SER POE­TA

Zona E - - RINCÓN CULTURAL -

No­viem­bre 2015 Luis Rey­nal­do Pé­rez

De las ce­ni­zas…

De­bis­te mo­rir en otra par­te, en mis sen­ti­dos, por ejem­plo. Don­de to­dos re­le­ga­ran de tus ojos del cris­tal en tu mi­ra­da per­di­do ba­tién­do­se a due­lo con la muer­te.

De­bis­te de­jar­me bo­rrar­te, que­dar­te en tu co­ci­na cón­ca­va y en los ja­rros de ho­ja­la­ta col­ga­dos del te­cho, pa­ra que los cla­vos y el óxi­do te ten­die­ran su abra­zo y las ti­na­jas de­ja­ran de re­fle­jar tu ros­tro, eterno.

De­bis­te dor­mir­te en el pa­tio con las pa­lo­mas que plan­ta­ron tus ma­nos en el ai­re a fuer­za de al­pis­te y sue­ños.

Allí na­die llo­ra­ría tu au­sen­cia. Na­die mo­ri­ría con­ti­go des­pa­cio ca­da vez que tu nom­bre emer­ge per­pe­tuo del re­cuer­do.

De­bis­te mo­rir­te en to­das par­tes, ex­cep­to den­tro.

Jael Uri­be

Aho­gue­mos la pa­la­bra nun­ca Be­bo de un canto.

Mien­tras ba­jo la ca­lle, es­pe­ra el mar ten­di­do co­mo un hom­bre so­lo. Me acom­pa­ña en la su­ma de mis hue­sos ro­tos de­ján­do­me la­mer por usu­ras y pe­rros. Me acom­pa­ña una son­ri­sa des­bor­da­da en llan­to abra­za­da al lu­nar que se es­con­de en la cor­va de una mon­ta­ña.

Des­nu­do es­ca­pa el ges­to co­mo un pá­ja­ro, pin­té­mos­le de un co­lor que tiem­ble, de un co­lor cá­li­do co­mo la ma­ña­na que su­su­rra nom­bres sin acen­to.

Y si el acen­to lla­ma, y si el acen­to to­ca la puer­ta y na­die abre, ti­re­mos el ho­ri­zon­te al río, aho­gue­mos la pa­la­bra nun­ca pa­ra que no es­tor­be co­mo los cen­ti­ne­las que se le­van­tan ves­ti­dos de ciu­da­des.

Fa­rah Ha­llal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.