EL ANI­LLO DE COM­PRO­MI­SO DE MEG­HAN MAR­KLE

Zona E - - ÚLTIMA PÁGINA -

Lue­go de va­rios me­ses de es­pe­cu­la­ción, al fin, se hi­zo el es­pe­ra­do anun­cio: el prín­ci­pe Harry de In­gla­te­rra y Meg­han Mar­kle anun­cia­ron su com­pro­mi­so, así co­mo que la bo­da se ce­le­bra­rá en la pri­ma­ve­ra de 2018. Po­cas ho­ras más tar­de, la pa­re­ja ca­mi­nó de la mano por los jardines Sun­ken del pa­la­cio Kensington pa­ra la se­sión de fotos ofi­cial, en don­de se vio a los no­vios muy enamo­ra­dos y fe­li­ces por anun­ciar la gran no­ti­cia.

“Sa­bía que era la úni­ca des­de el pri­mer día», ase­gu­ró el son­rien­te prín­ci­pe al con­fir­mar que ha en­con­tra­do a la mu­jer de su vi­da.

A pe­sar del im­pe­ca­ble look de Mar­kel, las mi­ra­das bus­ca­ban an­sio­sas el ani­llo de com­pro­mi­so, jo­ya que fue di­se­ña­da por el prín­ci­pe Harry y que es­tá com­pues­ta por dos dia­man­tes la­te­ra­les de la co­lec­ción per­so­nal de la prin­ce­sa Dia­na de Ga­les y el cen­tral –el más gran­de– es una pie­dra pro­ce­den­te de Bots­wa­na.

El di­se­ño del prín­ci­pe fue eje­cu­ta­do por Clea­ve and Com­pany, que son los jo­ye­ros de la rei­na Isabel. Es­ta jo­ya, ade­más de her­mo­sa, po­see un gran va­lor sen­ti­men­tal, ya que com­bi­na al­go que per­te­ne­cía a la ma­dre del no­vio, así co­mo la pro­ce­den­cia de la pie­dra más gran­de es de un lu­gar al que Harry tie­ne muy cer­ca de su co­ra­zón, ya que con fre­cuen­cia ha­bla de su amor por Áfri­ca y que es ahí don­de se sien­te más él mis­mo, más que en cual­quier otra par­te en el mun­do. De he­cho, fue en es­te con­ti­nen­te don­de pa­só jun­to con su fu­tu­ra es­po­sa el pa­sa­do ve­rano, en don­de in­clu­ye­ron Bots­wa­na co­mo par­te de su re­co­rri­do. Al dar­le a Mar­kle un ani­llo li­ga­do a Lady Di, Harry si­gue los pa­sos de su her­mano ma­yor, el prín­ci­pe Wi­lliam, cuan­do es­te le pro­pu­so ma­tri­mo­nio a Cat­he­ri­ne Midd­le­ton en 2010, ya que tam­bién le dio una pie­za de la jo­ye­ría con gran va­lor sen­ti­men­tal ha­cia su ma­dre: un za­fi­ro de 12 qui­la­tes ro­dea­do de 14 dia­man­tes. En ese mo­men­to, el du­que de Cam­brid­ge di­jo que dar­le ese ani­llo a Ka­te fue ase­gu­rar que la me­mo­ria de su ma­má tu­vie­ra un lu­gar es­pe­cial en la ce­le­bra­ción de su com­pro­mi­so. “Es el ani­llo de com­pro­mi­so de mi ma­dre. Así que pen­sé que se­ría bas­tan­te agra­da­ble por­que ob­via­men­te no va a es­tar cer­ca pa­ra com­par­tir la ale­gría y la emo­ción de to­do; es­ta era mi ma­ne­ra de man­te­ner­la cer­ca de to­do.”, di­jo Wi­lliam en una en­tre­vis­ta pos­te­rior a su com­pro­mi­so.

Sin du­da, al igual que Wi­lliam y Ka­te, Harry y Meg­han vi­ven un gran sue­ño co­mo de cuen­to de ha­das y su en­la­ce se­rá igual de fe­liz.

¡Arri­ba los no­vios!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.