Man­to de Go­zo

Zona E - - FRESCAS -

Me mi­ró fi­ja­men­te mien­tras me de­cía sa­tis­fe­cha: sé que ha­ce un tiem­po te di­je que es­ta­ba igual que Ja­cob, que no que­ría con­sue­lo, “pe­ro de re­pen­te se fue mi lu­to y to­do cam­bió”. Con esas pa­la­bras ini­cio una in­tere­san­te con­ver­sa­ción con al­guien a quien la vi­da la ha­bía tra­ta­do con exa­ge­ra­da hos­ti­li­dad.

Ha­ce un tiem­po su úni­co hi­jo ca­yó aba­ti­do víc­ti­ma de la de­lin­cuen­cia. Es­to la su­mer­gió en una gra­dual y te­rri­ble de­pre­sión. Co­mo con­se­cuen­cia de su amar­gu­ra, su es­po­so bus­có al­ter­na­ti­vas, pro­vo­can­do con es­to que ella ex­pe­ri­men­ta­ra una nue­va pér­di­da.

El te­ma no es la de­pre­sión, ni la de­lin­cuen­cia, ni si­quie­ra pre­ten­do abor­dar un te­ma mo­ral y so­cio-re­li­gio­so co­mo la in­fi­de­li­dad, ni la par­te éti­ca del even­to, co­mo si es­tu­vo mal o no que la de­ja­ra. Mi asun­to es ha­blar­te del cam­bio que se pro­du­ce al en­con­trar­se con Cris­to. Ella me na­rra de su en­cuen­tro con Je­sús. Su vi­da fue trans­for­ma­da. él cam­bió la de­pre­sión por go­zo.

El Ja­cob que ella men­cio­na es un prós­pe­ro pa­dre de doce hi­jos, dos de los cua­les eran hi­jos de su es­po­sa Ra­quel a quien tu­vo que pre­sen­ciar mo­rir de par­to de­jan­do a Jo­sé y al re­cién na­ci­do Ben­ja­mín en una cruel or­fan­dad. La Bi­blia lo des­cri­be con de­ta­lles. Son reali­da­des de la vi­da. Mo­men­tos du­ros y di­fí­ci­les que hay que en­fren­tar. Ja­cob, con su do­lor de la viu­dez re­pen­ti­na, asu­mió el nue­vo re­to. Tal vez la or­fan­dad de los dos me­no­res lo hi­zo ape­gar­se mu­cho a ellos, pe­ro sin im­por­tar el mo­ti­vo de su ape­go, ha­bía una ver­dad: los otros diez lle­ga­ron a odiar tan­to al que se lla­ma­ba Jo­sé, que se atre­vie­ron a ven­der­lo, to­ma­ron su tú­ni­ca y la ti­ñe­ron con san­gre de un ani­mal y se la lle­va­ron a su pa­dre, ha­cién­do­le creer que una fie­ra lo de­vo­ró.

Ja­cob, cons­ter­na­do, llo­ro. Y co­mo ha­ce­mos mu­chos de no­so­tros, le dio cur­so a su ima­gi­na­ción, es­ta­ble­cien­do esos pen­sa­mien­tos co­mo he­chos reales. Lo pri­me­ro, cre­yó que «una ma­la fie­ra se lo ma­tó»; se­gun­do, rehu­só ser con­so­la­do; ter­ce­ro, de­ter­mi­nó lle­gar a la tum­ba con su lu­to, y lo gran­de del ca­so es que su hi­jo no es­ta­ba muer­to.

A ve­ces ocu­rre así, que llo­ra­mos y nos de­pri­mi­mos por si­tua­cio­nes que en la reali­dad son más pe­que­ñas que co­mo la vi­sua­li­zó nues­tra men­te. Lo do­lo­ro­so aquí es que hu­bo días en los que Jo­sé es­ta­ba or­ga­ni­zan­do los al­ma­ce­nes en Egip­to, y allá en la car­pa su po­bre pa­dre en­vuel­to en ci­li­cio, con man­to de lu­to... llo­ran­do sin con­sue­lo a un vi­vo.

¿En qué se con­vier­te al­guien que se nie­ga a ser con­so­la­do? En una per­so­na muy di­fí­cil de con­vi­vir. En oca­sio­nes le da­ñan la vi­da a los que los ro­dean. Son per­so­nas que se le­van­tan y se acues­tan con la mis­ma tris­te­za. Hie­ren cons­tan­te­men­te por­que sus co­ra­zo­nes es­tán he­ri­dos. No dis­fru­tan lo que tie­nen por cau­sa de lo que no tie­nen, y lo que es peor, nie­gan con su ac­ti­tud la efi­ca­cia del po­der trans­for­ma­dor de Dios.

Con es­to no quie­ro res­tar­le im­por­tan­cia a tu do­lor. Dios me li­bre de mi­ni­mi­zar por es­ta vía aque­llo que tri­tu­ra tu co­ra­zón, lo que de­seo es ha­cer­te par­tí­ci­pe de es­ta bue­na no­ti­cia que pre­sen­ta Isaías 61, que Je­sús, el hi­jo de Dios, vino al mun­do pa­ra des­ha­cer to­da obra del mal, y él pue­de y quie­re abrir esas cel­das que te apri­sio­nan, pue­de ven­dar tus he­ri­das, y po­ner so­bre ti una cu­bier­ta de ale­gría.

Sí, leís­te bien. Di­je ale­gría. Dios quie­re en­trar a tu co­ra­zón, dar­te una vi­da nue­va, po­ner­le chis­pa a tus es­pa­cios abu­rri­dos, re­mo­ver las ce­ni­zas, ti­po de los ma­los even­tos del pa­sa­do y po­ner glo­ria en su lu­gar. él desea ver­te son­reír; en se­rio, es tan cier­to que ha emi­ti­do una or­den de que se cam­bie tu es­pí­ri­tu an­gus­tia­do por man­to de ale­gría.

So­lo atre­ver­te a con­fiar en él. Si le en­tre­gas tu vie­ja vi­da car­ga­da de pe­sa­res y lu­to, él te da­rá una nue­va, li­bre, fe­liz, con nue­va ro­pa, bri­llan­te, re­ci­bien­do en abun­dan­cia del go­zo de Jeho­vá que for­ta­le­ce.

¿Te di­go al­go? Yo lo pro­bé, por al­gún tiem­po tran­si­té por la vi­da ves­ti­da de lu­to, fo­rra­di­ta de amar­gu­ras y de­pre­sión, pe­ro me al­can­zó Je­sús y su amor me vis­tió con ese man­to de go­zo que te ofrez­co hoy.w

Y a pro­pó­si­to de go­zo, quie­ro ma­ni­fes­tar el mío por­que es­ta­mos de fies­ta. Us­te­des han per­mi­ti­do que por 13 años “Zo­na E” sea par­te de sus vi­das. Gra­cias por es­tos años de fi­de­li­dad a la re­vis­ta y por con­fiar en nues­tros pro­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.