ME­NO­RES DE 16 AñOS NO PO­DRíAN UTI­LI­ZAR WHAT­SAPP

Zona E - - TECNOLOGIA - TEX­TO y FO­TOS: FUEN­TE EX­TER­NA

What­sApp es­ta­ría pla­nean­do ac­tua­li­zar sus tér­mi­nos de uso de ca­ra a la en­tra­da en vi­gen­cia de la nue­va le­gis­la­ción de la Unión Eu­ro­pea de pro­tec­ción de da­tos. Di­cha me­di­da, que re­gi­rá a par­tir del 25 de ma­yo, pre­vé san­cio­nes más se­ve­ras y ex­tien­de la res­pon­sa­bi­li­dad de mal uso a las em­pre­sas sub­si­dia­rias que usan di­rec­ta­men­te los da­tos de las re­des so­cia­les Pre­ci­sa­men­te, en­tre las nue­vas nor­mas que con­tem­pla la le­gis­la­ción se en­cuen­tra la po­si­bi­li­dad de or­de­nar­le a las com­pa­ñías de ser­vi­cio a exi­gir un mí­ni­mo de 16 años a sus usua­rios. En ese sen­ti­do, to­do in­di­ca que What­sApp bus­ca “blin­dar­se” y es­ta­ble­cer una nue­va re­gla de uso: me­no­res de 16 años no po­drán uti­li­zar la apli­ca­ción de men­sa­je­ría. Así lo re­ve­ló WABe­taIn­fo, un si­tio web que pu­bli­ca las no­ve­da­des que trae­rá el ser­vi­cio de men­sa­je­ría.

TWIT­TER CHINO BLO­QUEA CON­TE­NI­DO GAY

Wei­bo, la pla­ta­for­ma de mi­cro­blog­ging en Chi­na, anun­ció la prohi­bi­ción de con­te­ni­do gay y de con­te­ni­do vio­len­to en la pla­ta­for­ma. Du­ran­te una cam­pa­ña de “lim­pie­za” de tres me­ses, se eli­mi­na­rán fo­tos, ca­ri­ca­tu­ras y men­sa­jes de tex­to que sean ca­li­fi­ca­dos co­mo “ile­ga­les” por la red.

El anun­cio del vier­nes se pro­du­jo en me­dio de una res­tric­ción ca­da vez ma­yor del con­te­ni­do en las pla­ta­for­mas de re­des so­cia­les. Los lí­de­res de Chi­na bus­can re­for­zar su con­trol so­bre la es­ce­na cul­tu­ral po­pu­lar enor­me y di­ver­sa en­tre los jó­ve­nes del país. Wei­bo anun­ció el cam­bio a tra­vés de su cuen­ta ofi­cial. Di­jo que la ac­ción apun­ta a cum­plir con la nue­va ley de se­gu­ri­dad ci­ber­né­ti­ca de Chi­na, en la que se exi­ge una es­tric­ta vi­gi­lan­cia de da­tos. La pu­bli­ca­ción re­ci­bió más de 24,000 co­men­ta­rios de res­pues­ta. Ade­más, fue en­via­da más de 110,000 ve­ces y mo­ti­vó a al­gu­nos usua­rios a pro­tes­tar con­tra la de­ci­sión usan­do la eti­que­ta #Iam­gay. “Soy gay y es­toy or­gu­llo­so, in­clu­so si me de­rro­tan, ¡hay de­ce­nas de mi­llo­nes co­mo yo!”, di­jo un jo­ven en una pu­bli­ca­ción con el iden­ti­fi­ca­dor “ru wan xiong xiong xiong xiong”. Al­gu­nas de las pu­bli­ca­cio­nes de protesta fue­ron blo­quea­das rá­pi­da­men­te por la pla­ta­for­ma. Des­pués del blo­queo, la pla­ta­for­ma mos­tró que su eli­mi­na­ción era por­que te­nían “con­te­ni­do ile­gal”. Aun­que la ho­mo­se­xua­li­dad no es ile­gal en Chi­na, ac­ti­vis­tas de­nun­cian que las ac­ti­tu­des con­ser­va­do­ras de al­gu­nas par­tes de la so­cie­dad han pro­vo­ca­do res­tric­cio­nes ocasionales del go­bierno. Has­ta el mo­men­to, Wei­bo ha eli­mi­na­do 56.243 pie­zas de con­te­ni­do, ha ce­rra­do 108 cuen­tas de usua­rio y eli­mi­na­do 62 te­má­ti­cas que con­si­de­ra que han vio­la­do sus es­tán­da­res.

SIN­GA­PUR PRO­BA­Rá TEC­NO­LO­GíA DE RE­CO­NO­CI­MIEN­TO FA­CIAL EN POS­TES DE LUZ

Más de 100.000 pos­tes de luz con cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia se­rán des­ple­ga­dos en Sin­ga­pur. El sis­te­ma ha­ce par­te del pro­yec­to ‘Lamp­post as a Plat­form’ (LaaP) y em­pe­za­ría a fun­cio­nar en 2019. El ob­je­ti­vo se­ría ayu­dar a las au­to­ri­da­des a re­co­no­cer las caras en­tre las mul­ti­tu­des y aumentar la se­gu­ri­dad.

El plan pa­ra ins­ta­lar las cá­ma­ras, que se vin­cu­la­rá con un soft­wa­re de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, es­tá au­men­tan­do los te­mo­res a la pri­va­ci­dad en­tre los ex­per­tos en se­gu­ri­dad y los gru­pos de de­re­chos. El go­bierno di­jo que el sis­te­ma le per­mi­ti­ría “rea­li­zar aná­li­sis de ma­sas” y apo­yar ope­ra­cio­nes an­ti­te­rro­ris­tas. “Co­mo par­te del en­sa­yo LaaP, es­ta­mos pro­ban­do va­rios ti­pos de sen­so­res en las fa­ro­las, in­clui­das cá­ma­ras que pue­den ad­mi­tir ca­pa­ci­da­des de re­co­no­ci­mien­to fa­cial de back-end”, di­jo un por­ta­voz de Go­vTech, la agen­cia del go­bierno de Sin­ga­pur a car­go del pro­yec­to pi­lo­to, en un co­mu­ni­ca­do. “Es­tas ca­pa­ci­da­des pue­den ser uti­li­za­das pa­ra rea­li­zar aná­li­sis de ma­sas y apo­yar las in­ves­ti­ga­cio­nes en ca­so de un in­ci­den­te te­rro­ris­ta”. Aun­que las re­des de vi­deo­vi­gi­lan­cia son co­mu­nes en ciu­da­des co­mo Lon­dres o Nue­va York, pa­ra Ian Wil­son, pro­fe­sor de se­gu­ri­dad en la Uni­ver­si­dad Mur­doch de Aus­tra­lia, el ca­so de Sin­ga­pur es di­fe­ren­te. Wil­son cree que po­dría in­vo­lu­crar una am­plia tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, que se ha con­ver­ti­do en un lu­gar co­mún en ciu­da­des chi­nas co­mo Bei­jing y Shang­hai. Adam Sch­wartz, abo­ga­do prin­ci­pal del gru­po de de­re­chos ba­sa­do en los EE. UU. Elec­tro­nic Fron­tier Foun­da­tion, ins­tó a Sin­ga­pur y otros go­bier­nos a no adop­tar tec­no­lo­gía de vi­gi­lan­cia de re­co­no­ci­mien­to fa­cial, en res­pues­ta a una so­li­ci­tud de co­men­ta­rios de Reuters. Di­jo que le preo­cu­pa de que esa tec­no­lo­gía pue­da ser re­cha­za­da por los opo­si­to­res po­lí­ti­cos o uti­li­za­da pa­ra fre­nar la li­ber­tad de ex­pre­sión al di­sua­dir las pro­tes­tas pa­cí­fi­cas. La tec­no­lo­gía de re­co­no­ci­mien­to fa­cial ge­ne­ral­men­te per­mi­te que las au­to­ri­da­des re­la­cio­nen las per­so­nas re­co­gi­das en las cá­ma­ras con las de las ba­ses de da­tos. El úni­co par­ti­do de la opo­si­ción de Sin­ga­pur en el par­la­men­to, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, se ne­gó a ha­cer co­men­ta­rios. Pe­ro al­gu­nos al­tos fun­cio­na­rios del go­bierno de Sin­ga­pur mi­ni­mi­za­ron las preo­cu­pa­cio­nes so­bre la pri­va­ci­dad. El pri­mer mi­nis­tro Lee Hsien Loong di­jo la se­ma­na pa­sa­da el pro­yec­to es par­te de un plan más am­plio de “Na­ción In­te­li­gen­te”y que te­nía co­mo ob­je­ti­vo me­jo­rar las vidas de las per­so­nas. Ase­gu­ró que no que­ría que se hi­cie­ra de una ma­ne­ra “que es au­to­ri­ta­ria, lo cual es in­tru­si­vo, lo que no es éti­co”. El­por­ta­voz­deGo­vTech­di­jo:“La­ne­ce­si­dad­de­pro­te­ger­los da­tos per­so­na­les y pre­ser­var la pri­va­ci­dad son con­si­de­ra­cio­nes cla­ve en la im­ple­men­ta­ción téc­ni­ca del pro­yec­to”. Se­gún Go­vtech, ade­más de im­ple­men­tar el re­co­no­ci­mien­to ma­si­vo, el go­bierno es­pe­ra usar otros sen­so­res en los pos­tes de luz pa­ra lo­grar mo­ni­to­rear la ca­li­dad del ai­re y los ni­ve­les de agua, con­tar scoo­ters eléc­tri­cos en lu­ga­res pú­bli­cos y re­co­lec­tar da­tos de trán­si­to que ayu­den en la pla­ni­fi­ca­ción ur­ba­na y de trans­por­te. Aun­que no se di­jo cuán­tas fa­ro­las se usa­rán en el pro­yec­to pi­lo­to ini­cial. Pe­ro un ex je­fe del ser­vi­cio ci­vil de Sin­ga­pur, Pe­ter Ong, di­jo el año pa­sa­do que el país tie­ne co­mo ob­je­ti­vo lle­var la red de sen­so­res a 110.000 fa­ro­las de luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.