ES­PA­CIOS

Be­verly Hou­se, Los Án­ge­les, Ca­li­for­nia

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - tex­to Mi­la­gros De Je­sús fo­tos Fuen­te ex­ter­na

UN PA­SEO POR LOS DE­TA­LLES DE LU­JO Y ELE­GAN­CIA DE “BE­VERLY HOU­SE”, EL NI­DO DE AMOR DE LOS KEN­NEDY.

La lu­mi­no­si­dad, el co­lo­ri­do y la fres­cu­ra se adue­ña­rán de tus sen­ti­dos al mo­men­to en que tus ojos vi­sua­li­cen de cer­ca ca­da es­pa­cio de una de las man­sio­nes más exu­be­ran­tes que pue­da exis­tir. En es­ta oca­sión, ha­ce­mos re­fe­ren­cia a Be­verly Hou­se, que es­tá asen­ta­da en la ciu­dad Be­verly Hills, ho­gar de gran­dio­sas lu­mi­na­rias del ci­ne y la mú­si­ca. Cuan­do in­gre­sas a es­te sun­tuo­so pa­la­cio, au­to­má­ti­ca­men­te te trans­por­tas a una exó­ti­ca is­la me­di­te­rrá­nea por sus au­tén­ti­cos de­ta­lles que lle­nan de es­plen­dor los rin­co­nes que lo con­for­ma. El lu­jo y la ele­gan­cia la en­cuen­tras por do­quier en los ele­men­tos que de­co­ran su in­te­rio­ris­mo. El te­rreno don­de es­tá en­cla­va­da es­ta vi­vien­da de 5,000 me­tros cuadrados es de 1.5 hec­tá­reas, que al­ber­gan gran­des te­rra­zas con ca­pa­ci­dad pa­ra 400 co­men­sa­les sen­ta­dos en una me­sa, por lo que ma­jes­tuo­sas re­cep­cio­nes han de­bi­do ce­le­brar­se en ella. Es­ta ca­sa cuen­ta con 19 ha­bi­ta­cio­nes, 29 ba­ños,

una pis­ci­na olím­pi­ca, una can­cha de te­nis, dos sa­las de ci­ne, una es­pa­cio­sa co­ci­na, una bi­blio­te­ca y una sa­la de bi­llar. Los in­te­rio­res de ca­da es­tan­cia es­tán fo­rra­dos to­tal­men­te de ma­de­ra con pa­ne­les ta­lla­dos a mano, así co­mo sus gran­des ven­ta­na­les de sue­lo a te­cho que per­mi­ten una pri­vi­le­gia­da en­tra­da del sol que lo­gra ilu­mi­nar to­do a su pa­so. Asi­mis­mo, sus es­tu­pen­dos mo­bi­lia­rios ha­cen jue­go con vis­to­sas lám­pa­ras e im­po­nen­tes obras de ar­te que ro­dean las pa­re­des de es­te pa­la­ce­te, pe­ro tam­bién, es­cul­tu­ras de ani­ma­les ador­nan los lu­ga­res de es­ta opu­len­ta re­si­den­cia. Ca­be des­ta­car que una de las obras maes­tras de la his­to­ria del ci­ne es Ciu­da­dano Ka­ne y se fil­mó aquí, en 1956. Es­ta na­rra la vi­da del mag­na­te de la co­mu­ni­ca­ción y pro­pie­ta­rio de es­ta man­sión, Wi­lliam Ran­dolph Hearst. Ade­más, se con­vir­tió en el ni­do de amor pa­ra la luna de miel de los Ken­nedy. No ca­be du­das, que Be­verly Hou­se ha si­do tes­ti­go de en­can­ta­do­ras his­to­rias y de maravillosas fies­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.