EL CHEF ES...

Joan Ro­ca

Ritmo Social - - Sumario.Ritmo Personal - tex­to Patricia Acos­ta fo­tos Fuen­te ex­ter­na

JOAN RO­CA, EL CHEF ES­PA­ÑOL DE CE­LLER DE CAN RO­CA, GA­LAR­DO­NA­DO CO­MO “ME­JOR CHEF DEL 2018”.

Se­guir apren­dien­do man­tie­ne viva la pa­sión pa­ra ser crea­ti­vos; esa es su ley de vi­da. Des­de muy tem­pra­na edad, vi­si­ta­ba los res­tau­ran­tes pa­ra co­no­cer nue­vos sa­bo­res y tex­tu­ras, y to­da­vía hoy si­gue sien­do una cos­tum­bre pa­ra él. Su éxi­to ra­di­ca en la his­to­ria de tres her­ma­nos que se di­vier­ten mu­cho ha­cien­do lo que les gus­ta: co­ci­nar. Su abue­la y su ma­dre fue­ron quie­nes le en­se­ña­ron acer­ca de las re­ce­tas, y aun­que su abue­la le de­cía que te­nían que tra­ba­jar en un ban­co, por­que las cocinas eran muy ca­lien­tes, ela­bo­rar pla­tos fue su de­ci­sión. Con so­lo 20 y 22 años de edad, de­ci­die­ron abrir su res­tau­ran­te: El Ce­ller de Can Ro­ca, fun­da­do en 1986, jun­to a su hermano Jo­sep y Jordi, es­pe­cia­li­za­do en co­ci­na tra­di­cio­nal ca­ta­la­na. Reite­ra en ca­da uno de sus dis­cur­sos que apren­dió de sus pa­dres a no so­lo amar la co­ci­na, sino a ver la for­ma tan pe­cu­liar de en­ten­der la hos­pi­ta­li­dad co­mo for­ma de vi­da, ade­más de la ge­ne­ro­si­dad, la ca­pa­ci­dad de com­par­tir y el es­fuer­zo. Hoy es el se­gun­do me­jor res­tau­ran­te del mun­do. En 2013 y en 2015 fue con­si­de­ra­do el me­jor del mun­do por la re­vis­ta Res­tau­rant Ma­ga­zi­ne y tie­ne tres es­tre­llas Mi­che­lin. Milán fue el lu­gar pa­ra que Joan Ro­ca re­va­li­da­ra el tí­tu­lo de Me­jor Chef del Mun­do se­gún The Best Chef Awards. Co­mo co­ci­ne­ro y buen lí­der, le gus­ta ge­ne­rar si­ner­gias en los equi­pos, apre­cia que su per­so­nal man­ten­ga com­pli­ci­dad, sea com­pro­me­ti­do, con ga­nas de or­ga­ni­za­ción y me­ticu­losi­dad en los pro­ce­sos. Su ob­se­sión prin­ci­pal en la co­ci­na es la regularidad: te­ner una al­tí­si­ma ca­li­dad, cua­li­dad que bus­ca lo dis­tin­ga siem­pre. Le gus­ta la cul­tu­ra gas­tro­nó­mi­ca de Chi­na, de la que ha re­ci­bi­do pin­ce­la­das cuan­do ha vi­si­ta­do la ciu­dad de Hong Kong o a Sin­ga­pur, ade­más de la co­ci­na me­xi­ca­na por su va­rie­dad y por­que con­si­de­ra es una de las que me­jor di­ver­si­dad y po­ten­cia pre­sen­ta. Su ma­yor vir­tud co­mo per­so­na es la pa­cien­cia y per­se­ve­ran­cia. En­tien­de que el peor in­gre­dien­te en una re­ce­ta es la ten­sión en la co­ci­na. Pa­ra él, no exis­te el me­jor res­tau­ran­te del mun­do y abo­ga por la con­cen­tra­ción en las cocinas; su la­do hu­mano su­pli­ca por aca­bar con el ham­bre del mun­do, es una re­fle­xión que ha­ce cuan­do en­tien­de que tie­ne una asig­na­tu­ra pen­dien­te que tie­ne la gas­tro­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.