pa­la­bras, dis­cur­so y si­len­cio

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO - POR: LU­CI­VEL ÁVI­LA Es­pe­cia­lis­ta en co­mu­ni­ca­ción so­cial, em­pre­sa­rial y po­lí­ti­ca lu­ci­vel.avi­la@gmail.com / @slu­ci­ve­la­vi­la zonaes­te@lis­tin­dia­rio.com.do

Las re­la­cio­nes con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son delicadas. Bien sa­bi­das son su im­por­tan­cia e in­fluen­cia, por tan­to, ese tra­to con los pe­rio­dis­tas ha de ser in­te­li­gen­te, opor­tuno y sin­ce­ro. Cuan­do no es así, las or­ga­ni­za­cio­nes co­me­ten, en­tre otros, los si­guien­tes erro­res: Pri­me­ro: ati­bo­rrar de re­ga­los a los pe­rio­dis­tas. En ge­ne­ral, ellos no se de­jan com­prar, amén de que los re­ga­los es­tén a la or­den del día. Es ha­bi­tual ha­cer­se ami­go de ellos a cam­bio de cier­tos “fa­vo­res”. Los de­ta­lles en es­pe­cie les gus­tan, co­mo a cual­quier otro pro­fe­sio­nal, pe­ro es pre­ci­so te­ner cui­da­do.

Los pe­rio­dis­tas tien­den a ser des­con­fia­dos y, con ex­cep­cio­nes, un ge­ne­ro­so pre­sen­te no con­quis­ta­rá su neu­tra­li­dad ni ecua­ni­mi­dad. Por ejem­plo, se pue­de ga­ran­ti­zar co­ber­tu­ra de un even­to, pe­ro no lo que se di­fun­di­rá, o lo­grar una en­tre­vis­ta mas no sa­ber el cues­tio­na­rio que se desa­rro­lla­rá. Otro asun­to es ve­ri­fi­car si en el tiem­po se po­drán man­te­ner esas en­tre­gas de ob­se­quios, ya que si des­apa­re­cen se pu­die­ra per­ci­bir una cri­sis o re­pen­ti­na ta­ca­ñe­ría. Es vi­tal ac­tuar con mo­de­ra­ción pa­ra que el re­ga­lo no en­som­brez­ca lo que real­men­te in­tere­sa: co­mu­ni­car los as­pec­tos po­si­ti­vos de ac­cio­nes im­por­tan­tes.

Se­gun­do: con­vo­car con 15 días de an­ti­ci­pa­ción. El tra­ba­jo me­diá­ti­co no per­mi­te de­ma­sia­da planificación, pues se de­be a la ac­tua­li­dad. Bas­ta con que se con­vo­quen unos tres días an­tes; si se so­bre­pa­sa es­te tiem­po es muy pro­ba­ble que el pe­rio­dis­ta ol­vi­de la ci­ta. Otro fac­tor a con­si­de­rar es la ra­pi­dez con que cam­bian los te­mas en el ta­pe­te y los personajes y or­ga­ni­za­cio­nes pro­ta­go­nis­tas, pues­to que un su­ce­so nue­vo, co­mo una rue­da de pren­sa con­vo­ca­da a la mis­ma ho­ra, im­pli­ca que al­go viejo de­ber ser re­du­ci­do o eliminado. Es de­cir, mien­tras más se apro­xi­me la con­vo­ca­to­ria de me­dios al día del even­to, me­jor. De es­te mo­do se tie­ne más tiem­po pa­ra atra­sar­la si se con­si­de­ra que la com­pe­ten­cia de te­mas o even­tos es im­ba­ti­ble.

Ter­ce­ro: ha­cer rue­das de pren­sa de dos ho­ras. La es­truc­tu­ra tí­pi­ca de es­te ti­po de ac­ti­vi­dad es sim­ple: una me­sa o un atril, un mo­de­ra­dor y el por­ta­voz; cuan­do es ne­ce­sa­rio tam­bién un téc­ni­co pa­ra acla­rar al­go. La ca­pa­ci­dad de sín­te­sis en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción se va­lo­ra mu­cho. Es acon­se­ja­ble ce­ñir­se a un so­lo men­sa­je y apo­yar­se en imá­ge­nes, si apor­tan mu­cho. De cin­co a diez mi­nu­tos de­ben ser su­fi­cien­tes pa­ra ex­pre­sar­se y lue­go dar pa­so a las in­quie­tu­des de los pe­rio­dis­tas, pa­ra lo cual, con an­ti­ci­pa­ción, se han re­vi­sa­do po­si­bles res­pues­tas a preguntas bá­si­cas que pu­die­ran sur­gir. Se re­co­mien­da pre­pa­rar men­sa­jes cla­ves pa­ra ca­da te­ma cir­cun­dan­te. El por­ta­voz de­be pre­pa­rar su ex­po­si­ción, ser sen­ci­llo y bre­ve.

Cuar­to: de­cir “sí” a un me­dio des­co­no­cien­do qué se ga­na o pier­de. Al mo­men­to de con­ce­der una en­tre­vis­ta u ofre­cer una rue­da de pren­sa, es pe­ren­to­rio pre­gun­tar­se: ¿Pa­ra qué? ¿Qué be­ne­fi­cio se ob­ten­drá? ¿Hay al­go in­tere­san­te pa­ra de­cir? ¿El mo­men­to es opor­tuno pa­ra ex­po­ner pú­bli­ca­men­te? An­tes de ir con in­se­gu­ri­dad acer­ca de las opor­tu­ni­da­des de una com­pa­re­cen­cia, me­jor es abs­te­ner­se. No se re­co­mien­da com­pro­me­ter­se sin que el por­ta­voz o di­rec­tor de co­mu­ni­ca­ción ase­gu­re es­tos “ca­bos”.

Quin­to: mal ad­mi­nis­trar las ex­clu­si­vas. Una co­sa es con­ce­der en­tre­vis­tas en ex­clu­si­va o fil­trar in­for­ma­cio­nes a un me­dio, y otra di­fe­ren­te es ex­cluir a uno en par­ti­cu­lar de las con­vo­ca­to­rias por ene­mis­tad, des­con­fian­za o ren­cor. Con las fil­tra­cio­nes se lo­gra más ex­ten­sión en la co­ber­tu­ra de la in­for­ma­ción, si es lo su­fi­cien­te­men­te im­por­tan­te y si ade­más hay cier­ta com­pli­ci­dad en­tre la fuen­te de la in­for­ma­ción y quien la trans­mi­te.

La ge­ne­ra­li­dad des­cri­be más o me­nos un tra­to de: “te lo cuento so­lo a ti, pe­ro a cam­bio tú tra­tas ex­ten­sa­men­te el asun­to”. Pe­ro es un ar­ma de do­ble fi­lo, ya que des­vin­cu­la a los de­más me­dios de la his­to­ria, por sen­tir­la aje­na. En ese or­den, se co­rre el ries­go de que fi­nal­men­te el me­dio no pu­bli­que to­do cuan­to se desea­ba y, al que­rer que otros di­fun­dan la in­for­ma­ción des­pués pa­ra “re­lle­nar”, es­tos no es­ta­rán in­tere­sa­dos. Lo me­jor es no abu­sar de las ex­clu­si­vas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.