¡Apren­de a re­ci­bir!

Ritmo Social - - Body And Soul.Ritmo Personal -

Hus­mean­do en mis es­cri­tos pa­sa­dos, esos que se pu­bli­ca­ron en el Lis­tín Dia­rio por allá, en­tre el 2014 y 2015, cuan­do te­nía la co­lum­na “Des­de mi óp­ti­ca” en la sec­ción La Vi­da, re­pa­ré en es­te en par­ti­cu­lar, el cual ti­tu­lé “Apren­de a re­ci­bir”. Lo com­par­to ín­te­gro con us­te­des. “Nos han en­tre­na­do pa­ra dar. No im­por­ta la pro­por­ción. Es­to pro­vo­ca un des­ba­lan­ce que da al tras­te con gran­des va­cíos y ca­ren­cias que, en oca­sio­nes, se nos ha­ce im­po­si­ble lle­nar. Otros, apren­de­mos a ga­nar­nos to­do lo que ob­te­ne­mos, in­clu­so el afec­to. Otra de­ba­cle. Fra­ses co­mo: Pa­pá Dios no te va a que­rer si no te por­tas bien; si quie­res va­ca­cio­nes, de­bes pa­sar de cur­so; pór­ta­te bien pa­ra que los re­yes te de­jen ob­se­quios” y un lar­go et­cé­te­ra se pue­de su­mar a es­te ro­sa­rio. Lo tris­te es que de adul­tos es­to pue­de pro­vo­car que al­gu­nos en­tien­dan que pa­ra re­ci­bir afec­to, ca­ri­ño y com­pren­sión de­ben ga­nár­se­lo y se ol­vi­dan que de­ben y me­re­cen ser que­ri­dos por el sim­ple y con­tun­den­te he­cho de que son se­res hu­ma­nos. Que no va­len por lo que pue­den ha­cer por lo de­más, sino más bien por­que su va­lor re­si­de en ellos mis­mos. No es ra­ro es­cu­char en las ofi­ci­nas, e in­clu­so en círcu­los so­cia­les cer­ca­nos, per­so­nas que a me­nu­do son elo­gia­das por sus atuen­dos o por su as­pec­to arre­gla­do y ele­gan­te y en vez de re­ci­bir los pi­ro­pos, los re­cha­zan po­nien­do en du­da la afir­ma­ción he­cha. Res­pues­tas co­mo: ¿Tú crees? eso es que me quie­res... se re­sis­ten. Otros po­drían ex­pre­sar: ¿En se­rio? Es­ta ro­pa es vie­ja, ade­más es ba­ra­ta” co­mo si el co­men­ta­rio gi­ra­ba en torno a la an­ti­güe­dad de la pren­da y no a la per­so­na. En el peor de los ca­sos, el re­cep­tor de los elo­gios adu­ce que se de­be tra­tar de al­go que quie­re con­se­guir esa per­so­na y por eso re­cu­rrió a ha­cer se­me­jan­te co­men­ta­rio. ¡Qué pe­na! Tra­te­mos de acep­tar lo bueno que los de­más mi­ran en no­so­tros sin co­men­ta­rios ni pre­tex­tos. So­lo por­que sí. La res­pues­ta ideal y sa­na es agra­de­cer. Aun­que cues­te, ¡in­tén­ta­lo!

@pi­char­do­ri­car­do / pi­char­do.ri­car­do@gmail.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.