21 SE­MA­NAS DE VI­DA

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Hoy mi hi­ja cum­ple 21 se­ma­nas y lo ce­le­bra­mos con una fie­bre li­ge­ra, pe­ro la mis­ma can­ti­dad de ener­gía de siem­pre. Qué bo­ni­to es ver­la cre­cer, así in­clu­so cuan­do qui­sie­ra des­apa­re­cer por unos mi­nu­tos con tal de no es­cu­char­la llo­rar tan­to, y es que ten­go la la­bor más bo­ni­ta del mun­do y me preo­cu­pa so­bre­ma­ne­ra dis­fru­tar con ella ca­da es­pa­cio li­bre de mi día. En­tien­do que, co­mo a cual­quier otra ma­dre, in­clu­so cuan­do el can­san­cio del día azo­ta los áni­mos de am­bos –pa­dre y ma­dre– la pe­que­ña de la ca­sa siem­pre ter­mi­na sa­cán­do­nos una son­ri­sa por­que, co­mo to­da ma­dre di­ría, ten­go la ni­ña más ocu­rren­te y lin­da del uni­ver­so. ¿Y no es el uni­ver­so de ca­da uno el que cuen­ta?

A las 21 se­ma­nas de vi­da, he apren­di­do el ar­te de la pa­cien­cia y la ig­no­ran­cia. Sien­do la pri­me­ra

mi sal­va­vi­das en mo­men­tos fue­ra de con­trol y la se­gun­da a ig­no­rar com­por­ta­mien­tos que no me gus­tan de ella con la es­pe­ran­za de que los ol­vi­de al ver que na­die reac­cio­na an­te ellos. Una vez una ami­ga con hi­jos me re­co­men­dó es­to úl­ti­mo; pues bien, es cier­to que lo úni­co que bus­can los ni­ños a es­ta edad tan com­pli­ca­da es atención y reac­cio­nes. Sin ir­me más le­jos, lle­gan­do a ca­sa pa­ra co­mer ha­ce unos días, en­con­tra­mos a la pe­que­ña fren­te a la te­le­vi­sión vien­do su show fa­vo­ri­to y, al dar­le a uno de los bo­to­nes del man­do, se qui­tó. No tar­dó una mi­lé­si­ma de se­gun­do en acer­car­se a no­so­tros pa­ra cri­ti­car lo que ha­bía pa­sa­do y ter­mi­nar el be­rrin­che con una de esas pa­la­bras que to­dos los adul­tos, en un mo­men­to de des­pis­te, he­mos usa­do de­lan­te de nues­tros hi­jos. Con to­da la sin­ce­ri­dad del mun­do, am­bos nos reí­mos de su im­pro­pe­rio -pri­mer error ga­rra­fal- pa­ra qué ha­bre­mos he­cho eso… Aho­ra es un chis­te pa­ra ella y lo usa cuan­do de­be, que es lo que más nos sor­pren­de. Ex­plo­rar con ellos el mun­do es un via­je úni­co que, y me re­pi­to de­ma­sia­do, co­mo to­da ma­dre ha di­cho al­gu­na vez “lo sa­brás cuan­do ten­gas tus pro­pios hi­jos”, pues ¿có­mo le ex­pli­cas a una per­so­na sin hi­jos lo que sig­ni­fi­ca el tu­yo pa­ra ti? No exis­ten pa­la­bras en el dic­cio­na­rio. Te ha­cen cre­cer to­dos los días un po­co más y te ha­cen ol­vi­dar­te con el pa­so del tiem­po. Se­gun­do error ga­rra­fal. Ha­ce no más de una se­ma­na me to­pé en las re­des so­cia­les con un artículo que

re­za­ba “Tus hi­jos

no de­be­rías ser el miem­bro más im­por­tan­te de tu fa­mi­lia” en in­glés y de­cía, en re­su­men, que he­mos per­di­do nues­tro pro­pio rol den­tro de la fa­mi­lia al en­sal­zar a nues­tros hi­jos por en­ci­ma de no­so­tros mis­mos, de­jan­do el res­pe­to de la fi­gu­ra adul­ta en un se­gun­do plano y crian­do fu­tu­ras per­so­nas aje­nas a la (lla­mé­mos­lo así) je­rar­quía so­cial. El artículo, es­cri­to por John Ro­se­mond, se­guía ex­pli­cán­do­se al es­cri­bir que es­to no se tra­du­ce en que­rer­los me­nos o de­jar de preo­cu­par­nos por ellos, to­do lo con­tra­rio, sig­ni­fi­ca es­tar a su la­do y en­se­ñar­les cuál es su lu­gar en ca­sa y en el mun­do y abrir­le las po­si­bi­li­da­des de ha­cer aque­llo que sue­ñen siem­pre con los pies un po­co so­bre la tie­rra. Es­te no di­fie­re de otras mu­chas fuen­tes con­sul­ta­das en las que re­su­men el pa­so por el mun­do de las úl­ti­mas ge­ne­ra­cio­nes que han si­do mar­ca­das por un hi­to en la his­to­ria. Al leer so­bre el te­ma y su im­pac­to en la cien­cia de la so­cio­lo­gía, las per­so­nas he­mos cre­ci­do a lo lar­go de las úl­ti­mas 4 dé­ca­das aje­nas al mie­do que nues­tros an­te­pa­sa­dos su­frie­ron a ni­vel in­ter­na­cio­nal. A me­di­da que la si­tua­ción glo­bal me­jo­ra­ba, cre­cía la con­fian­za en los nú­cleos fa­mi­lia­res que alen­ta­ban a sus hi­jos a so­ñar en gran­de, has­ta lle­gar a una ge­ne­ra­ción que ha ido muy le­jos en sus metas y la com­pe­ti­ti­vi­dad del mer­ca­do ha ate­rri­za­do sus sue­ños. Ale­ján­do­nos to­tal­men­te del pe­si­mis­mo, lo ideal di­cho por mu­chos es criar a nues­tros hi­jos, de­ján­do­les sa­ber que pue­den lo­grar lo que se pro­pon­gan sin es­con­der­les del fra­ca­so, por­que de es­te se apren­de más que de erro­res aje­nos o anéc­do­tas te­ñi­das de se­pia. Los ni­ños que si­gan sién­do­lo así has­ta cuan­do ten­gan a los su­yos pro­pios, pues ya hay de­ma­sia­dos adul­tos va­gan­do por el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.