tu­ris­mo

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - pOr: NICOLLE RE­YES zoNAEs­tE@LIs­tIN­DIA­rIo.CoM.Do

¿ Al­gu­na vez has so­ña­do con to­mar una sies­ta en el ba­ti­mó­vil? ¡Aho­ra pue­des ha­cer ese sue­ño reali­dad! De he­cho, has­ta pue­des dor­mir en la ca­sa del Hob­bit, o en el fon­do del mar, si así lo pre­fie­res. A ni­vel mun­dial, la nue­va ten­den­cia en los ho­te­les son los ma­ra­vi­llo­sos ho­te­les te­má­ti­cos que te ha­rán vi­vir la ex­pe­rien­cia de un hués­ped des­de otra pers­pec­ti­va. Che­quea el top 7 de los me­jo­res ho­te­les te­má­ti­cos: Ho­tel Bo­ca Ju­niors. Tan­to los aman­tes del fút­bol e hin­chas de es­te equi­po, co­mo aque­llos que quie­ran dis­fru­tar de la vi­ven­cia de una pa­sión, pue­den go­zar de es­te ho­tel que con­me­mo­ra lo que un ver­da­de­ro fa­ná­ti­co sien­te cuan­do le ha­blan del club que le lle­na el co­ra­zón. “Azul y oro” son los co­lo­res que pre­va­le­cen en es­te alo­ja­mien­to, así co­mo tam­bién los de­ta­lles que re­cuer­dan los mo­men­tos glo­rio­sos del club. Con una ex­ce­len­te ubi­ca­ción, es­te ho­tel ofre­ce a sus hués­pe­des al­gu­nos ser­vi­cios co­mo vi­si­tas guia­das al es­ta­dio, así co­mo tam­bién en­tra­das a par­ti­dos y en­tre­na­mien­tos. V8 HO­TEL

La pa­sión por los au­tos es el te­ma cen­tral de es­te ho­tel te­má­ti­co ale­mán, si­tua­do en pleno cen­tro de Bö­blin­gen. Pa­ra aque­llos que quie­ran vi­vir ex­pe­rien­cias dis­tin­tas, po­drán dor­mir en ha­bi­ta­cio­nes que re­crean una es­ta­ción de ser­vi­cio de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta, un la­va­de­ro o un ta­ller. Tam­bién cuen­ta con res­tau­ran­tes y lo­ca­les te­má­ti­cos es­pe­cia­les pa­ra los fa­ná­ti­cos del mo­tor. Pe­ro la pa­sión no que­da sim­ple­men­te en los de­ta­lles o la de­co­ra­ción, quie­nes se alo­jen en el V8 Ho­tel po­drán dis­fru­tar de una ex­ten­sa ex­po­si­ción de vehícu­los de to­das las épo­cas y es­ti­los. LEGOLANDHOTEL Pa­ra que los más chi­cos tam­bién pue­dan dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de dor­mir en un ho­tel te­má­ti­co, Le­go di­se­ñó un alo­ja­mien­to pen­san­do pa­ra ellos. El mis­mo cuen­ta con fi­gu­ras he­chas de blo­ques gi­gan­tes, co­mo por ejem­plo una familia de dra­go­nes. Las ha­bi­ta­cio­nes tam­bién se di­vi­den por te­mas: hay pi­ra­tas, reinos, aven­tu­ras, en­tre otras. Ade­más, los pe­que­ños es­ta­rán en­tre­te­ni­dos des­de el mo­men­to en que en­tran a la ha­bi­ta­ción, gra­cias a una ac­ti­vi­dad de “bús­que­da del te­so­ro”, con pis­tas al­re­de­dor del cuar­to, que le da­rán la cla­ve pa­ra abrir un co­fre con un te­so­ro es­con­di­do.

ABAS­TO PLA­ZA HO­TEL

El tan­go es el gran atrac­ti­vo tu­rís­ti­co de Bue­nos Ai­res. Su me­lan­co­lía, la se­duc­ción, su melodía y su re­la­to vi­vien­te de una Ar­gen­ti­na de otra épo­ca, es lo que sue­le cap­tar la aten­ción de tu­ris­tas de to­do el mun­do. Pa­ra los que bus­can en­ten­der en ma­yor de­ta­lle la mís­ti­ca que ro­dea a la mú­si­ca por­te­ña, el Abas­to Pla­za Ho­tel es una muy bue­na op­ción. Des­de la de­co­ra­ción, es­ti­lo art dé­co de los años 20 y 30, has­ta los nom­bres de los sa­lo­nes y las sui­tes, to­do re­mi­te a la dé­ca­da do­ra­da del tan­go. Por lo ge­ne­ral, a las 20 hs. se dic­tan cla­ses dia­rias de bai­le –sin car­go pa­ra los hués­pe­des–, y los jue­ves se rea­li­za una ex­hi­bi­ción en el res­tau­ran­te del ho­tel. Ade­más, el alo­ja­mien­to tam­bién cuen­ta con una ga­le­ría de ar­te con pin­tu­ras de Ro­ber­to Vol­ta, que cap­ta co­mo na­die la esen­cia tan­gue­ra.

UNA EX­PE­RIEN­CIA IM­PO­SI­BLE DE OL­VI­DAR.

Hard Days Night. Es­te ho­tel, ubi­ca­do en Li­ver­pool, a me­tros de The Ca­vern Club, es­tá pen­sa­do de pies a ca­be­za pa­ra los fa­ná­ti­cos de The Beatles. El alo­ja­mien­to de 4 es­tre­llas cuen­ta con 110 ha­bi­ta­cio­nes y fue de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Ar­qui­tec­tó­ni­co. Con el ob­je­ti­vo de ofre­cer una es­ta­día de lu­jo, Hard Days Night re­ci­be tan­to a fa­ná­ti­cos de The Beatles co­mo a aque­llos tu­ris­tas que quie­ran vi­vir en car­ne la fie­bre de los “fab four”. HO­TEL CAN SLEEP (DI­NA­MAR­CA) Con­si­de­ra­do uno de los ho­te­les más ex­tra­ños y po­co con­ven­cio­na­les, su es­truc­tu­ra se con­for­ma de dis­tin­tas la­tas de cer­ve­za de 3.80 me­tros de al­tu­ra que se di­vi­de en dos pi­sos; en la plan­ta ba­ja se en­cuen­tra un mini bar re­ple­to de cer­ve­za y en la par­te de arri­ba una ca­ma do­ble re­don­da y una ven­ta­na des­de la cual se pue­den ob­ser­var las es­tre­llas. Es­te ho­tel so­lo abre du­ran­te la ce­le­bra­ción del fes­ti­val de mú­si­ca “Smuk­fest”, por lo que las ha­bi­ta­cio­nes se entregan a los hués­pe­des me­dian­te un sor­teo. Ho­tel de are­na (Dor­set, In­gla­te­rra). Se ne­ce­si­ta­ron mil to­ne­la­das de are­na y un equi­po de cua­tro es­cul­to­res que tra­ba­ja­ron 14 ho­ras dia­rias pa­ra cons­truir el pri­mer ho­tel del mun­do de are­na. Es­te lu­gar fue cons­trui­do pa­ra ce­le­brar las cons­tan­tes vi­si­tas de los tu­ris­tas a las cos­tas bri­tá­ni­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.