LOS PIOJOS: LA PLA­GA IN­VEN­CI­BLE

Zona E - - ZONA VARIEDAD REPORTAJE -

¿ Có­mo com­ba­tir es­ta nue­va ge­ne­ra­ción de pa­rá­si­tos y no in­to­xi­car­se en el in­ten­to? Aho­ra mis­mo hay más piojos que en cual­quier mo­men­to de nues­tra his­to­ria re­cien­te y son más fuer­tes que nun­ca. Jun­to al res­fria­do co­mún, es una de las en­fer­me­da­des más con­ta­gio­sas. En Es­ta­dos Uni­dos, el Cen­tro de Pre­ven­ción y Con­trol de En­fer­me­da­des (CDC) ha­bla de 6 a 12 mi­llo­nes de per­so­nas in­fec­ta­das al año por piojos en la ca­be­za. La in­fec­ción por es­tos pa­rá­si­tos es más co­mún en ni­ños en­tre 5 y 12 años y en mu­je­res, sin im­por­tar cla­se so­cial. Aun­que ca­da vez sea más di­fí­cil com­ba­tir­los, sí se pue­de ga­nar la ba­ta­lla, so­lo hay que sa­ber có­mo.

Lo pri­me­ro es co­no­cer al enemi­go.

¿Qué hay en una nue­va ge­ne­ra­ción de su­per­pio­jos? Más di­fí­ci­les de ani­qui­lar no es so­lo una im­pre­sión, tie­ne una ba­se cien­tí­fi­ca. De acuer­do a un es­tu­dio rea­li­za­do en el 2004 por la Glo­bal Health As­so­cia­tes de Mia­mi, ex­pli­ca que “co­mo to­dos los se­res vi­vos, los piojos han su­fri­do mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas que han he­cho que se con­vier­tan en es­pe­cí­me­nes más fuer­tes y re­sis­ten­te a los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les”.

¿Por qué se han he­cho más re­sis­ten­tes?

Al igual que con las bac­te­rias, que se hi­cie­ron re­sis­ten­tes a los an­ti­bió­ti­cos por su uso in­ne­ce­sa­rio, los piojos mu­ta­ron an­te la ex­ce­si­va uti­li­za­ción de quí­mi­cos en los tra­ta­mien­tos pa­ra eli­mi­nar­los. Es­tos pa­ra­si­tos, que por suer­te so­lo cau­san pi­ca­zón y no en­fer­me­da­des, fue­ron mo­di­fi­can­do su ADN pa­ra evi­tar que es­tos quí­mi­cos tu­vie­sen efec­tos so­bre ellos, tal co­mo hi­cie­ron las bac­te­rias en el ca­so de los an­ti­bió­ti­cos.

¿Y CÓ­MO ACA­BA­MOS CON ELLOS? PRE­VEN­CIÓN

Pa­ra pre­ve­nir, es ne­ce­sa­rio una re­vi­sión pe­rió­di­ca del pe­lo, es­pe­cial­men­te de los ni­ños, y más aún cuan­do exis­ten aler­tas, por ejem­plo, por par­te del cen­tro edu­ca­ti­vo. Cuan­do no se ha re­ci­bi­do con fre­cuen­cia y de pron­to un día los piojos pa­re­cen ha­ber es­ta­ble­ci­do su ba­se de ope­ra­cio­nes en la ca­be­za de su hi­jo o hi­ja, la pri­me­ra ten­ta­ción es cor­tar el pe­lo, te­ñir­lo, des­ri­zar­los y eli­mi­nar así la mi­tad de los piojos, pa­ra em­pe­zar. NO ha­ce fal­ta to­mar me­di­das tan drás­ti­cas, y sa­be­mos que son muy re­sis­ten­tes. Le ad­ver­ti­mos que los re­me­dios ca­se­ros que pro­li­fe­ran en los chats de What­sApp e in­ter­net

no eli­mi­na­rán el pro­ble­ma.

Es ha­bi­tual que cuan­do les pre­gun­tas a los otros pa­dres del co­le­gio, sus hi­jos nun­ca ha­yan te­ni­do piojos. Pues bien, es cier­to que hay ca­be­llos más pro­pen­sos a esos pa­rá­si­tos. “Un pH po­co áci­do del cue­ro ca­be­llu­do fa­vo­re­ce la ni­da­ción, de he­cho, has­ta los 12 años de edad el pH de la piel es más bien al­ca­lino. En el adul­to ya es áci­do y es­to con­lle­va una me­nor pro­pa­ga­ción de los piojos”.

Otra cu­rio­si­dad: pa­re­ce que los in­sec­tos tam­bién son se­lec­ti­vos con ca­be­llo, de mo­do que la in­fes­ta­ción es me­nos ha­bi­tual en­tre per­so­nas de ra­za ne­gra que en otros gru­pos ra­cia­les por la for­ma y el gro­sor del ta­llo de su pe­lo, se­gún in­for­ma el Cen­ter for Di­sea­ses, Con­trol and Pre­ven­tion (CDC) de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que lo que más pre­dis­po­ne a co­ger piojos es el há­bi­to de jun­tar las ca­be­zas y te­ner el pe­lo lar­go. Tan­to es así, que pa­re­ce que ha ha­bi­do un au­men­to de con­ta­gios en­tre ado­les­cen­tes de­bi­do al há­bi­to de los “sel­fies”.

ANIQUILARLOS

Exis­ten un mon­tón de lo­cio­nes “cre­mas y cham­pús”, pas­ti­llas, que sue­len ser efec­ti­vos si se em­plean co­rrec­ta­men­te, pe­ro la ma­yo­ría de es­tos pre­pa­ra­dos no ase­gu­ran la muer­te de las lien­dres (hue­vos), son pro­duc­tos quí­mi­cos, por lo tan­to son tó­xi­cos, no se pue­den usar en ni­ños pe­que­ños, ni em­ba­ra­za­das y tie­nen mu­chas con­tra­in­di­ca­cio­nes, ade­más nin­guno de es­tos sis­te­mas es­tá exen­to de te­ner que ha­cer ex­trac­ción ma­nual.

NUES­TRAS SUGERENCIAS: TRA­TA­MIEN­TO NO QUÍ­MI­CO 100% NA­TU­RAL.

Lo pri­me­ro que te­ne­mos que ha­cer es ar­mar­nos de mu­cha pa­cien­cia y se­guir los si­guien­tes pa­sos: •Usa­re­mos el acei­te de co­co en la ca­be­za por unos 10 mi­nu­tos, es­to fa­ci­li­ta el des­pren­di­mien­to de piojos, nin­fas y lien­dres.

•Se­gun­do, usar nues­tro me­jor alia­do en es­te pro­ce­so: es el pei­ne sa­ca piojos o len­dre­ra. Es un pei­ne es­pe­cial pa­ra re­ti­rar piojos y lien­dres del ca­be­llo con lo que es po­si­ble arras­trar a los in­sec­tos me­chón a me­chón. Ap­to pa­ra to­do ti­po de pe­lo, se re­co­mien­da su uso dia­rio ya que no afec­ta el cue­ro ca­be­llu­do ni la sa­lud del ni­ño.

•La in­fes­ta­ción con piojos pue­de re­apa­re­cer fá­cil­men­te. Re­vi­se la ca­be­za, ore­jas y cue­llo de sus hi­jos pe­rió­di­ca­men­te pa­ra evi­tar que se pro­pa­guen en la fa­mi­lia.

•Es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos el con­trol de los piojos en nues­tra co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.