LUIS VI­LLA­NUE­VA,

“Po­si­ti­vo, así de­seo que me re­cuer­den mis hi­jos”

Zona E - - DE PORTADA -

Es­te ti­po de en­tre­vis­tas siem­pre son bue­nas y agra­da­bles de ha­cer, y más cuan­do él o la pro­ta­go­nis­ta, son per­so­nas per­se­ve­ran­tes, cen­tra­das, exi­to­sos, pe­ro so­bre to­do y es­ta es la cua­li­dad que más ad­mi­ré de Luis Vi­lla­nue­va, buen ami­go y mu­cho me­jor, pa­dre. A pe­sar de su cor­ta edad, Luis es uno de los “Real Es­ta­te agents” más re­co­no­ci­dos del es­te y to­do es­to lo ha­ce en per­fec­to ba­lan­ce con su vi­da pri­va­da, de­di­cán­do­le el tiem­po ne­ce­sa­rio a su fa­mi­lia. Los in­vi­to a que lo co­noz­ca­mos un po­co más de cer­ca.

ZO­NA ES­TE: ¿Có­mo lle­ga a la zo­na es­te del país?

LUIS VI­LLA­NUE­VA: En el año 2007 re­ci­bí una vi­si­ta en mi ofi­ci­na de un ami­go y an­ti­guo com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, Luis Mi­go­ya, don­de me ofre­cía ser par­te de un ex­clu­si­vo equi­po de ven­tas que es­ta­ba for­man­do pa­ra ven­der bie­nes raí­ces ex­clu­si­va­men­te pa­ra Pun­ta­ca­na Re­sort & Club. Des­pués de va­rios días de re­fle­xión y con­sul­tar­lo con mi fa­mi­lia, to­mé una de las me­jo­res de­ci­sio­nes de mi vi­da. Acep­tar y venir a vi­vir a Pun­ta Ca­na me cam­bió por com­ple­to.

Z. E.: ¿Por qué in­cur­sio­nar en el mun­do de los bie­nes raí­ces?

L.V.: Me mo­ti­vó mu­cho el ven­der se­gun­das ca­sas a ex­tran­je­ros que vie­nen de va­ca­cio­nes al país, me pa­re­ció un re­to muy in­tere­san­te.

Z.E.: ¿Có­mo ha cam­bia­do el mer­ca­do en los úl­ti­mos años?

L.V.: El mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio den­tro de Pun­ta­ca­na Re­sort & Club ha evo­lu­cio­na­do muy po­si­ti­vo en los úl­ti­mos años, ya que el clien­te no le to­ma mu­cho tiem­po co­no­cer el re­sort y to­dos sus be­ne­fi­cios. Sa­be que su in­ver­sión es­ta­rá se­gu­ra y que so­mos una co­mu­ni­dad en­fo­ca­da a la fa­mi­lia y ba­ja en den­si­dad, que es un plus que po­cos tie­nen.

Z.E.: ¿Qué es lo que más dis­fru­ta de su tra­ba­jo y lo que me­nos dis­fru­ta?

L.V.: De mi tra­ba­jo hay po­cas co­sas que no dis­fru­to, je­je. El am­bien­te de tra­ba­jo es úni­co, co­noz­co per­so­nas nue­vas de to­do el mun­do a dia­rio. ¿Qué más se pue­de pe­dir?

Z.E.: ¿Có­mo le cam­bió la vi­da al con­ver­tir­se en pa­dre?

L.V.: El cam­bio fue ra­di­cal, pa­ra bien cla­ro. Co­men­zó una nue­va eta­pa con un en­fo­que di­fe­ren­te pen­san­do más en el fu­tu­ro.

Z.E.: ¿Qué ad­mi­ra de ca­da uno de sus hi­jos?

L.V.: Luis Fe­li­pe es to­do un per­so­na­je ja­ja. Es un ni­ño obe­dien­te y su­ma­men­te ca­ri­ño­so, eso es lo que más ad­mi­ro de él. Leo­nor Ma­ría, tie­ne sie­te me­ses, pe­ro lo que más ad­mi­ro es que duer­me la no­che com­ple­ta ya.

Z.E.: ¿Cuál es el le­ga­do que le gus­ta­ría de­jar­le a sus ni­ños?

L.V.: Es­toy ha­cien­do to­do lo po­si­ble por de­jar­le el mis­mo le­ga­do que me fue de­ja­do a mí por mis pa­dres. Res­pe­to, ho­nes­ti­dad y so­bre to­do res­pon­sa­bi­li­dad.

Z.E.: ¿Có­mo le gus­ta­ría que sus hi­jos le re­cuer­den?

L.V.: Siem­pre po­si­ti­vo.

Z.E.: ¿Có­mo ha­ce el equi­li­brio per­fec­to pa­ra cum­plir no so­lo con sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les, sino tam­bién pa­ra es­tar ahí pa­ra sus hi­jos?

L.V.: Es un po­co com­pli­ca­do, ya que es­te es un tra­ba­jo de sie­te días a la se­ma­na y sin ho­ras, pe­ro sí se lo­gra. Tra­to de de­di­car­le to­do el tiem­po po­si­ble cuan­do es­toy en la ca­sa.

Z.E.: ¿Qué sig­ni­fi­ca su es­po­sa pa­ra us­ted?

L.V.: Paula es mi equi­li­brio, ya que me apo­ya en to­do lo que ha­go.

Z.E.: ¿Qué es lo que más ad­mi­ra de ella?

L.V.: Su de­di­ca­ción y es­fuer­zo a to­do lo que se pro­po­ne.

Z.E.: ¿Qué men­sa­je pue­de dar­le a los pa­dres

jó­ve­nes que lo es­tán le­yen­do?

L.V.: Man­te­ner­se en­fo­ca­dos en sus me­tas y no per­der los va­lo­res fun­da­men­ta­les an­te sus hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.