rin­cón cul­tu­ral

RIN­CÓN CUL­TU­RAL

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - POR: DENISSE ES­PA­ÑOL / FOTOS: FUEN­TE EX­TER­NA

So­lo el he­cho de es­cu­char la pa­la­bra “Boom” en el en­torno del mun­do li­te­ra­rio, pro­vo­ca­ba elu­cu­bra­cio­nes no ne­ce­sa­ria­men­te po­si­ti­vas. In­tri­gas y reali­da­des ge­ne­ra­das en la épo­ca de su apo­geo y a lo lar­go del tiem­po ca­mi­na­ron al­re­de­dor de es­te im­por­tan­tí­si­mo fe­nó­meno de las le­tras his­pa­noa­me­ri­ca­nas. An­tes de con­ti­nuar con nues­tro aná­li­sis, se­ría bueno es­cla­re­cer la pre­gun­ta más bá­si­ca: ¿Qué fue el “Boom” Hispanoamericano? “Boom” es el nom­bre con que se re­co­no­ce el im­por­tan­te mo­vi­mien­to li­te­ra­rio su­ce­di­do du­ran­te la dé­ca­da de los 60, que per­mi­tió el re­co­no­ci­mien­to y va­lo­ra­ción mun­dial de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. Do­no­so le lla­mó: “la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de la no­ve­la la­ti­noa­me­ri­ca­na” (He­rre­ra apud Do­no­so. 1989. p.2004). El tér­mino fue uti­li­za­do ini­cial­men­te de for­ma iró­ni­ca y al­gu­nos crí­ti­cos in­clu­so lo lla­ma­ron “pro­duc­to de una alian­za po­lí­ti­co-co­mer­cial” (He­rre­ra, 1989, p.34). Pe­ro fue con es­ta co­rrien­te que La­ti­noa­mé­ri­ca fi­nal­men­te con­si­guió una voz, co­mo bien ha di­cho Lui­sa Va­len­zue­la: “Con el “Boom” los es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos em­pie­zan a ha­blar des­de otro lu­gar” (El Boom la­ti­noa­me­ri­cano, 2003), ese lu­gar úni­co, pro­pio, que abre la fe­cun­di­dad ima­gi­na­ria de Amé­ri­ca Latina al mun­do. Den­tro de los au­to­res que con­for­ma­ron es­te fe­nó­meno li­te­ra­rio, os­ci­lan va­rios nom­bres, los más im­por­tan­tes y que con­ver­gen en la ma­yo­ría de las lis­tas de quie­nes han ana­li­za­do el he­cho se en­cuen­tran: Ga­briel Gar­cía Már­quez, Ju­lio Cortázar, Ma­rio Var­gas Llo­sa y Car­los Fuentes. Sin em­bar­go, de es­ta lis­ta en­tran y salen, se­gún el au­tor quien los ca­ta­lo­gue, otros nom­bres: Jo­sé Do­no­so, Juan Car­los Onet­ti, Joao Gui­ma­raes y pocas ve­ces Au­gus­to Roa Bas­tos (He­rre­ra, 1989, p.34). Se­gún He­rre­ra (1989), el cam­bio más con­si­de­ra­ble que trae la nue­va no­ve­la la­ti­noa­me­ri­ca­na es: “la con­cep­ción de la obra li­te­ra­ria co­mo ar­ti­fi­cio” (p.9), don­de el au­tor aban­do­na la in­ten­ción de de­jar un men­sa­je es­pe­cí­fi­co con su obra e inicia la preo­cu­pa­ción por el pro­duc­to li­te­ra­rio per se, la real preo­cu­pa­ción por la téc­ni­ca y el len­gua­je crea­ti­vo. Tam­bién la sus­ti­tu­ción de lo ra­cio­nal por lo irra­cio­nal o má­gi­co (He­rre­ra, 1989, p.10).

Exis­ten va­rios an­te­ce­den­tes que abren el ca­mino a los au­to­res de la nue­va no­ve­la. Des­de nues­tro pun­to de vista, uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes fue la in­fluen­cia de otros au­to­res ame­ri­ca­nos a las nue­vas le­tras, es­cri­to­res con un de­sa­rro­llo pre­vio, co­mo el ca­so de Bor­ges, que apor­ta­ron una di­rec­ción cla­ra a la li­te­ra­tu­ra del con­ti­nen­te. Bor­ges, a pe­sar de no ser no­ve­lis­ta, si­tua­ción que le ad­vino fuer­tes críticas, fue una pie­za fun­da­men­tal en el cam­bio ra­di­cal de la óp­ti­ca na­rra­ti­va ame­ri­ca­na. Con sus tex­tos, Bor­ges pro­pu­so: “una fic­ción que acep­te de­li­be­ra­da y ex­plí­ci­ta­men­te su ca­rác­ter de fic­ción, de ar­ti­fi­cio ver­bal. Es de­cir, una li­te­ra­tu­ra que se atre­va a ser li­te­ra­tu­ra” (Rodríguez, 2013, p.11), as­pec­to que pri­ma en la na­rra­ti­va del “Boom”. Otro es­cri­tor que se pue­de lla­mar an­te­ce­sor im­por­tan­te del fe­nó­meno en cues­tión fue Ale­jo Car­pen­tier. Pro­mi­nen­te y cul­to no­ve­lis­ta cu­bano, co­no­ci­do y leí­do en Es­pa­ña, quien apor­ta­ra con su na­rra­ti­va el ma­ne­jo de lo que él mis­mo lla­mó “lo real ma­ra­vi­llo­so”, ele­men­to pu­ra­men­te ame­ri­cano que in­ten­ta­ba di­ri­gir las le­tras a la bús­que­da de una iden­ti­dad, el mis­mo Car­pen­tier re­fe­ri­ría: “te­nía la os­cu­ra in­ten­ción de que mi obra se iba a desa­rro­llar aquí, que iba a ser pro­fun­da­men­te ame­ri­ca­na” (Aran­go, 1978, p.319). Es­te nue­vo ele­men­to pro­pio de la cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, arrai­ga­da a sus an­te­pa­sa­dos, se­rá lue­go ex­plo­ta­do y mol­dea­do por al­gu­nos au­to­res fun­da­men­ta­les del “Boom” co­mo Ga­briel Gar­cía Már­quez.

El fe­nó­meno de “Boom” se vio in­vo­lu­cra­do en he­chos que le sir­vie­ron de im­pul­so y co­la­bo­ra­ron con la di­fu­sión ma­si­va de es­tas obras. Aun­que la pa­la­bra “Boom” es un an­gli­cis­mo que se re­fie­re a un fe­nó­meno eco­nó­mi­co y “es un tér­mino téc­ni­co uti­li­za­do en la ter­mi­no­lo­gía del mer­ca­deo mo­derno norteamericano” (He­rre­ra, 1989, p.17), de­fi­ni­ti­va­men­te no po­de­mos li­mi­tar la gran­de­za del ma­yor hi­to de las le­tras his­pa­noa­me­ri­ca­nas al au­ge de dis­tri­bu­ción, mer­ca­deo y economía; sin em­bar­go, tam­po­co po­de­mos ne­gar que fue­ron un

em­pu­je po­si­ti­vo pa­ra el mis­mo. Co­mo bien ex­po­ne He­rre­ra (1989), otros he­chos igual­men­te im­por­tan­tes, con­si­de­ra­dos co­mo cau­sas in­me­dia­tas sir­vie­ron de con­tex­to al “Boom” y co­la­bo­ra­ron con su au­ge. Es­tos he­chos es­pe­cí­fi­cos fue­ron: La apa­ri­ción de un nue­vo lec­tor en Amé­ri­ca Latina, la re­vo­lu­ción cul­tu­ral ge­ne­ra­da a par­tir de la Re­vo­lu­ción cu­ba­na, pues de­bi­do al blo­queo mun­dial, Cu­ba se po­si­cio­nó es­tra­té­gi­ca­men­te co­mo cen­tro de la cul­tu­ra de Amé­ri­ca Latina. A es­to po­de­mos agre­gar que los au­to­res del “Boom” coin­ci­dían en el apo­yo de la Re­vo­lu­ción y co­mul­ga­ban con sus ra­zo­nes. La po­lí­ti­ca es­pa­ño­la del li­bro: el apo­yo edi­to­rial de Es­pa­ña a la no­ve­la la­ti­noa­me­ri­ca­na con­vir­tió la re­vo­lu­ción cul­tu­ral cu­ba­na en un “Boom” in­dus­trial. Los con­cur­sos y los pre­mios, en su ma­yo­ría es­pa­ño­les y fi­nal­men­te, la ma­yor di­fu­sión de re­vis­tas (He­rre­ra, 1989, p.28-31). A es­to po­de­mos agre­gar to­do el tra­ba­jo crí­ti­co he­cho en­ton­ces, ya fue­se a fa­vor o en con­tra del fe­nó­meno, pe­ro que en sín­te­sis lo men­cio­na­ba y lo ha­cía ver co­mo un he­cho im­por­tan­te de la épo­ca. Co­mo to­do fe­nó­meno li­te­ra­rio y del ar­te en ge­ne­ral, el “Boom” no es­tu­vo ajeno a las cir­cuns­tan­cias que vi­vió el mun­do. To­do he­cho tras­cen­den­tal po­see unos an­te­ce­den­tes, maes­tros que abrie­ron el ca­mino de la crea­ti­vi­dad y un con­tex­to pro­pi­cio, sin em­bar­go, lo real y pal­pa­ble que hi­zo del “Boom” una co­rrien­te li­te­ra­ria per­du­ra­ble has­ta nues­tros tiem­pos, fue la ca­li­dad y la crea­ti­vi­dad ex­plí­ci­ta y úni­ca, has­ta en­ton­ces nun­ca vista, de los es­cri­to­res que lo con­for­ma­ron. La preo­cu­pa­ción por el he­cho li­te­ra­rio y el de­seo im­pla­ca­ble de ha­cer una li­te­ra­tu­ra pro­mi­nen­te fue lo que en reali­dad abrió las puer­tas de los co­lo­res ame­ri­ca­nos ha­cia el mun­do. El “Boom” y sus au­to­res fue­ron ge­ne­ran­do en ba­se a su la­bor crea­ti­va y me­dian­te un pro­duc­to car­ga­do de sen­si­bi­li­dad, in­clu­so un cam­bio en la men­ta­li­dad del mun­do hispano y es­pe­cí­fi­ca­men­te en la so­cie­dad es­pa­ño­la, quien fue fi­nal­men­te quien im­pul­sa­ra el he­cho en su as­pec­to co­mer­cial. Los es­cri­to­res del “Boom” fue­ron con­si­de­ra­dos: “agen­tes del cam­bio his­tó­ri­co de la men­ta­li­dad y la sen­si­bi­li­dad del es­pa­ñol me­dio y des­de lue­go de sus me­dios cul­tos” (Gar­cía, 2004, p.49), to­do es­to lo­gra­do en ba­se a la ex­ce­len­cia de la obra y la ve­ne­ra­ción y el cui­da­do ex­tre­mo de la pa­la­bra. La amis­tad en­tre los mis­mos y los be­ne­fi­cios de la re­vo­lu­ción so­cial, men­tal y eco­nó­mi­ca que los cir­cun­da­ba fue­ron as­pec­tos de ayu­da in­dis­cu­ti­bles, pe­ro el he­cho de que aún hoy en día sean ellos, los au­to­res del “Boom”, los más leí­dos, la ma­yor in­fluen­cia a se­guir en las sub­si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes, quie­re de­jar di­cho que no fue un he­cho pa­sa­je­ro o un fe­nó­meno sim­ple­men­te pu­bli­ci­ta­rio co­mo fue in­ten­ta­do de­ni­grar. Do­no­so ba­sa su re­fle­xión acer­ca del “Boom” so­bre es­ta pre­mi­sa, so­lo la ca­li­dad y la más pu­ra crea­ti­vi­dad pue­de con­for­mar­se co­mo le­ga­do que pre­va­le­ce a tra­vés el tiem­po. Dis­tin­tos rui­dos y re­mo­li­nos cir­cun­da­ron el fe­nó­meno de la nue­va no­ve­la ame­ri­ca­na, pe­ro fue­ra de es­to, fue la apa­ri­ción de un gru­po de no­ve­las de ca­li­dad ex­tre­ma, es­cri­tas to­das den­tro de un mar­gen de tiem­po lo que vino a lle­nar el va­cío que po­bla­ba la li­te­ra­tu­ra ame­ri­ca­na del mo­men­to. (Do­no­so, 1998, p.1). El tiem­po es siem­pre el en­car­ga­do de es­cla­re­cer las co­sas. El tér­mino “Boom” no ne­ce­sa­ria­men­te oca­sio­ne hoy en día el ma­les­tar que in­ten­tó pro­vo­car en las le­tras de la épo­ca, ha pa­sa­do a ser un nom­bre don­de to­do lo ne­ga­ti­vo ha que­da­do re­za­ga­do y pre­va­le­ce lo im­por­tan­te, lo pri­mor­dial, que es la gran­de­za vi­va de su reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.