CA­RO­LI­NA SANZ

Ritmo Social - - P.s. It’s Fancy. -

Han pa­sa­do cin­co años des­de que par­tió a New York pa­ra for­mar­se en el di­se­ño de mo­das. Los días de es­tu­dio en el New York Fas­hion Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy, don­de se es­pe­cia­li­zó en Tra­jes de No­che e His­to­ria del Arte, y las tar­des apren­dien­do de los me­jo­res di­se­ña­do­res, cos­tu­re­ros y pa­tro­nis­tas en el ate­lier de Os­car de la Ren­ta y co­mo par­te del equi­po de di­se­ño de Ros­sie As­sou­lin y más tar­de de Adrian Ori­gi­nal, es­tán hoy más pre­sen­tes que nun­ca en su vi­da; por­que Ca­ro­li­na Sanz es­tá de re­gre­so en el país, y du­ran­te la re­cién pa­sa­da edi­ción de Do­mi­ni­ca­na­mo­da, lan­zó ofi­cial­men­te su fir­ma con la co­lec­ción “La His­pa­nio­la”, su pro­pues­ta pa­ra pri­ma­ve­ra-ve­rano 2019, ini­cian­do nue­va eta­pa co­mo di­se­ña­do­ra y, so­bre to­do, co­mo ar­tis­ta. ¿Cuán­do ocu­rre tu pri­mer en­cuen­tro con la mo­da? Creo que des­de que ten­go me­mo­ria siem­pre di­je que que­ría ser di­se­ña­do­ra de mo­das. Des­de pe­que­ña, cual­quier for­ma de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, ahí es­ta­ba yo. Re­cuer­do cor­tar ro­pa que no me gus­ta­ba usar ya, pa­ra crear una pie­za nue­va. En­trar al cló­set de mi ma­má, me­dir­me su ro­pa, pren­das y za­pa­tos... Un ve­rano muy par­ti­cu­lar, y que afir­mó mi de­seo de ser di­se­ña­do­ra, fue al­re­de­dor de mis 11 años. La her­ma­na ma­yor de mi ma­dre, que es di­se­ña­do­ra de mo­das en Puer­to Ri­co, pe­ro no lo ejer­ce, en esa épo­ca ella te­nía un cam­pa­men­to de ve­rano pa­ra ni­ñas que les gus­ta­ba el di­se­ño de mo­das. Ese ve­rano asis­tí al cam­pa­men­to y creo que des­de en­ton­ces mi amor por la mo­da so­lo ha cre­ci­do con los años. De to­das las áreas de la in­dus­tria, ¿qué pro­vo­có que te in­cli­na­ras por el di­se­ño, y den­tro del di­se­ño, es­pe­cí­fi­ca­men­te, por los tra­jes de no­che? Siem­pre sen­tí que la ma­yor for­ma de ex­pre­sar quién soy era a tra­vés de lo que lle­va­ba pues­to. Me es­pe­cia­li­cé en tra­jes de no­che por­que me per­mi­te ser de­ta­llis­ta y qui­zás un po­co más crea­ti­va que en otros as­pec­tos de la mo­da. Un tra­je, pa­ra mí, es una obra de arte, pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que no me gus­te

di­se­ñar otras pie­zas. Siem­pre he tra­ta­do de que en mis co­lec­cio­nes pue­das en­con­trar de to­do. ¿Qué hay de la Ca­ro­li­na do­mi­ni­ca­na cuan­do lle­ga a

New York, y qué guar­das de la neo­yor­qui­na en la Ca­ro­li­na que re­gre­sa a su país? Creo que la Ca­ro­li­na do­mi­ni­ca­na siem­pre ha lle­va­do su cul­tu­ra en al­to y siem­pre la ha tra­ta­do de in­vo­lu­crar de una ma­ne­ra u otra en sus co­lec­cio­nes; y la Ca­ro­li­na que lle­ga de NY trae con­si­go una vi­sión más am­plia de lo que es la mo­da y to­do lo que es po­si­ble ha­cer con ella cuan­do se es, qui­zás, un po­co más atre­vi­do en los con­cep­tos de­trás de una co­lec­ción. ¿Có­mo cuen­tas to­do es­to en “La

His­pa­nio­la”? Des­de el nom­bre, “His­pa­nio­la”, que fue el que ori­gi­nal­men­te fue otor­ga­do a nues­tra is­la en la épo­ca de co­lo­ni­za­ción, por­que sim­bo­li­za, pa­ra mí, el re­gre­so a mi is­la, al lu­gar don­de na­cí. La ins­pi­ra­ción de es­ta nue­va pro­pues­ta es­tá en la fu­sión de dos mun­dos: el mun­do que he co­no­ci­do fue­ra de mi país, las dis­tin­tas cul­tu­ras, cos­tum­bres, lu­ga­res y so­cie­da­des, y el mun­do al que lla­mo mi ho­gar, mi is­la, su gen­te, su cul­tu­ra y to­do lo que ha­ce a la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na tan es­pe­cial. De es­ta for­ma, con de­ta­lles, in­te­gran­do téc­ni­cas de te­ji­dos y ma­te­ria­les na­tu­ra­les endémicos de nues­tro país, se uni­fi­ca la co­lec­ción. Los te­ji­dos uti­li­za­dos son una mezcla de es­tam­pa­dos tro­pi­ca­les y mo­der­nos a la mis­ma vez. La mezcla de co­lo­res y pa­tro­nes en los te­ji­dos es una de las téc­ni­cas uti­li­za­das en es­ta nue­va pro­pues­ta. A la mis­ma vez, las si­lue­tas de los dis­tin­tos mo­de­los son mo­der­nos y atre­vi­dos, pe­ro con un au­ra de cla­se y so­fis­ti­ca­ción pa­ra la chi­ca in­de­pen­dien­te y em­pren­de­do­ra de es­ta ge­ne­ra­ción. ¿Qué es lo pri­me­ro que de­ter­mi­nas a la ho­ra de ini­ciar una nue­va co­lec­ción? Creo que siem­pre

ini­cio con tex­tu­ras y co­lor, y tra­to de en­con­trar ins­pi­ra­ción en las pe­que­ñas co­sas del día a día que, a ve­ces, pa­san por des­aper­ci­bi­das. ¿Qué fue lo que más te sor­pren­dió de tra­ba­jar pa­ra Os­car de la Ren­ta? Lo más im­pre­sio­nan­te pa­ra mí fue ver y en­ten­der to­do el pro­ce­so de ela­bo­rar una co­lec­ción. El ar­duo tra­ba­jo de cien­tos de per­so­nas des­de NY has­ta la India que, po­co a po­co, van sin­cro­ni­zán­do­se pa­ra lle­var a las pa­sa­re­las obras de arte. ¿Cumplió el re­co­no­ci­mien­to por ex­ce­len­cia ar­tís­ti­ca que te otor­gó la Pri­me­ra Da­ma de EE. UU. en aquel en­ton­ces, Mi­che­lle Oba­ma y la edi­to­ra de Vo­gue, An­na Win­tour, en la inau­gu­ra­ción del An­na Win­tour Cos­tu­me Ins­ti­tu­te del Me­tro­po­li­tan Museum of Art de Nue­va York

al­gún gran sue­ño pa­ra ti? Cuan­do es­to su­ce­dió, yo es­ta­ba en los ini­cios de mi ca­rre­ra en NY; pa­ra mí fue co­mo una se­ñal de Dios de que es­ta­ba ha­cien­do la co­sas bien y de que mi talento era real. Fue un im­pul­so pa­ra se­guir ade­lan­te con fuer­za y con­ti­nuar per­si­guien­do mi sue­ño. ¿Qué si­gue pa­ra Ca­ro­li­na Sanz?

Fall 2019, que se­rá lan­za­da apro­xi­ma­da­men­te en mar­zo. Tam­bién desa­rro­llar­me den­tro del país, con la idea de, po­co a po­co, abrir­me pa­so en el mer­ca­do la­ti­noa­me­ri­cano y, más ade­lan­te, en el res­to del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.