JO­SÉ AN­TO­NIO MO­LI­NA Y MILLY QUE­ZA­DA

ES­TRE­LLAS QUE EN­GRAN­DE­CEN NUES­TRO RIT­MO.

Ritmo Social - - Sumario. Entrevistas - en­tre­vis­ta Nat­ha­lie Her­nán­dez fo­tos Sahi­ra y Ger­ber estilismo Eddy Gómez y Gio­van­na Vásquez Po­des­tá ves­tua­rio Mi­che­lle Rey­no­so (ves­ti­do de por­ta­da crea­do ex­clu­si­va­men­te pa­ra la oca­sión), y Ta­pi­ruj jo­ye­ría Lu­na de Crys­tal pe­lu­que­ría Elvira Se­púl­ve­da ma­quil

COM­PAR­TEN CON NO­SO­TROS SU SEN­TIR SO­BRE LA NAVIDAD Y FOR­MA DE VER LA VI­DA. MÁS ALLÁ DE ES­TA IN­TERE­SAN­TE EN­TRE­VIS­TA, SE­RÁN LOS PRO­TA­GO­NIS­TAS DE LA GRAN GA­LA DE NAVIDAD DE LISTÍN DIA­RIO, ES­TE 30 DE NO­VIEM­BRE.

Un in­tere­san­te dúo que da lo me­jor cuan­do de nues­tro me­ren­gue y de mú­si­ca clá­si­ca se tra­ta. El pró­xi­mo 30 de no­viem­bre, en la Pla­za Es­pa­ña, du­ran­te la gran Ga­la de Navidad que ofre­cen Listín Dia­rio, la Al­cal­día del Dis­tri­to Na­cio­nal, jun­to con otras em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes, ellos de­mos­tra­rán el por­qué de es­ta afir­ma­ción.

Es­tar cons­cien­te de que se ha lo­gra­do éxi­to en lo que se ha­ce y man­te­ner la esen­cia de lo que se es, ahí ra­di­ca la ver­da­de­ra gran­de­za, en ser hu­mil­des a pe­sar de lo al­to que se pue­da es­tar. Es po­si­ble que se ha­ya di­cho es­to mi­llo­nes de ve­ces, pe­ro no me can­so de es­cu­char­lo, tam­po­co de re­pe­tir­lo. Por el con­tra­rio, ca­da vez que per­so­nas tan ad­mi­ra­bles y ta­len­to­sas co­mo nues­tra “Rei­na del Me­ren­gue”, Milly Que­za­da y el gran maes­tro Jo­sé An­to­nio Mo­li­na, me re­con­fir­man ese pen­sar; ma­yor es mi áni­mo pa­ra con­ti­nuar ex­pre­sán­do­lo. Con su ac­cio­nar, ellos nos han de­ja­do cla­ro que no ha­ce fal­ta, ni es ne­ce­sa­rio mi­ni­mi­zar a los de­más pa­ra ser o sen­tir­nos gran­des. En es­ta ame­na con­ver­sa­ción que sos­tu­vi­mos con am­bas es­tre­llas, pu­di­mos cons­ta­tar que ellos pro­fe­san esa ideo­lo­gía y vir­tud, más con el ejem­plo que con las pa­la­bras, por­que se tra­ta de ac­cio­nes. Le in­vi­to, que­ri­do lec­tor, a sen­tir la gran­de­za de la cual ha­ce­mos re­fe­ren­cia, en las pa­la­bras de es­tas dos dis­tin­gui­das per­so­na­li­da­des de nues­tro país, quie­nes han res­pon­di­do con el co­ra­zón a ca­da in­te­rro­gan­te nues­tra. ¡Dis­frú­te­la!

RS: La ma­yo­ría en­tien­de que la mú­si­ca en la vi­da de al­guien aso­cia­do a es­te pi­lar del arte, lo re­pre­sen­ta to­do pa­ra esa per­so­na, pe­ro ¿po­dría el maes­tro de­cir­nos qué re­pre­sen­ta la mú­si­ca en su vi­da? ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra él?

JO­SÉ AN­TO­NIO MO­LI­NA: La mú­si­ca es la ra­zón y esen­cia de mi exis­ten­cia. Ser mú­si­co tras­cien­de al pri­vi­le­gio de na­cer con talento o vo­ca­ción ar­tís­ti­ca; es una ac­ti­tud an­te la vi­da. Un víncu­lo y com­pro­mi­so in­ne­go­cia­ble con la ex­ce­len­cia.

RS: ¿Cuál es su me­jor mo­men­to pa­ra com­po­ner o es­cu­char mú­si­ca? JAM: Mis ho­ras más fér­ti­les y pro­duc­ti­vas, crea­ti­va­men­te ha­blan­do, son las pri­me­ras ho­ras del ama­ne­cer. Es­cu­char mú­si­ca muy aden­tra­da la no­che.

RS: Us­ted vie­ne de una fa­mi­lia de ar­tis­tas, pe­ro no siem­pre se­gui­mos los pa­sos pro­fe­sio­na­les de nues­tros pa­dres. ¿Cuán­do se per­ca­ta de que que­ría se­guir­les, que que­ría ser mú­si­co, director?

JAM: Nun­ca es­co­gí se­guir los pa­sos de mis pa­dres. La mú­si­ca ha si­do un re­ga­lo de Dios tan or­gá­ni­co y vis­ce­ral co­mo la vi­da mis­ma. De he­cho, no pue­do re­cor­dar cuán­do co­men­zó una o la otra. Des­de que ten­go uso de ra­zón han co­exis­ti­do en mi ser pa­ra ir cons­tru­yen­do, pa­so a pa­so, el hom­bre y el mú­si­co que soy hoy. Sin una, no tie­ne ra­zón de ser la otra.

RS: ¿Qué sien­te Mo­li­na cuan­do, des­de el po­dio, mue­ve su ba­tu­ta? ¿Qué re­pre­sen­ta ese mo­men­to?

JAM: Al su­bir­me al pó­dium a di­ri­gir, sien­to en mi al­ma que se dio el mi­la­gro. Sien­to a un duen­de re­vo­lo­tear y dar vol­te­re­tas den­tro de mi co­ra­zón. De ese tran­ce… so­lo ate­rri­zo a la reali­dad con la úl­ti­ma no­ta de la obra que es­té di­ri­gien­do. So­lo cuan­do sien­to la sen­sa­ción de ha­ber es­cri­to yo mis­mo la obra que aca­bo de in­ter­pre­tar, sé muy den­tro de mí que se­rá un con­cier­to ver­da­de­ra­men­te me­mo­ra­ble e irre­pe­ti­ble.

RS: El mo­men­to de ma­yor fe­li­ci­dad pa­ra us­ted... ¿cuál es?

JAM: Mi fi­lo­so­fía de vi­da siem­pre ha si­do que la fe­li­ci­dad, en tér­mi­nos ab­so­lu­tos, es una ver­da­de­ra uto­pía; se pue­de ser fe­liz ca­da día de nues­tras vi­das, cuan­do nos va­mos a la ca­ma ca­da no­che con el al­ma lim­pia y la con­cien­cia tran­qui­la.

RS: ¿Qué se­ría la hu­mil­dad en las pa­la­bras del maes­tro?

JAM: La hu­mil­dad es la ver­da­de­ra for­ta­le­za de los hom­bres y mu­je­res que na­cie­ron real­men­te gran­des. De ni­ño apren­dí que los hom­bres son más al­tos cuan­do es­tán de ro­di­llas an­te Dios.

RS: ¿Qué sig­ni­fi­can Pa­pa Mo­li­na y Jo­se­fi­na Mi­ni­ño en su ca­rre­ra? JAM: Pa­pa y Jo­se­fi­na. Pa­ra describir el sig­ni­fi­ca­do de mis pa­dres, ten­go que ha­cer­lo ne­ce­sa­ria­men­te des­de un sen­ti­mien­to de ce­le­bra­ción y jú­bi­lo por ser el fru­to de un her­mo­so ma­ri­da­je en­tre la mú­si­ca y la dan­za. La hu­mil­dad y la gran­de­za siem­pre han ca­rac­te­ri­za­do sus vi­das, su le­ga­do e in­ta­cha­ble im­pron­ta ar­tís­ti­ca. Co­mo mú­si­co, he te­ni­do el in­men­so pri­vi­le­gio de es­tu­diar, re­es­tu­diar y co­exis­tir to­da mi vi­da pro­fe­sio­nal con las obras de los más gran­des com­po­si­to­res del re­per­to­rio sin­fó­ni­co uni­ver­sal, des­de Bach has­ta Bar­tok. Sin em­bar­go, no ha ha­bi­do ni ha­brá otro mú­si­co más im­por­tan­te en mi vi­da que mi ado­ra­do pa­dre, el maes­tro Pa­pa Mo­li­na. De igual ma­ne­ra, ce­le­bro y doy gra­cias a Dios por ha­ber lle­ga­do a es­te mun­do en un lien­zo dan­zan­te, lleno de gra­cia y ca­ris­ma, el vien­tre de mi ma­dre Jo­se­fi­na Mi­ni­ño, una mu­jer in­men­sa e irre­pe­ti­ble, quien co­mo ma­dre vir­tuo­sa, con sus en­se­ñan­zas, me en­ri­que­ce y me trans­for­ma ca­da día de mi vi­da y me in­vi­ta a no des­ma­yar en mi cons­tan­te tra­ve­sía ha­cia la con­quis­ta de la ex­ce­len­cia.

RS: Us­ted ama la mú­si­ca clá­si­ca, aún vi­nien­do de un ho­gar que abo­ga por el arte po­pu­lar. ¿Es­ta es la ra­zón por la cual le ve­mos dis­fru­tar tan­to y en­tre­gar­se en cuer­po y al­ma al di­ri­gir un me­ren­gue sin­fó­ni­co?

JAM: Así es. La mú­si­ca po­pu­lar es un in­su­mo en­dé­mi­co en mi for­ma­ción co­mo mú­si­co, es par­te de mi ADN. Na­cí en un ni­do ex­qui­si­to de mú­si­ca y dan­za po­pu­lar. Y pa­ra mí ha si­do una de mis gran­des ben­di­cio­nes co­mo mú­si­co clá­si­co. Esa si­ner­gia en­tre la ver­sa­ti­li­dad y es­pon­ta­nei­dad que trae de ma­ne­ra in­trín­se­ca la mú­si­ca po­pu­lar y la ri­gu­ro­si­dad de una só­li­da for­ma­ción aca­dé­mi­ca co­mo ar­tis­ta clá­si­co han he­cho de mí, el mú­si­co que siem­pre so­ñé ser.

RS: ¿Qué sig­ni­fi­ca la Navidad pa­ra us­ted?

JAM: La Navidad es la ce­le­bra­ción de ce­le­bra­cio­nes. Al con­me­mo­rar la llegada del Me­sías, na­ce en mí el Rey de Reyes en ca­da Navidad, y así ca­da año se for­ta­le­ce más y más mi fe in­que­bran­ta­ble por nues­tro Se­ñor Je­su­cris­to. Épo­ca de re­fle­xión, de co­se­char to­do lo sem­bra­do du­ran­te el año, y so­lo en­ton­ces, suel­to a vo­lar esa águi­la im­pe­rial que siem­pre ha ha­bi­ta­do en mí, car­ga­da de pro­pó­si­tos, sue­ños y pro­yec­tos pa­ra el año ve­ni­de­ro.

RS: Pa­ra la fa­mi­lia Listín Dia­rio es un gran ho­nor acom­pa­ñar­se por ter­ce­ra oca­sión de una emi­nen­cia co­mo el maes­tro Jo­sé An­to­nio Mo­li­na, en su Ga­la de Navidad. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra us­ted ser par­te de un even­to que de­rro­cha ale­gría y cul­tu­ra pa­ra la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na?

JAM: No ten­go pa­la­bras pa­ra describir el al­tí­si­mo ho­nor y sen­ti­mien­to de gra­ti­tud a la fa­mi­lia Listín Dia­rio por en­ten­der que soy el mú­si­co idó­neo so­bre el cual des­can­sa la res­pon­sa­bi­li­dad ar­tís­ti­ca y musical de es­te even­to, que se ha con­ver­ti­do ya en una her­mo­sa tra­di­ción don­de mi­les de do­mi­ni­ca­nos es­pe­ran, año tras año, ese con­cier­to co­mo re­ga­lo de Navidad en las mis­mas en­tra­ñas de nues­tra Ciu­dad Co­lo­nial.

“CUAN­DO SIEN­TO LA SEN­SA­CIÓN DE HA­BER ES­CRI­TO YO MIS­MO LA OBRA QUE ACA­BO DE IN­TER­PRE­TAR, SÉ MUY DEN­TRO DE MÍ QUE SE­RÁ UN CON­CIER­TO VER­DA­DE­RA­MEN­TE ME­MO­RA­BLE”.

RS: En es­ta oca­sión es­ta­rá ba­jo su ba­tu­ta la rei­na del me­ren­gue. ¿Qué es­pe­ra lo­grar de es­ta di­rec­ción y en­cuen­tro en­tre Milly Que­za­da y la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal?

JAM: Ha­cer mú­si­ca sin­fó­ni­ca po­pu­lar al más al­to ni­vel jun­to a la rei­na del me­ren­gue Milly Que­za­da es más que un in­men­so pri­vi­le­gio, es el me­jor tes­ti­mo­nio del mú­si­co 360 que siem­pre qui­se ser, un mú­si­co sin ba­rre­ras de gé­ne­ros ni de ten­den­cias mu­si­ca­les, so­lo un fiel mi­li­tan­te de la mú­si­ca ex­qui­si­ta, he­cha con cri­te­rio y ape­go in­ne­go­cia­ble a la ex­ce­len­cia. Les trai­go una Milly Que­za­da que el mun­do aún no co­no­ce la no­che del 30 de no­viem­bre de es­te año.

RS: Us­ted ha ob­te­ni­do éxi­tos a lo lar­go de su ca­rre­ra, pe­ro ¿cuál ha si­do pa­ra us­ted el ma­yor lo­gro?

JAM: De­fi­ni­ti­va­men­te ha­ber co­la­bo­ra­do con uno de los más gran­des te­no­res de to­dos los tiem­pos, Luciano Pa­va­rot­ti, me­re­cien­do de él la dis­tin­ción de ser su prin­ci­pal arre­glis­ta y director de los con­cier­tos en Mó­de­na, Ita­lia, “Pa­va­rot­ti and Friends” por ca­si una dé­ca­da.

RS: Ade­más de la mú­si­ca clá­si­ca, ¿de cuá­les rit­mos dis­fru­ta el maes­tro?

JAM: Amo el jazz con pa­sión y soy el más gran­de fa­ná­ti­co de nues­tra mú­si­ca fol­kló­ri­ca.

Por eso, más de un 80 % de mis com­po­si­cio­nes sin­fó­ni­cas es­tán ins­pi­ra­das o se­di­men­ta­das en nues­tros rit­mos au­tóc­to­nos.

RS: ¿Cuál es la pie­za o con­cier­to musical que más le de­lei­ta?

JAM: La obra que más amo, la cual tie­ne un si­tial pri­vi­le­gia­do en mi re­per­to­rio y en mi co­ra­zón es la Sin­fo­nía No. 6 de Tchai­kovsky (La Pa­té­ti­ca).

RS: ¿Al­gu­na anécdota que nos quie­ra com­par­tir de su tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal?

JAM: La más re­cien­te fue di­ri­gien­do aquí en el país. En me­dio del clí­max de una gran sin­fo­nía, en uno de esos ges­tos tí­pi­cos en mí, se me rom­pió el frac en la es­pal­da, to­do el pú­bli­co se dio cuen­ta y me lo co­men­tan has­ta el día de hoy. Pa­re­ce que ese mes le ha­bía da­do muy du­ro a los hie­rros y me pu­se muy ro­ca(ri­sas).

RS: ¿Cuá­les son esas co­sas de las que Mo­li­na más dis­fru­ta?

JAM: De­fi­ni­ti­va­men­te mi fa­mi­lia. Mi es­po­sa Ca­ro­li­na, mis hi­jos Adrian, Alex y Arian­na, mi nie­ta Ca­mi­la que me tie­ne sim­ple­men­te de­rre­ti­do a sus pies cuan­do lo­gro con­quis­tar­le a lle­nar­me de vi­da con una son­ri­sa, ro­bar­le un be­so en sus bu­chi­tos y me per­mi­te na­ve­gar en los pro­fun­dos océa­nos que en­cuen­tro en sus pu­pi­las cuan­do la mi­ro fi­ja­men­te a los ojos, so­lo en­ton­ces en ese ins­tan­te me sien­to el ser más ben­de­ci­do del pla­ne­ta. Com­par­tir con mis pa­dres en nues­tra ca­sa y dis­fru­tar de las co­sas más co­ti­dia­nas y sen­ci­llas de la vi­da. So­lo en com­pa­ñía de ellos me sien­to blin­da­do y to­tal­men­te in­vul­ne­ra­ble.

RS: ¿De qué ma­ne­ra cree us­ted que la mú­si­ca clá­si­ca pue­de ca­lar en aque­llos es­tra­tos en los que no ha lo­gra­do pe­ne­trar?

JAM: Siem­pre he si­do un aban­de­ra­do de que la mú­si­ca clá­si­ca no fue con­ce­bi­da por los gran­des maes­tros pa­ra el con­su­mo de una éli­te. No es un pri­vi­le­gio de un sec­tor de la so­cie­dad, sino un de­re­cho que tie­nen to­dos los ciu­da­da­nos de nues­tro país. En ese sen­ti­do, he­mos he­cho de es­te un te­ma neu­rál­gi­co en nues­tra ges­tión al fren­te de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal; he­mos traí­do mi­les de jó­ve­nes de es­cue­las pú­bli­cas y co­le­gios a par­ti­ci­par de nues­tros con­cier­tos edu­ca­ti­vos en el pri­mer cua­tri­mes­tre de ca­da año, pues na­die pue­de amar de lo que no co­no­ce. A par­tir de di­ciem­bre de es­te año, Dios me­dian­te, es­ta­re­mos ha­cien­do con­cier­tos en los ba­rrios de la ca­pi­tal y en el in­te­rior, de ma­ne­ra es­pe­cial en aque­llos sec­to­res po­pu­la­res más vul­ne­ra­bles. Creo fir­me­men­te en el po­der que tie­ne la mú­si­ca co­mo he­rra­mien­ta so­cio­cul­tu­ral pa­ra sa­near, en­ri­que­cer y trans­for­mar nues­tra so­cie­dad, de ma­ne­ra es­pe­cial a las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes.

RS: Ya es Navidad, tiem­po en que Jua­ni­ta siem­pre lle­ga a ale­grar las fies­tas de los do­mi­ni­ca­nos. ¿Qué re­pre­sen­ta es­ta épo­ca pa­ra Milly Que­za­da?

MILLY QUE­ZA­DA ¡Oh! Me pa­re­ce que igual que a to­da la cla­se ar­tís­ti­ca de mú­si­ca po­pu­lar do­mi­ni­ca­na, es una tem­po­ra­da de mu­cho aje­treo que fe­liz­men­te nos re­com­pen­sa por­que nos brin­da esa opor­tu­ni­dad de po­ner la ale­gría en los co­ra­zo­nes de la fa­mi­lia do­mi­ni­ca­na. No me de­ja de sor­pren­der co­mo “Jua­ni­ta” si­gue fir­me lue­go de ha­ber­la gra­ba­do ha­ce más de tres dé­ca­das, y es la “cam­pa­ni­ta” que anuncia que en­tra­mos en es­tos días fes­ti­vos irre­sis­ti­bles. Es una glo­rio­sa ben­di­ción que Dios me ha re­ga­la­do y que no de­jo de agra­de­cer to­dos los días de mi vi­da.

RS: ¿En dón­de es­tá y ha­cia dón­de va Milly Que­za­da, tan­to co­mo per­so­na co­mo pro­fe­sio­nal?

MQ: Vi­vo una eta­pa que ca­ta­lo­go co­mo “abue­li­tis” agu­da… go­zán­do­me a to­do dar a Mia de 11, Ma­riah de 8 y a mi “lla­ve­ri­to” de 18 me­ses Ella Jay­ne. ¡Que de­lei­te tan her­mo­so es ser abue­la! Co­mo pro­fe­sio­nal, es­toy en mi me­jor eta­pa por­que es­te 2018 ha si­do muy pro­duc­ti­vo. He par­ti­ci­pa­do en dos pe­lí­cu­las, “Her­ma­nos R.D.” de Ar­chie Ló­pez y “Jua­ni­ta” de Le­ti­cia To­nos que sal­drá a la luz di­ciem­bre 27, en el país. Igual­men­te he­mos ido pro­du­cien­do lo que se­rá mi pro­duc­ción #34 con co­la­bo­ra­cio­nes ta­les co­mo Ant­hony San­tos, Gil­ber­to San­ta Ro­sa, Ma­ri­da­lia Her­nán­dez, Fe­fi­ta la Gran­de y el te­ma que ac­tual­men­te go­za de un mi­llón de “views” en You­tu­be ti­tu­la­do “De co­lo­res” jun­to a Vla­di­mir Do­tel de “Ile­ga­les”. Tam­bién in­clu­yo un te­ma com­pues­to por mi hi­jo Ant­hony Vásquez, ti­tu­la­do “Que llue­van co­ra­zo­nes” en arre­glo de Ja­ni­na Ro­sa­do, y el te­ma de la pe­lí­cu­la “Jua­ni­ta”, que he com­pues­to con arre­glo musical de Dio­nis Fer­nán­dez ti­tu­la­do “Jua­ni­ta no co­me cuen­to”. Es­pe­ran­za­da en sa­car es­ta pro­duc­ción he­cha en do­mi­ni­ca­na con au­to­res y arre­glis­tas do­mi­ni­ca­nos, pa­ra ini­cios del 2019, el dis­co ha­rá un ho­me­na­je a la eter­na Ca­san­dra Da­mi­rón quien cum­pli­ría 100 años a la sa­li­da del dis­co. To­do es­to su­ma­do a una agen­da de ac­ti­vi­da­des den­tro y fue­ra del país que, a mu­cha hon­ra, desem­pe­ño co­mo em­ba­ja­do­ra de nues­tra me­jor ex­pre­sión musical que es el me­ren­gue!

RS: Siem­pre he­mos vis­to a una Mily Que­za­da ale­gre, son­rien­te y fuer­te. ¿Ha de­ja­do es­to de ser así en al­gún mo­men­to?

MQ: Con la lon­ge­vi­dad vi­vi­mos lo bueno y lo ma­lo de la vi­da y a mí me ha to­ca­do vi­vir am­bas. La jo­via­li­dad y ener­gía de los 70 y 80 jun­to a la or­ques­ta “Milly, Jo­celyn y los ve­ci­nos” es no­to­ria en to­dos esos vi­deos de esa épo­ca do­ra­da del me­ren­gue don­de so­lía­mos es­te­la­ri­zar el “Show del Me­dio­día” en Navidad. Ya­qui Nú­ñez del Ris­co nos im­pul­só a esa po­pu­la­ri­dad em­ble­má­ti­ca y “su­dá­ba­mos” ener­gía pu­ra. Mis hi­jos: Mi­guel, Ant­hony y Ra­fael pun­tua­li­zan la di­fe­ren­cia en las fo­tos y vi­deos de An­to­nio con es­te tiem­po don­de es­toy más ma­du­ra y na­tu­ral­men­te que les con­fío, co­mo de­cía mi ma­dre, do­ña Aus­tra­lia Que­za­da Vda. Bor­bón: “¡Los años no due­len, pe­ro pe­san!” (ri­sas). La ale­gría ha si­do mi le­ma a lo lar­go de to­da mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, pe­ro esa in­ge­nui­dad y con­vic­ción de que éra­mos eter­nos en nues­tra pri­me­ra eta­pa ha da­do pa­so a una más pau­sa­da y re­fle­xi­va ac­ti­tud de vi­da per­so­nal y musical. He co­no­ci­do de cer­ca gran­des lo­gros y tam­bién gran­des pér­di­das que mol­dean mi per­so­na­li­dad y mi ca­rác­ter.

RS: ¿Cuán­tas co­ro­nas ha re­ci­bi­do la rei­na del me­ren­gue y cuál con­si­de­ra la más im­por­tan­te?

MQ: Creo que ca­da pre­mio, ca­da re­co­no­ci­mien­to a lo lar­go de mi ca­rre­ra tie­ne un in­cal­cu­la­ble va­lor por­que co­ro­nan mu­chos sa­cri­fi­cios y de­di­ca­ción al arte po­pu­lar musical y, por en­de, a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Des­de aque­llos pre­mios “Do­ra­dos” has­ta los La­tin Grammy” de es­te tiem­po, acen­túan y re­con­fir­man nues­tro apor­te musical al país y al mun­do. Siem­pre ca­ta­lo­gué a mis tres hi­jos co­mo “mi me­jor me­ren­gue” , pe­ro ¡ay de ellos! al re­ga­lar­me es­tos tres te­so­ri­tos de nie­tas por­que en ellas en­cuen­tro unas co­ro­nas que me ale­gran la vi­da y me de­jan ver un amor in­con­di­cio­nal in­apre­cia­ble, que ca­ta­lo­go co­mo la má­xi­ma co­ro­na.

RS: ¿De qué for­ma can­tar me­ren­gue ha im­pac­ta­do o cam­bia­do su vi­da? MQ: El más im­por­tan­te im­pac­to del me­ren­gue a mi vi­da fue des­cu­brir­lo co­mo mi me­jor me­di­ci­na. En 1997 me re­en­con­tré con mi mú­si­ca, ha­cién­do­le un dis­co ho­me­na­je a mi fe­ne­ci­do es­po­so, Ra­fael Vásquez (1951-1996) “Has­ta siem­pre”, pro­du­ci­do por la dis­que­ra Sony Mu­sic con Henry Ji­mé­nez y mi her­mano y director Ra­fael Que­za­da. Me sor­pren­dió que du­ran­te su gra­ba­ción, y en los “per­for­man­ces” sub­si­guien­tes, can­tar me­ren­gue, bai­lar­lo y brin­dar mi co­ra­zón en el es­ce­na­rio re­sul­tó ser mi me­jor me­di­ci­na pa­ra “re­vi­vir” y re­to­mar es­ta ca­rre­ra musical. El pú­bli­co me es­pe­ra­ba y ya no vol­ví atrás. Aque­llos días de tris­te­za y lu­to se tra­du­je­ron en una mi­sión de ale­gría pa­ra mí y pa­ra mi país que, a 20 años de re­torno de la mano de Pe­dro Nú­ñez del Ris­co co­mo má­na­ger, va­mos co­se­chan­do éxi­tos, pre­mia­cio­nes y rea­li­zan­do gran­des even­tos! Al­guien de­bie­ra es­cri­bir

“LA NAVIDAD NOS RE­COM­PEN­SA POR­QUE NOS BRIN­DA LA OPOR­TU­NI­DAD DE PO­NER ALE­GRÍA EN LOS CO­RA­ZO­NES DE LOS DO­MI­NI­CA­NOS”.

un li­bro ins­pi­ra­cio­nal que se ti­tu­le “Me­ren­gui­to pa­ra el al­ma! (Ri­sas). RS: ¿Qué sien­te la rei­na cuan­do lle­ga a los es­ce­na­rios y ve a un pú­bli­co, por lo re­gu­la eu­fó­ri­co, que es­pe­ra con an­sias can­tar y bai­lar jun­to con ella?

MQ: La an­ti­ci­pa­ción de su­bir al es­ce­na­rio trae con­si­go ner­vios pro­pios de esa adre­na­li­na que em­pie­za a pro­du­cir­se jus­to an­tes de en­trar en ac­ción. ¡Esas “ma­ri­po­si­tas” nun­ca de­jan de ale­tear! Pe­ro una vez sue­nan las pri­me­ras no­tas de tu re­per­to­rio, to­do se di­si­pa y en­tra en ac­ción la más de­li­cio­sa di­ná­mi­ca en­tre el pú­bli­co y tú. Yo voy ab­sor­bien­do ca­da ri­sa, ca­da aplau­so ca­da “co­ri­llo” que se for­ma a lo lar­go de mi par­ti­ci­pa­ción… me lo vi­vo y es jus­ta­men­te eso lo que re­car­ga mis pi­las ar­tís­ti­cas y se con­vier­te en mi ins­pi­ra­ción pa­ra se­guir ade­lan­te.

RS: Pa­ra la fa­mi­lia Listín Dia­rio es un gran ho­nor que una glo­ria de nues­tra rit­mo nos acom­pa­ñe en la Ga­la de Navidad pa­ra de­lei­tar a la so­cie­dad do­mi­ni­ca­na con bue­na mú­si­ca. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra es­to pa­ra la rei­na?

MQ: ¡Uff! Que no en­cuen­tro las pa­la­bras pa­ra des­cri­bir­les mi emo­ción y mi agra­de­ci­mien­to por tan glo­rio­sa in­vi­ta­ción. Una dis­tin­ción sin lí­mi­tes; un vo­to de con­fian­za al desa­rro­llo de es­ta ca­rre­ra que me ha brin­da­do tan­tos mo­men­tos her­mo­sos. El maes­tro Jo­sé An­to­nio Mo­li­na, jun­to a la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal acom­pa­ñán­do­me en los más em­ble­má­ti­cos te­mas de mi re­per­to­rio... has­ta ayer era co­mo que “pe­dir de­ma­sia­do”. Era una pe­ti­ción am­bi­cio­sa. Hoy es­ta in­vi­ta­ción ha­ce reali­dad un sue­ño. Es tan­to así, que in­me­dia­ta­men­te le co­mu­ni­que la no­ti­cia a mi her­ma­na y a mi me­jor ami­ga. Y rá­pi­do les di­je a mi her­ma­na, hoy pas­to­ra Jo­celyn Arias y a Inés Fi­gue­roa en Puer­to Ri­co que las quie­ro sen­ta­da go­zán­do­se con­mi­go es­ta in­des­crip­ti­ble ex­pe­rien­cia musical. Mi de­seo hu­bie­se si­do que to­da mi fa­mi­lia es­tu­vie­ra en pri­me­ra fi­la, pe­ro hay com­pro­mi­sos y obli­ga­cio­nes que les im­pi­den es­tar. Se­rá una ve­la­da con mu­chos ma­ti­ces emo­cio­na­les, mu­chas me­mo­rias que su­birán a flor de piel y que pro­me­to se­rá pa­ra to­dos los pre­sen­tes una no­che inol­vi­da­ble.

RS: ¿Qué ex­pec­ta­ti­vas tie­ne us­ted de es­tar ba­jo la di­rec­ción del maes­tro Mo­li­na y acom­pa­ña­da de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal?

MQ: Al maes­tro Jo­sé An­to­nio Mo­li­na nos une una mu­tua ad­mi­ra­ción y amo a su fa­mi­lia, do­ña Jo­se­fi­na Mi­ni­ño y su es­po­so don Pa­pa Mo­li­na. Es­toy emo­cio­na­da has­ta lo úl­ti­mo, y cuan­do el maes­tro me ve hi­per­ven­ti­lan­do, me tran­qui­li­za con su sin­gu­lar son­ri­sa y me di­ce “to­do se­rá es­pec­ta­cu­lar”. Es que no hu­bie­ra ima­gi­na­do ja­más una ex­pe­rien­cia sin­fó­ni­ca co­mo lo que se es­tá pre­pa­ran­do pa­ra Navidad. Se­rán te­mas tra­di­cio­na­les nor­te­ame­ri­ca­nos que de­lei­ta­ron mi ni­ñez en los Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo los te­mas em­ble­má­ti­cos na­vi­de­ños que ale­gran mi país en ca­da una de mis pre­sen­ta­cio­nes, pe­ro con un acom­pa­ña­mien­to ma­gis­tral de los más ex­ce­len­tes mú­si­cos de mi país. ¡No pue­do pe­dir más! Una ex­pe­rien­cia su­bli­me que me en­no­ble­ce y me lle­va a dar gra­cias a Dios por to­do y por tan­to.

RS: ¿Cuál es su mo­men­to de ma­yor fe­li­ci­dad?

MQ: Bueno, co­mo di­ce el te­ma “Vol­vió Jua­ni­ta” al prin­ci­pio: “¡Ahí vie­neee!”. Se­rán las no­ches con la Sin­fó­ni­ca Na­cio­nal jun­to al maes­tro Jo­sé An­to­nio Mo­li­na. En el or­den per­so­nal, mi mo­men­to fe­liz lle­ga con la ri­sa jo­co­sa de mi be­bé nie­ta Ella Jay­ne, que aún no ha­bla, pe­ro que al ver­me lle­gar me di­ce “abi­laaaah” cuan­do en­tro a la ca­sa ma­le­ti­ca en mano… co­mo di­cen los ame­ri­ca­nos: “pri­ce­less!” En buen do­mi­ni­cano: ¡eso no tie­ne pre­cio!

“NO EN­CUEN­TRO LAS PA­LA­BRAS PA­RA DESCRIBIR MI

EMO­CIÓN Y MI AGRA­DE­CI­MIEN­TO POR TAN GLO­RIO­SA IN­VI­TA­CIÓN, CO­MO LA DE PAR­TI­CI­PAR DE ES­TA GRAN GA­LA DE NAVIDAD QUE LLE­VA ALE­GRÍA AL PUE­BLO DO­MI­NI­CANO”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.