¿Ce­le­bra­ción? Isaías 9:2

Zona E - - FRESCAS -

Ca­da año es­pe­ra­mos con ale­gría es­ta tem­po­ra­da no so­lo por el te­ma de la re­ga­lía y el di­ne­ro que en abun­dan­cia se ma­ne­ja, sino por lo que en­cie­rra es­ta épo­ca. Por más que nos en­tre­gue­mos a las ac­ti­vi­da­des pro­pias de es­ta fe­cha, no po­de­mos ob­viar que la Na­vi­dad se tra­ta de ce­le­brar a Cris­to y su en­car­na­ción, y no otras co­sas.

Al­gu­nos ex­pre­san su go­zo pin­tan­do sus ca­sas, vis­tién­do­la de co­lo­res, con cor­ti­nas her­mo­sas y dan­do el to­que fi­nal con lu­ces de múl­ti­ples co­lo­res; otros ha­cien­do via­jes, vi­si­tan­do a fa­mi­lia y ami­gos, sin ol­vi­dar las co­mi­das que ca­rac­te­ri­zan la fes­ti­vi­dad. Aún así, hay un sec­tor de la so­cie­dad que sien­te que no tie­ne na­da que fes­te­jar, son los hi­jos y fa­mi­lia de las mu­je­res ase­si­na­das a ma­nos de sus pa­re­jas, y las fa­mi­lias de los vic­ti­ma­rios que per­die­ron a sus pa­rien­tes (usual­men­te se sui­ci­dan) o en el me­jor de los ca­sos es­tán pre­sos cum­plien­do lar­guí­si­mas con­de­nas ge­ne­ran­do una muer­te mo­ral, en oca­sio­nes, di­fí­cil de so­lu­cio­nar. Pen­sa­ba en esas dos­cien­tas y tan­tas fa­mi­lias (de am­bos la­dos) so­lo de es­te año y se en­tris­te­ce mi co­ra­zón.

En esas ca­sas no hay ma­má que te ani­me a po­ner­te un abri­go por el frío tí­pi­co, no hay ma­má que de­co­re con ale­gría la ca­sa co­lo­can­do el ar­bo­li­to de Na­vi­dad, tam­po­co que sal­ga a com­prar la ro­pa de sus hi­jos, ni hay ma­má que se sien­te a pla­ni­fi­car en fa­mi­lia el me­nú de la ce­na de No­che­bue­na, en cam­bio hay do­lor, de­sola­ción, tris­te­za y una ra­bia im­po­ten­te por­que ni hay a quien re­cla­mar­le por­que el ma­ta­dor tam­bién mu­rió.

Por otro la­do pien­so en aque­llos que no son víc­ti­mas de la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, sino de un enemi­go fe­roz lla­ma­do cán­cer que ha de­ja­do mu­chas fa­mi­lias cu­bier­tas de do­lor en es­te año, y otros en es­pe­ra por­que es­tán sen­ten­cia­dos y hay otros que les cam­bio la vi­da a cau­sa de un ac­ci­den­te de trán­si­to.

¿Ce­le­bra­ción? ¿Ce­le­brar qué? Yo no es­toy en Na­vi­dad, no me ha­bles de fes­te­jos… Esa es la ex­pre­sión de mu­chos que han ex­pe­ri­men­ta­do re­cien­te­men­te pér­di­das, se pre­gun­tan a sí mis­mos, ¿de­bo su­pri­mir mi do­lor en ho­nor a una fies­ta que ni si­quie­ra sé si real­men­te ocu­rrió en di­ciem­bre la pri­me­ra vez? No ten­go na­da que ce­le­brar… Es po­si­ble que pien­ses así, que sien­tas amar­gu­ra y so­le­dad. Es­toy vi­vien­do tam­bién un tiem­po de pér­di­da y se­pa­ra­ción a cau­sa de muer­te y quie­ro de­cir­te que tu ma­les­tar no es ex­clu­si­vo, que hay mu­chos co­mo tú, pe­ro te cuen­to que ha­ce mu­cho tiem­po la hu­ma­ni­dad com­ple­ta es­ta­ba co­mo tú y co­mo yo, ex­pe­ri­men­tan­do os­cu­ri­dad, o tris­te­za, o pér­di­das, y lo que es peor: es­tá­ba­mos sen­ten­cia­dos a muer­te eter­na. Pe­ro un ben­di­to día, lle­gó la voz de Dios, y la pa­la­bra fue cla­ra: “el pue­blo que an­da­ba en ti­nie­blas vio gran luz, y el que mo­ra­ba en tie­rra de som­bra de muer­te, luz res­plan­de­ció so­bre ellos” Esa pa­la­bra se cum­plió el día en que la en­car­na­ción se hi­zo evi­den­te en el pe­se­bre, y la os­cu­ri­dad le dio pa­so a la luz, y co­mo tes­ti­mo­nio un co­ro de án­ge­les con­tó del na­ci­mien­to del ni­ño, y pas­to­res fue­ron avi­sa­dos, y el fir­ma­men­to se unió pa­ra se­ña­lar con una es­tre­lla el lu­gar del na­ci­mien­to, y ma­gos fue­ron guia­dos y tra­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­vos re­ga­los. Por eso las lu­ces, el go­zo y los re­ga­los en Na­vi­dad. La lle­ga­da de Dios en­car­na­do a la tie­rra es lo que se ce­le­bra en Na­vi­dad. ¿Qué si­tua­ción, por gran­de que sea, pue­de im­pe­dir que ce­le­bres? Quie­ro ani­mar­te en es­te día a le­van­tar­te por en­ci­ma de la si­tua­ción, y a mi­rar no so­lo el pe­se­bre, sino a la cruz, por­que lo que ini­ció en ese hu­mil­de lu­gar te­nía un pro­pó­si­to: car­gar con el do­lor, con la os­cu­ri­dad, con el pe­ca­do de to­da la ra­za hu­ma­na.

Jesús na­ció, pe­ro tam­bién dio su vi­da por ti y por mí; no hay ne­ce­si­dad de es­con­der­se de­trás de un lu­to, por­que sa­be­mos que Él nos con­sue­la y nos ayu­da en nues­tro do­lor y nos ha­ce son­reír por en­ci­ma de la si­tua­ción, por­que ya res­plan­de­ció su luz, por­que el go­zo del Se­ñor es nues­tra for­ta­le­za. Dios en­tien­de tu cir­cuns­tan­cia, quie­re avi­var tu go­zo y que re­cuer­des que la Na­vi­dad es Cris­to… Ce­le­bra­mos a Cris­to, es cier­to que fal­tan al­gu­nas per­so­nas, pe­ro hay pre­sen­cia de Dios.

¡Fe­liz Na­vi­dad!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.