LAU­RA PE­ÑA IZ­QUIER­DO

“EL ÉXI­TO ES LA SA­TIS­FAC­CIÓN DE SER­VIR”.

Ritmo Social - - Sumario. Entrevistas - en­tre­vis­ta Nat­ha­lie Her­nán­dez fo­to Ju­lio Cé­sar Pe­ña lo­ca­ción y agra­de­ci­mien­tos Chez Spa­ce

SU TRA­YEC­TO­RIA NO SE LI­MI­TA A LA EM­PRE­SA FA­MI­LIAR QUE HOY DI­RI­GE, SUS VIR­TU­DES DE LÍ­DER LE LLE­VA­RON HAS­TA LA ASO­CIA­CIÓN NA­CIO­NAL DE JÓ­VE­NES EM­PRE­SA­RIOS, SIEN­DO LA VO­CA­CIÓN DE SER­VI­CIO, EL ÉXI­TO DE TO­DOS SUS LO­GROS.

Hay un pro­ver­bio que re­za: "quien no vi­ve pa­ra ser­vir, no sir­ve pa­ra vi­vir". Hay per­so­nas que tie­nen es­te di­cho muy cla­ro, e in­clu­so es su fi­lo­so­fía de vi­da. Lau­ra Pe­ña Iz­quier­do es una de esas per­so­nas.

Esa vo­ca­ción con­gé­ni­ta le co­lo­có des­de muy tem­pra­na edad en el mun­do de ser­vi­cios. In­tri­ga­da por el mun­do de los se­gu­ros, ca­da ve­rano, Lau­ra lo pa­sa­ba en Pe­ñaiz­quier­do Co­rre­do­res de Se­gu­ros, em­pre­sa que fun­da­ra su ma­dre. Sa­li­da del ba­chi­lle­ra­to asu­mió un pues­to en el de­par­ta­men­to de Vi­da y Sa­lud de la en­ti­dad, y hoy ce­le­bra 28 años en el sec­tor.

Pu­die­se in­ter­pre­tar­se que se tra­ta so­lo de nú­me­ros, pe­ro, al es­cu­char­la, que­da cla­ro que pa­ra ella, ser­vir va más allá del ne­go­cio. En ayu­dar, ella en­cuen­tra sa­tis­fac­ción, lo afir­ma al ex­pre­sar: “El éxi­to es ha­cer lo que te gus­ta, pe­ro que al mis­mo tiem­po es que pue­das sen­tir la sa­tis­fac­ción de ser­vir y ayu­dar a otros a tra­vés de lo que sa­bes que pue­de ser des­co­no­ci­do pa­ra otros”.

Re­sul­ta­ría ex­tra­ño es­cu­char a al­guien de­cir que le gus­ta aten­der re­cla­mos. Sin em­bar­go, cuan­do tie­nes la opor­tu­ni­dad de orien­tar a quie­nes lo ne­ce­si­tan, qui­zás en un mo­men­to de de­ses­pe­ra­ción, eso va desa­rro­llan­do una es­pe­cie de pa­sión, jus­to lo que ha su­ce­di­do con es­ta gran mu­jer. “Me en­can­ta ser­vir, de­fi­ni­ti­va­men­te es mi pa­sión, aten­der re­cla­mos y ex­pe­ri­men­tar la sa­tis­fac­ción de nues­tros clien­tes cuan­do lue­go de un siniestro o en­fer­me­dad su se­gu­ro los in­dem­ni­za. Me gus­ta co­mu­ni­car y lle­var el men­sa­je de la cul­tu­ra del se­gu­ro y su im­por­tan­cia”, ex­pli­ca. Es­ta vi­sio­na­ria ha ob­te­ni­do va­rios tí­tu­los aca­dé­mi­cos y esa for­ma­ción, com­bi­na­da con su gran vo­ca­ción, pa­sión y en­tre­ga le han ga­ran­ti­za­do el éxi­to en el es­te com­pe­ti­ti­vo sec­tor. “Aca­bo de ce­le­brar 28 años en es­te ma­ra­vi­llo­so mun­do del se­gu­ro, cuan­do en­tras, no sa­les, eso ha pa­sa­do con la ma­yo­ría de las per­so­nas que es­tán tra­ba­jan­do en es­ta in­dus­tria. Pue­do de­cir que ha si­do un ca­mino de en­tre­ga y apren­di­za­je a la vez. Ca­da vez que tie­nes un ca­so, se su­ma a tu ex­pe­rien­cia, eso te ha­ce ma­du­rar y con­ver­tir en me­jor pro­fe­sio­nal. Nos de­be­mos a nues­tros clien­tes y tra­to siem­pre de ac­tua­li­zar­me pa­ra dar un ser­vi­cio óp­ti­mo la ac­tua­li­za­ción es una obli­ga­ción”, aco­ta.

La sa­tis­fac­ción del clien­te es la del co­rre­dor. Sin te­mor a equí­vo­cos, pa­ra Lau­ra, con­su­mar la pro­me­sa de sal­do, fir­ma­da en un pa­pel en el cual el clien­te ha de­po­si­ta­do su con­fian­za.

La tra­yec­to­ria de Lau­ra no se li­mi­ta a la em­pre­sa fa­mi­liar que hoy di­ri­ge. Sus vir­tu­des de lí­der le lle­va­ron has­ta la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Em­pre­sa­rio Jó­ve­nes (ANJE), en­ti­dad que pre­si­dió en un lap­so de su vi­da, y la que con­si­de­ra su es­cue­la, a la que de­be su for­ma­ción pro­fe­sio­nal y de em­pre­sa­ria, uno de los pa­sos más im­por­tan­tes de su vi­da pro­fe­sio­nal. “Ser la voz del jo­ven em­pre­sa­rio, una gran res­pon­sa­bi­li­dad, en la cual pu­se to­do mi em­pe­ño pa­ra ha­cer un pa­pel a la al­tu­ra de sus so­cios. Que lo que yo di­je­ra fue­ra el pen­sa­mien­to de los so­cios de ANJE, fue un gran re­to y lo asu­mí con en­te­re­za y de­di­ca­ción. Ha si­do uno de los tra­ba­jos más gra­ti­fi­can­tes que he te­ni­do”.

Pa­ra con­cluir es­ta ame­na con­ver­sa­ción, qui­si­mos pre­gun­tar­le so­bre la ma­yor vir­tud que de­be te­ner un co­rre­dor de se­gu­ros o cual­quier pro­fe­sio­nal que ofrez­ca ser­vi­cios. Y Lau­ra nos re­afir­mó que la vo­ca­ción del ser­vi­cio, la en­tre­ga sin ho­ra­rios, que ten­ga la con­vic­ción que el clien­te es el cen­tro de nues­tro tra­ba­jo, de­be ser la ma­te­ria de la que es­té he­cho un ser­vi­dor, y que pa­ra ser­lo, real­men­te se de­be en­con­trar gran­de­za en el ser­vir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.