TA­CO­NES CER­CA­NOS

Ritmo Social - - Sumario. Ritmo Personal - Ga­brie­la Lla­nos

HOY, MIS QUE­RI­DOS LEC­TO­RES, ha­ré una nue­va con­fi­den­cia: siem­pre me ha pro­du­ci­do te­rror la san­gre. No se tra­ta só­lo de ver­la, sino (lo que es aún peor) de ima­gi­nar­la. Cuan­do la pro­fe­so­ra ex­pli­ca­ba los mo­vi­mien­tos del co­ra­zón du­ran­te la es­cue­la pri­ma­ria me veía obli­ga­da a sa­lir­me del au­la. Bas­ta­ba es­cu­char los tér­mi­nos “sís­to­le y diás­to­le” pa­ra crear­me la ima­gen men­tal de un co­ra­zón bom­bean­do cho­rros de san­gre y que, en ese pre­ci­so mo­men­to, a mí se me ba­ja­ra la “ídem” a los pies. O en cla­se de li­te­ra­tu­ra en la se­cun­da­ria, por más que lo in­ten­ta­ra, no po­día evi­tar re­pro­du­cir en mi ca­be­za la pier­na gan­gre­na­da del pro­ta­go­nis­ta de “A la de­ri­va”, el fa­mo­so cuen­to de Ho­ra­cio Qui­ro­ga. Pa­ra nos se­guir apor­tan­do ejem­plos (mi ma­ri­do de­be su­je­tar­me la mano por un sim­ple he­mo­gra­ma), os cuen­to que, ade­más, ten­go una li­ge­ra ten­den­cia a la hi­po­con­dría, es de­cir, que si us­ted me cuen­ta al­gún li­ge­ro ma­les­tar pro­ba­ble­men­te yo co­mien­ce a pa­de­cer­lo. Con es­tas dos ca­rac­te­rís­ti­cas jun­tas de­be­ría de re­sul­tar im­pen­sa­ble que me ha­ya con­ver­ti­do en una fan acé­rri­ma de las se­ries de te­le­vi­sión que trans­cu­rren en hos­pi­ta­les. ¡Pe­ro así es! ¡Las veo to­das! “Ana­to­mía de Gray”, “E.R”, “Doc­tor Hou­se”, “Hos­pi­tal Cen­tral”, “Sin ci­ta pre­via”, “Nip/tuck”… ¡He asis­ti­do a tan­tas ope­ra­cio­nes co­mo mis­mí­si­ma Me­re­dith Gray! Soy un va­de­mé­cum par­lan­te gra­cias a tan­tas ho­ras de bis­tu­rí, qui­ró­fano y sue­ro en ve­na (¡Ay las ve­nas tam­bién me dan gri­ma!).

Con es­te im­por­tan­te cu­rrícu­lo hos­pi­ta­la­rio, he si­do pre­sa fá­cil pa­ra la se­rie de mo­da, “The Good Doc­tor”, que es exac­ta­men­te igual a las men­cio­na­das an­te­rior­men­te (ci­ru­ja­nos gua­pos que se enamo­ran de sus re­si­den­tes, re­si­den­tes que se ha­cen mil tram­pas unos a otros, je­fes mal­va­dos e in­fi­de­li­da­des que se dis­cu­ten en un qui­ró­fano con un pa­cien­te en la ca­mi­lla en pleno tras­plan­te de pul­món) so­lo que apor­ta una no­ve­dad: el pro­ta­go­nis­ta, el Dr. Shaunn, es au­tis­ta y pa­de­ce el Sín­dro­me del Sa­bio, er­go, tie­ne la ca­pa­ci­dad de de­ter­mi­nar un diag­nós­ti­co a la ve­lo­ci­dad de la luz. El Dr. Shaunn es una es­pe­cie de ge­nio al que le cues­ta re­la­cio­nar­se con los de­más así que, ca­pí­tu­lo a ca­pí­tu­lo, los es­pec­ta­do­res va­mos acom­pa­ñan­do el pro­ce­so de so­cia­li­za­ción del pro­ta­go­nis­ta que, a ve­ces, y por su fal­ta de pru­den­cia, se con­vier­te en una suer­te de con­cien­cia co­lec­ti­va que va re­ga­lan­do a des­ta­jo un am­plio me­nú de evi­den­tes y sen­si­ble­ras mo­ra­le­jas.

Pe­ro ahí si­go yo, pe­ga­da co­mo una po­li­lla a la luz, a la se­gun­da tem­po­ra­da. En los nue­vos ca­pí­tu­los, el Dr. Shaunn es­tá muy bien con­si­de­ra­do en el hos­pi­tal e, in­clu­so, con­si­gue una gua­pa y piz­pi­re­ta rom­ma­te. La chi­ca, Lea se lla­ma, se ha­lla un po­co per­di­da en su pre­sen­te y su fu­tu­ro, así que su­po­ne­mos que la con­vi­ven­cia con el “buen doc­tor” la ha­rá cre­cer emo­cio­nal­men­te. Y aquí se pro­du­ce la es­ce­na que me gus­ta­ría co­men­tar con us­te­des, pues cuan­do Lea y Shaunn se mu­dan jun­tos em­pren­den un ca­mino ru­go­so y em­pi­na­do que se lla­ma “ne­go­cia­ción”. Dis­cu­ten por el con­trol re­mo­to de la te­le­vi­sión (él la co­lo­ca en la ban­de­ja de la en­tra­da por­que “¿dón­de es­ta­rá cuan­do se pier­da?”), por las ta­za de ca­fé “que de­ben ubi­car­se del la­do de­re­cho de los pla­tos”, por la co­lo­ca­ción del pa­pel hi­gié­ni­co en el cuar­to de ba­ño… La del pa­pel hi­gié­ni­co se con­vier­te en una dis­cu­sión tan gran­de que pro­vo­ca que la chi­ca se re­plan­tee la con­vi­ven­cia con un chi­co que tie­ne una “con­di­ción es­pe­cial”. Y en­ton­ces yo me pre­gun­to: ¿no te­ne­mos to­dos nues­tra “con­di­ción es­pe­cial” a la ho­ra de com­par­tir nues­tra vi­da? ¿No nos he­mos ido for­jan­do, aun­que sea de ma­ne­ra caó­ti­ca, nues­tra pro­pia ru­ti­na? ¿No es igual de com­pli­ca­do pa­ra el co­mún de los mor­ta­les apren­der a no in­va­dir y acep­tar ser in­va­di­do? Es­toy con­ven­ci­da de que la úni­ca ma­ne­ra de con­se­guir la ar­mo­nía es ne­go­cian­do, co­no­cien­do y acep­tan­do “las pe­cu­lia­ri­da­des del otro”. Lea y Shaunn ne­go­cian: él acep­ta­rá que co­lo­que las ta­zas al la­do iz­quier­do del pla­to, y ella se com­pro­me­te­rá a uti­li­zar el pa­pel sa­ni­ta­rio de do­ble ca­pa, el que, por cier­to, ella co­lo­ca en dos dis­pen­sa­do­res “un ro­llo a su ma­ne­ra y el otro a la de él”. Fi­nal fe­liz por aho­ra… Pe­ro, si me per­mi­ten una úl­ti­ma re­fle­xión, creo que sa­le más a cuen­ta con­vi­vir con per­so­nas con pe­cu­lia­ri­da­des que po­da­mos so­por­tar por­que, y lo sa­brán por ex­pe­rien­cia, no to­dos los ba­ños tie­nen dos dis­pen­sa­do­res jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.