que no nos per­mi­te a ir tras nues­tros sue­ños. ¡Gra­cias, do­ña Cán­di­da!

RS: ¿Quién es Cán­di­da Montilla de Me­di­na? CÁN­DI­DA MONTILLA DE ME­DI­NA: Soy mu­jer y es­to im­pli­ca ser mu­chas co­sas a la vez, en­tre ellas: ma­dre, es­po­sa, hi­ja, ami­ga, pro­fe­sio­nal, ciu­da­da­na y, cir­cuns­tan­cial­men­te en mi ca­so, pri­me­ra da­ma. En ca­da una de es­tas fa­ce­tas tra­to de dar lo me­jor de mí, con ple­na con­cien­cia de los com­pro­mi­sos a que me obli­gan. Me im­pul­sa siem­pre el de­seo de ser útil a los que amo y pro­duc­ti­va pa­ra la so­cie­dad.

RS: ¿Có­mo ha si­do su ex­pe­rien­cia de pri­me­ra da­ma?

CMDM: Ser pri­me­ra da­ma ha cam­bia­do la ru­ti­na de mi vi­da. Las obli­ga­cio­nes que de­ri­van de es­ta po­si­ción son múl­ti­ples y co­ti­dia­nas, pe­ro las cum­plo siem­pre con en­tu­sias­mo. Sa­ber­me par­te ac­ti­va del pro­yec­to de na­ción que cons­tru­ye el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na es no so­lo gra­ti­fi­can­te pa­ra mí co­mo es­po­sa, sino tam­bién co­mo ciu­da­da­na com­pro­me­ti­da con el pro­gre­so y el bie­nes­tar co­lec­ti­vo que él im­pul­sa. RS: ¿Có­mo sur­ge su de­seo por ayu­dar a ni­ños con otras ha­bi­li­da­des?

“PA­RA EL DES­PA­CHO DE LA PRI­ME­RA DA­MA, CO­MO OR­GA­NI­ZA­DOR Y AN­FI­TRIÓN, ASÍ CO­MO PA­RA OLIM­PIA­DAS ES­PE­CIA­LES, TIE­NE ES­PE­CIAL RE­LE­VAN­CIA PO­DER PRO­MO­VER UNA VI­SIÓN DES­PRE­JUI­CIA­DA DE LA DIS­CA­PA­CI­DAD Y UN CAM­BIO DE CUL­TU­RA SO­CIAL”.

CMDM: Soy psi­có­lo­ga clí­ni­ca, te­ra­peu­ta fa­mi­liar y de pa­re­ja, de pro­fe­sión, y en mi ejer­ci­cio me to­có mu­chas ve­ces ha­blar con ma­dres an­gus­tia­das por la im­po­si­bi­li­dad ma­te­rial de ofre­cer­les a sus hi­jos e hi­jas con dis­ca­pa­ci­dad la opor­tu­ni­dad de un tra­ta­mien­to que les me­jo­ra­ra la vi­da. Me de­cía en­ton­ces que al­go te­nía que ha­cer yo pa­ra ali­viar la car­ga de ese dra­ma. Cuan­do en el 2012 el pue­blo eli­gió pre­si­den­te a Da­ni­lo Me­di­na, la vi­da me ofre­ció una opor­tu­ni­dad de oro. ¡Y no la de­jé pa­sar!

RS: ¿Có­mo se sien­te sien­do la di­rec­to­ra del Cen­tro de Aten­ción In­te­gral pa­ra la Dis­ca­pa­ci­dad?

CMDM: No soy di­rec­to­ra del CAID, sino la aus­pi­cia­do­ra de la idea y la gestora de su con­cre­ción. Co­mo tal, no pue­do me­nos que sen­tir­me sa­tis­fe­cha de ver có­mo ni­ños y ni­ñas so­cial­men­te vul­ne­ra­bles con sín­dro­me de Down, tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta y pa­rá­li­sis ce­re­bral pue­den hoy ac­ce­der a tra­ta­mien­tos es­pe­cia­li­za­dos de una al­tí­si­ma ca­li­dad. He di­cho an­tes, y re­pi­to aho­ra, que el CAID es una obra de amor y una con­tri­bu­ción al sal­do de la deu­da so­cial con los más po­bres.

RS: ¿Cuál es el ran­go de edad pa­ra la eva­lua­ción de es­tos ni­ños y cuál es el pro­ce­so pa­ra la reha­bi­li­ta­ción?

CMDM: Los ni­ños pue­den ser eva­lua­dos des­de el na­ci­mien­to con prue­bas es­tan­da­ri­za­das pa­ra de­ter­mi­nar su desa­rro­llo y ha­bi­li­da­des en las di­fe­ren­tes áreas. El CAID cuen­ta con las prue­bas más ac­tua­li­za­das y con­fia­bles, uti­li­za­das en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, pa­ra co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas del desa­rro­llo, com­por­ta­mien­to, len­gua­je, fun­cio­na­mien­to emo­cio­nal, ha­bi­li­da­des in­te­lec­tua­les y adap­ta­ti­vas de sus usua­rios. To­man­do en cuen­ta, ade­más, la per­cep­ción de los pa­dres, las ob­ser­va­cio­nes en las se­sio­nes y el uso de vi­deos que se so­li­ci­tan en de­ter­mi­na­dos ca­sos.

El pro­ce­so pa­ra la reha­bi­li­ta­ción se ini­cia lue­go de com­ple­tar la ru­ta bá­si­ca, que im­pli­ca la eva­lua­ción por ser­vi­cio so­cial, pe­dia­tría, fi­sia­tría, odon­to­pe­dia­tría y la eva­lua­ción del desa­rro­llo. El equi­po se reúne pa­ra dis­cu­tir los ca­sos y desa­rro­llar los pro­gra­mas de in­ter­ven­ción es­pe­cí­fi­cos pa­ra ca­da usua­rio. Se de­fi­nen los ob­je­ti­vos y se es­ta­ble­ce un pro­gra­ma te­ra­péu­ti­co in­te­gra­do pa­ra ca­da ca­so, se­gún las ne­ce­si­da­des del ni­ño y su fa­mi­lia, pa­ra pa­sar a re­ci­bir te­ra­pias en la mo­da­li­dad cua­tri­mes­tral. Hay ca­sos en los que se rea­li­zan eva­lua­cio­nes mul­ti­dis­ci­pli­na­rias o eva­lua­ción de ca­sos com­ple­jos, con la par­ti­ci­pa­ción de va­rios ser­vi­cios. Si el usua­rio no pre­sen­ta una de las tres con­di­cio­nes ma­ne­ja­das por el CAID, se ela­bo­ra un in­for­me con las re­co­men­da­cio­nes y se re­fie­re a otros cen­tros.

RS: En mu­chas oca­sio­nes, la fa­mi­lia de es­tos ni­ños es afec­ta­da di­rec­ta­men­te. ¿Tie­ne el CAID al­gu­na te­ra­pia pa­ra quie­nes con­vi­ven con el in­fan­te?

CMDM: Te­ne­mos dos ser­vi­cios que tra­ba­jan di­rec­ta­men­te con las fa­mi­lias, el Ser­vi­cio de Te­ra­pia Fa­mi­liar y el Ser­vi­cio de In­ter­ven­ción Gru­pal, los cua­les fo­men­tan el apren­di­za­je de ha­bi­li­da­des per­so­na­les y de in­ter­re­la­ción po­si­ti­va que per­mi­tan una di­ná­mi­ca fa­mi­liar sa­na.

Es­tos ser­vi­cios pro­por­cio­nan apo­yo y for­ma­ción a las fa­mi­lias del CAID pa­ra que pue­dan li­diar exi­to­sa­men­te con la dis­ca­pa­ci­dad de uno o más de sus miem­bros. En­tre­nan a las fa­mi­lias en téc­ni­cas y es­tra­te­gias pa­ra el con­ti­nuo desa­rro­llo de mo­de­los pa­ren­ta­les ade­cua­dos, brin­dan es­tra­te­gias de mo­di­fi­ca­ción con­duc­tual, ma­ne­jo del due­lo, pre­ven­ción del mal­tra­to, me­jo­rar las re­la­cio­nes pa­ren­ta­les y abor­da los con­flic­tos de pa­re­ja. Se rea­li­zan pro­gra­mas psi­coe­du­ca­ti­vos con los pa­dres, ma­dres, tu­to­res y otros fa­mi­lia­res so­bre los as­pec­tos bá­si­cos re­la­cio­na­dos con la dis­ca­pa­ci­dad del ni­ño. Tra­ba­jan en iden­ti­fi­car las re­des de apo­yo, pro­mo­ver el au­to­cui­da­do y la car­ga emo­cio­nal que im­pli­ca el te­ner un hi­jo con una dis­ca­pa­ci­dad. Las prác­ti­cas del CAID son in­te­gra­les, por lo cual con­si­de­ra­mos la fa­mi­lia de nues­tros ni­ños y ni­ñas par­te fun­da­men­tal del pro­ce­so te­ra­péu­ti­co.

RS: Ayu­dar a ni­ños que lo ne­ce­si­tan, cam­bia vi­das. ¿De qué for­ma ha cam­bia­do la su­ya?

CMDM: Uno de los prin­ci­pa­les logros del CAID es ayu­dar a cam­biar las vi­das de las fa­mi­lias que tie­nen hi­jos con dis­ca­pa­ci­dad. La fa­mi­lia tie­ne un me­jor co­no­ci­mien­to so­bre la con­di­ción de su hi­jo o hi­jos (por­que te­ne­mos mu­chos ca­sos en que hay más de un miem­bro con dis­ca­pa­ci­dad) y, por lo tan­to, tie­ne ma­yor com­pren­sión de sus ne­ce­si­da­des. El que los pa­dres y cui­da­do­res pue­dan ad­qui­rir las he­rra­mien­tas y es­tra­te­gias los em­po­de­ra pa­ra po­der dis­fru­tar de su en­torno y lo­grar la in­clu­sión ple­na de sus hi­jos. Cuan­do los pa­dres asu­men un al­to com­pro­mi­so en el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co y son cons­cien­tes de la im­por­tan­cia del tra­ba­jo en la ca­sa y en co­la­bo­rar con los te­ra­peu­tas, se lo­gra más rá­pi­da­men­te los avan­ces.

Te­ne­mos fa­mi­lias que han su­pe­ra­do sen­ti­mien­tos de so­le­dad e im­po­ten­cia y que han en­con­tra­do re­des de apo­yo en­tre su pro­pia

“TE­NE­MOS FA­MI­LIAS QUE HAN SU­PE­RA­DO SEN­TI­MIEN­TOS DE SO­LE­DAD E IM­PO­TEN­CIA Y QUE HAN EN­CON­TRA­DO RE­DES DE APO­YO EN­TRE SU PRO­PIA FA­MI­LIA Y CON OTROS PA­DRES QUE HAN PA­SA­DO POR ESE PRO­CE­SO”.

fa­mi­lia y con otros pa­dres que han pa­sa­do por ese pro­ce­so. Cam­bia su vi­da al fo­men­tar la au­to­no­mía de sus hi­jos, me­jo­rar su co­mu­ni­ca­ción, ma­ne­jar sus con­duc­tas dis­rup­ti­vas, desa­rro­llar ha­bi­li­da­des bá­si­cas y po­der ad­qui­rir otras más com­ple­jas, ga­ran­ti­zan­do una me­jor ca­li­dad de vi­da, tan­to pa­ra los hi­jos co­mo pa­ra sus cui­da­do­res.

Pa­ra el pro­pio ni­ño, el par­ti­ci­par en sus te­ra­pias, co­no­cer y desa­rro­llar sus ha­bi­li­da­des, lo ha­ce co­rres­pon­sa­ble de al­can­zar su má­xi­mo po­ten­cial. Cam­bia sus vi­das por­que se ha­cen más cons­cien­tes de los de­re­chos de sus hi­jos y los de­fien­den. Asi­mis­mo, son alia­dos del CAID, es­pe­cial­men­te en el pro­ce­so de con­cien­cia­ción an­te la so­cie­dad y en pro­mo­ver su in­clu­sión en la es­cue­la, en su co­mu­ni­dad, en su en­torno y en la so­cie­dad en ge­ne­ral.

El cam­bio ha si­do do­ble: so­cial y hu­mano. In­ter­ac­tuar con ni­ños y ni­ñas que por sus con­di­cio­nes de po­bre­za no hu­bie­ran po­di­do ac­ce­der a te­ra­pias es­pe­cia­li­za­das, me ha vuel­to mu­cho más crí­ti­ca que an­tes con las de­sigual­da­des so­cia­les, pe­ro tam­bién más sen­si­ble a la fuer­za del amor y la so­li­da­ri­dad. Ha si­do un her­mo­so re­ga­lo de la vi­da.

RS: ¿Cuál es la ma­yor sa­tis­fac­ción que le ha de­ja­do for­mar par­te del cam­bio en la vi­da de tan­tos ni­ños y ni­ñas sin re­cur­sos? CMDM: Ver có­mo sus ca­ras se ilu­mi­nan con una son­ri­sa y una mi­ra­da que no te­nían cuan­do lle­ga­ron al CAID. Ver có­mo ad­quie­ren ha­bi­li­da­des que des­de ya me­jo­ran sus vi­das. Ver, en de­fi­ni­ti­va, có­mo ha­ce­mos que el fu­tu­ro de es­tos ni­ños y ni­ñas se lle­ne de po­si­bi­li­da­des que, has­ta ini­ciar las te­ra­pias, eran im­pen­sa­bles pa­ra ellos y sus fa­mi­lias.

RS: ¿Cuán­tos ni­ños y ni­ñas ha be­ne­fi­cia­do la ins­ti­tu­ción? ¿Se ha des­ta­ca­do al­guno por sus ha­bi­li­da­des?

CMDM: Pre­ci­sa­men­te ten­go a mano es­ta­dís­ti­cas re­cien­tes que le pue­do mos­trar. Mi­ra, des­de el 2013 has­ta hoy, el nú­me­ro to­tal de ni­ños y ni­ñas aten­di­dos en las tres se­des es de 11,890 ni­ños y ni­ñas; de ellos, han ter­mi­na­do el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co 238. Ca­be des­ta­car que du­ran­te el mis­mo pe­río­do, los CAID he­mos ofre­ci­do más de 148,000 in­ter­ven­cio­nes te­ra­péu­ti­cas, y 14, 802 de es­tas in­ter­ven­cio­nes se con­cen­tran en la Ru­ta Bá­si­ca de aten­ción de los CAID.

Lo fun­da­men­tal no es que se des­ta­que uno o dos ni­ños. Lo des­ta­ca­ble, lo esen­cial, lo ma­ra­vi­llo­so, es que es­ta­mos lo­gran­do que la rein­ser­ción de la ma­yo­ría de esos ni­ños y ni­ñas en la es­cue­la se dé en un en­torno se­gu­ro, en igual­dad de con­di­cio­nes, y con las mis­mas opor­tu­ni­da­des que los de­más ni­ños. El mi­la­gro co­ti­diano es que esos ni­ños van te­nien­do el es­pa­cio pa­ra mos­trar to­das sus otras ha­bi­li­da­des y po­ten­cia­li­da­des. Ese es un lo­gro que va­le re­sal­tar. Esa es la be­lle­za de la IN­CLU­SIÓN.

Y sí, de­pen­dien­do del ni­vel de fun­cio­na­mien­to, los ni­ños se han des­ta­ca­do en cuen­tos, poe­sías, can­to, bai­le, al­gu­nos co­ci­nan y uno de ellos ha des­fi­la­do en el even­to de Do­mi­ni­ca­na Mo­da.

Ni­ños con la con­di­ción de tras­torno del es­pec­tro au­tis­ta (TEA) se des­ta­can en tea­tro, al­gu­nos en mú­si­ca (ejem­plo, to­car pa­tro­nes de no­tas mu­si­ca­les), in­ven­tar cuen­tos. Los ni­ños con sín­dro­me de Down sue­len te­ner al­to in­te­rés en la dan­za y sa­be­mos que el bai­le se le da muy bien por su ha­bi­li­dad pa­ra se­guir pa­tro­nes de mo­vi­mien­tos. En pa­rá­li­sis ce­re­bral he­mos te­ni­do ni­ños que lle­gan a par­ti­ci­par en jue­go con tí­te­res, en gru­pos de tea­tro, in­ven­tar his­to­rias, otros pue­den lle­gar a des­ta­car­se lue­go de desa­rro­llar ha­bi­li­da­des mo­to­ras co­mo la pin­tu­ra.

RS: ¿Po­dría ha­blar­nos so­bre los pro­yec­tos que tie­ne en agen­da pa­ra el CAID?

CMDM: El CAID es una ins­ti­tu­ción muy di­ná­mi­ca que, por sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas, es­tá obli­ga­da a la per­ma­nen­te ac­tua­li­za­ción de sus prác­ti­cas te­ra­péu­ti­cas. Siem­pre te­ne­mos nue­vos pro­yec­tos en car­pe­ta por­que nues­tro nor­te es la ex­ce­len­cia.

De ma­ne­ra más con­cre­ta, pue­do ci­tar­le la inau­gu­ra­ción en los pró­xi­mos me­ses de nues­tra se­de en San­to Do­min­go Es­te. Jun­to con las ya en fun­cio­na­mien­to, el Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma lle­ga con es­ta se­de a su me­ta de po­ner los ser­vi­cios del CAID al al­can­ce de los ni­ños y ni­ñas con dis­ca­pa­ci­dad de to­das las re­gio­nes del país. Asi­mis­mo, au­men­ta­re­mos en dos años la edad má­xi­ma de

“CO­MO TAL, NO PUE­DO ME­NOS QUE SEN­TIR­ME SA­TIS­FE­CHA DE VER CÓ­MO NI­ÑOS Y NI­ÑAS SO­CIAL­MEN­TE VUL­NE­RA­BLES CON SÍN­DRO­ME DE DOWN, TRAS­TOR­NOS DEL ES­PEC­TRO AU­TIS­TA Y PA­RÁ­LI­SIS CE­RE­BRAL PUE­DEN HOY AC­CE­DER A TRA­TA­MIEN­TOS ES­PE­CIA­LI­ZA­DOS DE UNA AL­TÍ­SI­MA CA­LI­DAD”.

aten­ción. Es de­cir, aten­de­re­mos ni­ños y ni­ñas des­de ce­ro a do­ce años de edad, y no has­ta los diez, co­mo has­ta aho­ra lo ha­ce­mos.

RS: El Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma se­rá an­fi­trión a par­tir de ma­ña­na de dos even­tos de Olim­pia­das Es­pe­cia­les. ¿Có­mo sur­ge es­te víncu­lo in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal?

CMDM: Olim­pia­das Es­pe­cia­les, fun­da­da por Eu­ni­ce Ken­nedy Sh­ri­ver, cum­ple es­te año su pri­mer me­dio si­glo. El pa­sa­do año se co­men­zó a pre­pa­rar el pro­gra­ma con­me­mo­ra­ti­vo de es­ta fe­cha de tan­ta sig­ni­fi­ca­ción pa­ra to­das las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad en el mun­do, y se pen­só en Amé­ri­ca La­ti­na co­mo uno de los lu­ga­res pa­ra des­ple­gar par­te del pro­gra­ma.

Des­de el CAID, el Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma ha ve­ni­do desa­rro­llan­do tam­bién una sis­te­má­ti­ca cam­pa­ña en de­fen­sa de los de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad. Es­toy con­ven­ci­da de que aun la me­jor asis­ten­cia te­ra­péu­ti­ca a los ni­ños y ni­ñas con con­di­cio­nes es­pe­cia­les re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra me­jo­rar sus vi­das si, a la par, no lo­gra­mos que la so­cie­dad los re­co­noz­ca en la ple­ni­tud de sus de­re­chos hu­ma­nos y so­cia­les.

A ries­go de pa­re­cer in­mo­des­ta, de­bo de­cir que nues­tro es­fuer­zo ha trans­cen­di­do las fron­te­ras do­mi­ni­ca­nas y des­per­ta­do la ad­mi­ra­ción y apre­cio de to­das las ins­ti­tu­cio­nes y per­so­na­li­da­des del con­ti­nen­te que tra­ba­jan por la in­clu­sión. Esa es la ra­zón fun­da­men­tal que ex­pli­ca por qué aho­ra en no­viem­bre, la ca­pi­tal do­mi­ni­ca­na se con­vier­te en un es­pa­cio don­de vo­lun­ta­des ve­ni­das de to­do el mun­do reite­ra­rán su de­ci­sión de lo­grar el ce­se de las con­duc­tas dis­cri­mi­na­to­rias y ex­clu­yen­tes.

RS: ¿La de­ci­sión de con­ver­tir el país en an­fi­trión fue su­ya o de Olim­pia­das Es­pe­cia­les?

CMDM: En abril del 2017, el pre­si­den­te de Pa­na­má Juan Car­los Va­re­la, y nues­tra ho­mó­lo­ga Lo­re­na de Va­re­la, me in­vi­ta­ron a acom­pa­ñar a la de­le­ga­ción do­mi­ni­ca­na que par­ti­ci­pa­ba en las com­pe­ten­cias de Olim­pia­das Es­pe­cia­les que te­nían lu­gar en ese hermano país. Una in­vi­ta­ción que acep­té com­pla­ci­da por­que era un re­co­no­ci­mien­to im­plí­ci­to a los es­fuer­zos del DPD a fa­vor de la po­bla­ción con dis­ca­pa­ci­dad. Al con­cluir las com­pe­ten­cias, se fir­mó la De­cla­ra­ción de Pa­na­má en el Mar­co del Fo­ro In­ter­na­cio­nal del De­por­te pa­ra el Desa­rro­llo, que adop­tó co­mo le­ma la sig­ni­fi­ca­ti­va fra­se “Cam­bian­do el jue­go pa­ra la in­clu­sión a tra­vés del de­por­te”. En­tre los fir­man­tes fi­gu­ran el pre­si­den­te Va­re­la y el se­ñor Timothy Sh­ri­ver Ken­nedy. Tam­bién fue sus­cri­to por Mir­ta Ro­ses, di­rec­to­ra de la Or­ga­ni­za­ción Pan­ame­ri­ca­na de la Sa­lud, y Sil­via Otey­za, del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo y por mí. La fi­na­li­dad de la de­cla­ra­ción fue des­ta­car la im­por­tan­cia del de­por­te en la ba­ta­lla por la in­clu­sión so­cio­eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y alen­tar a los go­bier­nos a adop­tar po­lí­ti­cas pú­bli­cas que con­tri­bu­yan al lo­gro de es­ta me­ta. Fue en­ton­ces cuan­do los or­ga­ni­za­do­res del Fo­ro me pro­pu­sie­ron la ce­le­bra­ción en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na del In­vi­ta­cio­nal Mun­dial de Te­nis y del Con­gre­so Glo­bal de Atle­tas Lí­de­res co­mo par­te de las ce­le­bra­cio­nes del cin­cuen­te­na­rio de Olim­pia­das Es­pe­cia­les. Acep­té y, de in­me­dia­to, el pre­si­den­te Da­ni­lo Me­di­na ofre­ció su so­li­da­rio apo­yo y de­sig­nó al Mi­nis­te­rio de De­por­tes co­mo so­cio es­tra­té­gi­co del Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma en la or­ga­ni­za­ción del even­to.

RS: ¿En qué con­sis­ten el In­vi­ta­cio­nal Mun­dial de Te­nis de Olim­pia­das Es­pe­cia­les y el Con­gre­so Glo­bal de Atle­tas Lí­de­res? ¿Cuán­do ten­drán lu­gar?

CMDM: El In­vi­ta­cio­nal se efec­túa en el Pa­be­llón de Te­nis del Par­que del Es­te del 9 al 17 de es­te mes, y re­uni­rá a cer­ca de 300 atle­tas de 30 paí­ses, que ven­drán acom­pa­ña­dos de sus en­tre­na­do­res y fa­mi­lia­res. De su par­te, el Con­gre­so Glo­bal de Atle­tas Lí­de­res ten­drá lu­gar del 11 al 16 en un ho­tel ca­pi­ta­lino.

Du­ran­te el con­gre­so, 60 atle­tas par­ti­ci­pan­tes, sus men­to­res y di­ver­sas per­so­na­li­da­des com­par­ti­rán ideas so­bre dis­tin­tos tó­pi­cos, in­clui­do el desa­rro­llo de las ha­bi­li­da­des de li­de­raz­go, tan­to en la pro­pia or­ga­ni­za­ción de Olim­pia­das Es­pe­cia­les co­mo en los en­tor­nos so­cia­les y pro­fe­sio­na­les en los que ac­túan.

La Jun­ta Di­rec­ti­va de Olim­pia­das Es­pe­cia­les apro­ve­cha­rá pa­ra ce­le­brar en el país su reunión anual, y ha­brá un ex­ten­so pro­gra­ma de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas y cul­tu­ra­les.

RS: Por lo que des­cri­be, el Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma se

“ME DE­CÍA EN­TON­CES QUE AL­GO TE­NÍA QUE HA­CER YO PA­RA ALI­VIAR LA CAR­GA DE ESE DRA­MA. CUAN­DO EN EL 2012 EL PUE­BLO ELI­GIÓ PRE­SI­DEN­TE A DA­NI­LO ME­DI­NA LA VI­DA ME OFRE­CIÓ UNA OPOR­TU­NI­DAD DE ORO. Y NO LA DE­JÉ PA­SAR.”

en­fren­ta a un re­to de mu­cha en­ver­ga­du­ra. ¿Con cuá­les re­cur­sos ha con­ta­do pa­ra sa­lir ade­lan­te?

CMDM: No ca­be du­da de que el desafío es gran­de, pe­ro con­fia­mos ple­na­men­te en que el éxi­to or­ga­ni­za­ti­vo se­rá to­tal. No me cuen­to en­tre quie­nes creen que so­lo la abun­dan­cia de re­cur­sos ma­te­ria­les, en es­te ca­so eco­nó­mi­cos, ga­ran­ti­zan que las co­sas sal­gan bien. Con­fío ple­na­men­te en los se­res hu­ma­nos y en su ca­pa­ci­dad de ac­tuar ge­ne­ro­sa­men­te con sus se­me­jan­tes.

De ahí que, a la par que coor­di­ná­ba­mos con el Mi­nis­te­rio de De­por­tes los me­dios lo­gís­ti­cos y de ín­do­le es­tric­ta­men­te de­por­ti­va, in­clui­dos los gas­tos, co­men­za­mos una cam­pa­ña pa­ra re­ca­bar el apo­yo de vo­lun­ta­rios y vo­lun­ta­rias pa­ra pres­tar aten­ción a los atle­tas, en­tre­na­do­res y fa­mi­lia­res vi­si­tan­tes, no so­lo con efi­cien­cia, sino con amor y ca­li­dez. Pa­ra re­ca­bar apo­yo ce­le­bra­mos en­cuen­tros mo­ti­va­cio­na­les en va­rias pro­vin­cias, y el en­tu­sias­mo de­mos­tra­do so­bre­pa­só nues­tras ex­pec­ta­ti­vas. Aun­que to­das las co­la­bo­ra­cio­nes vo­lun­ta­rias son igual­men­te va­lio­sas, quie­ro des­ta­car la ad­he­sión de la Fun­da­ción Quié­re­me co­mo Soy, cu­ya tra­di­ción a fa­vor de las per­so­nas con sín­dro­me de Down es ejem­plar.

RS: ¿Qué es­pe­ra lo­grar el Des­pa­cho de la Pri­me­ra Da­ma con es­tas ce­le­bra­cio­nes? CMDM: El pro­pó­si­to de es­tos even­tos no es me­ra­men­te de­por­ti­vo. Pa­ra el Des­pa­cho del a Pri­me­ra Da­ma, co­mo or­ga­ni­za­dor y an­fi­trión, así co­mo pa­ra Olim­pia­das Es­pe­cia­les, tie­ne es­pe­cial re­le­van­cia po­der pro­mo­ver una vi­sión des­pre­jui­cia­da de la dis­ca­pa­ci­dad y un cam­bio de cul­tu­ra so­cial. To­dos es­tos es­fuer­zos apun­tan a la cons­truc­ción de una so­cie­dad in­clu­si­va y res­pe­tuo­sa de los de­re­chos in­he­ren­tes de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, no so­lo por­que es un im­pe­ra­ti­vo mo­ral, sino tam­bién por­que nin­gu­na so­cie­dad pue­de de­cir­se de­mo­crá­ti­ca si ex­clu­ye a par­te de sus miem­bros y les nie­ga las pre­rro­ga­ti­vas de la ciu­da­da­nía ple­na.

“SOY MU­JER Y ES­TO IM­PLI­CA SER MU­CHAS CO­SAS A LA VEZ, EN­TRE ELLAS: MA­DRE, ES­PO­SA, HI­JA, AMI­GA, PRO­FE­SIO­NAL, CIU­DA­DA­NA Y, CIR­CUNS­TAN­CIAL­MEN­TE EN MI CA­SO, PRI­ME­RA DA­MA”.

tex­to Ro­san­na Ri­ve­ra fo­tos Jochy Fer­so­be ves­tua­rio Luis Do­mín­guez ma­qui­lla­jey es­ti­lis­mo Ya­me­lis Ar­ne­mann pei­na­do Mar­cia Var­gas agra­de­ci­mien­tos Fer­nan­do Qui­roz, di­rec­tor de Co­mu­ni­ca­ción Des­pa­cho Pri­me­ra Da­ma; Cathy Ni­ca­sio, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Olim­pia­das Es­pe­cia­les y a to­do el per­so­nal del CAID agra­de­ci­mien­tos muy es­pe­cia­les alos ni­ños Jor­ge, Erick Henry, Ed­win, Jet­sa­nia, Kya­ra, Eliam y Sara

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.