JU­LIA RO­BERTS

LA AC­TRIZ DE PRETTY WO­MAN APUES­TA POR LAS SE­RIES WEB ORI­GI­NA­LES DE AMA­ZON, COLOCÁNDOSE CO­MO CA­BE­ZA DE RE­PAR­TO EN EL PA­PEL DE HEI­DI BERG­MAN, EN HOMECOMING, DEBUTANDO ASÍ CO­MO AC­TRIZ DE TE­LE­VI­SIÓN.

Ritmo Social - - Sumario.Entrevistas - Tex­to Ma­nuel Ca­rre­te­ro fo­tos Ama­zon TV

Homecoming” es­tá ba­sa­do en un po­pu­lar post­cad en Es­ta­dos Uni­dos que re­crea las ex­pe­rien­cias de los ex­sol­da­dos y su tras­la­do a la te­le­vi­sión co­rre a car­go de Sam Es­mail, el crea­dor de Mr. Ro­bot y, a juz­gar por lo de­cla­ra­do por Ju­lia Ro­berts, res­pon­sa­ble de que la es­tre­lla de Holly­wood ha­ya da­do el pa­so de de­bu­tar co­mo pro­ta­go­nis­ta en te­le­vi­sión.

TO­DO SO­BRE “HOMECOMING”

Dis­po­ni­ble en Ama­zon Pri­me, la ope­ra­do­ra te­le­vi­si­va del gi­gan­te co­mer­cial, ha apos­ta­do fuer­te con es­te th­ri­ller psi­co­ló­gi­co que quie­re “desafiar al gé­ne­ro”. La ac­triz, co­no­ci­da co­mo “La son­ri­sa de Holly­wood”, que mi­de con es­me­ro sus apa­ri­cio­nes en la pan­ta­lla, se me­te aho­ra en la piel de Hei­di Berg­man, una tra­ba­ja­do­ra so­cial en el Homecoming Tran­si­tio­nal Sup­port Cen­ter, una ins­ta­la­ción que ayu­da a los sol­da­dos a re­gre­sar a la vi­da ci­vil.

Walter Cruz es uno de es­tos sol­da­dos –in­ter­pre­ta­do por el de­bu­tan­te Step­han Ja­mes–, an­sio­so por co­men­zar la si­guien­te fa­se de su vi­da, y con quien Hei­di Berg­man desa­rro­lla una com­ple­ja re­la­ción, tan­to co­mo la que la es­pe­cia­lis­ta lle­va con su errá­ti­co su­per­vi­sor, Co­linf Bel­fast, in­ter­pre­ta­do por Bobby Can­na­va­le. No obs­tan­te, la his­to­ria da un sal­to tem­po­ral cua­tro años des­pués, con Hei­di Berg­man ini­cian­do una nue­va vi­da jun­to a su ma­dre (Sissy Spa­cek) y tra­ba­jan­do co­mo ca­ma­re­ra en una pe­que­ña ciu­dad; has­ta allí lle­ga un au­di­tor del De­par­ta­men­to de De­fen­sa (Shea Whig­ham) pa­ra pre­gun­tar­le por qué de­jó la ins­ta­la­ción de Homecoming, y ella se da cuen­ta de que hay otra his­to­ria de­trás de la que se ha es­ta­do con­tan­do a sí mis­ma. UN ÚNI­CO DI­REC­TOR. Ro­berts ha ex­pli­ca­do que fue “re­la­ti­va­men­te fá­cil dar el “sí” a la pro­pues­ta tras ha­ber es­cu­cha­do dos pod­cast ori­gi­na­les y ver có­mo las his­to­rias se ha­bían tras­la­da­do a unos “per­so­na­jes es­tu­pen­dos”, que po­dían es­cu­char­se de for­ma “muy vi­sual”. Que el tras­la­do a la pe­que­ña pan­ta­lla de un ma­te­rial “com­ple­jo aun­que vi­sual­men­te im­pre­sio­nan­te”, es­tu­vie­se a car­go de Es­mail, di­si­pó las po­cas du­das de la ac­triz: “Tie­ne un in­te­lec­to in­creí­ble y una vi­sión muy es­pe­cí­fi­ca de có­mo tra­ba­jar en te­le­vi­sión”, ha se­ña­la­do Ro­berts, quien co­nec­tó tam­bién con el di­rec­tor en el ai­re “re­tro” de los 70 del que es­tá im­preg­na­do Homecoming.

Ade­más, la ac­triz pi­dió que Es­mail fue­se el di­rec­tor de to­dos los ca­pí­tu­los, no so­lo del ini­cial, co­mo sue­le ocu­rrir en las se­ries. Al res­pec­to, la ga­na­do­ra del Os­car por Erin Broc­ko­vich (2000) ha ex­pli­ca­do: “Ven­go de ha­cer pe­lí­cu­las don­de so­lo hay un ca­pi­tán a lo lar­go de to­do el ro­da­je. Y sé, por ami­gos y fa­mi­lia­res que tra­ba­jan en te­le­vi­sión, que hay un cam­bio de guar­dia en ca­da epi­so­dio, al­go a lo que no es­toy acos­tum­bra­da”. Ade­más, se­gún la ac­triz, el plan­tea­mien­to de la se­rie es tan “qui­rúr­gi­co”, por los di­fe­ren­tes pe­río­dos de tiem­po y los di­fe­ren­tes per­so­na­jes, que te­nía la ne­ce­si­dad de con­tar con una voz de­trás to­do el tiem­po: “Di­je des­de el prin­ci­pio que real­men­te que­ría una per­so­na pa­ra dirigir to­dos los epi­so­dios. Y si esa per­so­na no fue­ra Sam, en­ton­ces pro­ba­ble­men­te no lo ha­ría”.

IN­CI­DEN­TE DE RO­DA­JE.

“Ha si­do to­do un desafío. El show po­dría ser re­nom­bra­do a No Easy Days por­que no ha­bía nin­guno así. Pe­ro la co­la­bo­ra­ción con Sam ha si­do es­tre­cha y el tra­ba­jo ha si­do re­la­ti­va­men­te fá­cil”, con­clu­ye. Y eso a pe­sar de que el pri­mer día de ro­da­je un per­can­ce es­tu­vo a pun­to de cau­sar a la ac­triz una le­sión gra­ve, al­go que pu­do evi­tar su com­pa­ñe­ro de re­par­to Shea Whig­ham, co­mo am­bos re­la­ta­ron a la re­vis­ta Va­riety. Cuan­do es­ta­ban gra­ban­do una es­ce­na, Whig­ham se dio cuen­ta de que se es­ta­ba des­pren­dien­do de su ba­se una ban­de­ra, ele­men­to ha­bi­tual en los ro­da­jes pa­ra re­ba­jar la luz so­lar y que sue­le ser bas­tan­te gran­de. “Em­pe­zó a vo­lar ha­cia su ca­be­za y en ese mo­men­to to­da­vía no la co­no­cía, pe­ro tu­ve que sal­tar y cu­brir­la, lo cual fue un po­co ra­ro. Ella es­ta­ba co­mo, “¿qué de­mo­nios?” y en­ton­ces vio la ban­de­ra en el sue­lo”, ex­pli­ca­ba Whig­ham.

“Di­go que me sal­vó la vi­da, pe­ro si al­guien me pu­sie­ra los pies en el fue­go y me pre­gun­ta­ra, “¿Te sal­vó la vi­da?” di­ría que, “Al me­nos me aho­rró un via­je al hos­pi­tal”, bro­meó la ac­triz so­bre el in­ci­den­te.

“HAY DÍAS EN QUE HE­MOS REA­LI­ZA­DO 11 PÁ­GI­NAS DE DIÁ­LO­GOS EN UNA CÁ­MA­RA, A TRA­VÉS DE PA­SI­LLOS, ES­CA­LE­RAS, CA­FE­TE­RÍAS Y ENOR­MES SA­LAS DE CON­FE­REN­CIAS, ES BAS­TAN­TE SOR­PREN­DEN­TE”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.