EL VIA­JE­RO BLEISURE

Zona E - - TURISMO DESDE MI SILLA -

Es­ta­mos vi­vien­do a mi­llón por se­gun­do y eso se es­tá vien­do re­fle­ja­do en nues­tra vi­da co­ti­dia­na, en la for­ma en que vi­vi­mos, tra­ba­ja­mos, des­can­sa­mos, pe­ro, so­bre to­do, va­ca­cio­na­mos. Si nos po­ne­mos a pen­sar cuán­tas ve­ces al año te­ne­mos el tiem­po de va­ca­cio­nar sin te­ner que de­jar de la­do co­sas por ha­cer de ca­rác­ter pri­mor­dial, nos da­re­mos cuen­ta que las opor­tu­ni­da­des a ve­ces se ago­tan, ya sea por los ho­ra­rios de tra­ba­jo, la dis­tan­cia del des­tino que que­re­mos vi­si­tar o las ne­ce­si­da­des que ten­ga­mos co­mo tu­ris­tas o via­je­ros.

El via­je­ro bleisure es el que úl­ti­ma­men­te es­tá te­nien­do to­das las opor­tu­ni­da­des de ha­cer lo que al que es pri­me­ro tra­ba­ja­dor y lue­go via­je­ro, le cues­ta tan­to. Con el bleisure, tér­mino que pro­ce­de de la con­trac­ción de bu­si­ness y lei­su­re, los via­jes de ne­go­cios se ex­tien­den pa­ra con­ver­tir­se en via­jes de ocio, así co­mo en aprovechar los tiem­pos muer­tos en­tre reunio­nes pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des. No son po­cas las per­so­nas que apues­tan por ha­cer bleisure. El in­for­me High-Va­lue City Tou­rism, ela­bo­ra­do por el IE Bu­si­ness School, en co­la­bo­ra­ción con Mas­ter­card, con­clu­ye que más de la mi­tad de quie­nes via­jan por tra­ba­jo or­ga­ni­zan el des­pla­za­mien­to pen­san­do en aña­dir al­gún día pa­ra ha­cer tu­ris­mo. Ade­más, el 67 % de esos via­je­ros re­co­no­cen que dis­fru­tan de tiem­po li­bre cuan­do acu­den a una ciu­dad por mo­ti­vos la­bo­ra­les.

Por su par­te, otro es­tu­dio de Boo­king.com for Bu­si­ness con­fir­ma las ci­fras po­si­ti­vas. Por ejem­plo, en Es­pa­ña, un 55 % de los via­je­ros es­tán con­ten­tos con sus des­pla­za­mien­tos cor­po­ra­ti­vos, has­ta el pun­to de que ca­si un 30 % de ellos es­ta­ría dis­pues­to a acep­tar un sa­la­rio me­nor si ello im­pli­ca­ra via­jar más.

Se­gún el I Ba­ró­me­tro Tu­rís­ti­co de Brain Trust, los hom­bres son más pro­pen­sos que las mu­je­res a alar­gar su es­tan­cia. La ma­yo­ría op­tan por que­dar­se so­los. Sin em­bar­go, los pri­me­ros pre­fie­ren, ade­más, com­par­tir esos días de tu­ris­mo con los com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, mien­tras que las mu­je­res sue­len ha­cer­lo con la fa­mi­lia. Unas mo­di­fi­ca­cio­nes en el via­je que acos­tum­bran a con­fir­mar­se en el úl­ti­mo mo­men­to.

Aun­que en to­do mo­men­to la prio­ri­dad de es­tos via­jes son los ne­go­cios, los via­je­ros de em­pre­sas es­pe­ran de sus agencias de via­jes o tra­vel

ma­na­gers una ofer­ta per­so­na­li­za­da y adap­ta­da a sus ne­ce­si­da­des des­de el mo­men­to en el que efec­túan sus re­ser­vas. Por tan­to, la me­jor op­ción en cuan­to a es­te per­fil es ofre­cer­le packs, en lu­gar de ex­tras una vez co­men­za­da la es­tan­cia. Di­cha ne­ce­si­dad de per­so­na­li­za­ción tam­bién pro­ce­de de la fle­xi­bi­li­dad li­mi­ta­da y los pa­rá­me­tros de via­je prees­ta­ble­ci­dos con los que cuen­tan.

Si eres de los via­je­ros que no ne­ce­si­tan una agen­cia de via­jes o no eres un clien­te re­cu­rren­te, tam­bién apli­ca pa­ra ti. Pro­gra­mar tu via­je en­tre ne­go­cio y ocio de aho­ra en ade­lan­te ya no se­rá tan di­fí­cil. Pa­ra es­to te de­jo va­rios con­se­jos a la ho­ra de pla­ni­fi­car tu Bleisure Trip.

Pla­ni­fi­ca: Des­de que ten­gas fe­cha y ho­ra de reu­nión, co­mien­za a pla­ni­fi­car qué ti­po de trans­por­te uti­li­za­rás (ca­rro, avión o bar­co), el tiem­po que te to­ma­rá lle­gar a tu des­tino (ho­ras o días) y si co­no­ces dón­de vas.

Prio­ri­za: Lue­go de te­ner los pun­tos re­sal­ta­dos an­te­rior­men­te, prio­ri­za tus de­be­res, pues al­go que de­bes te­ner pre­sen­te es que el mo­ti­vo prin­ci­pal de tu via­je es por ne­go­cio, pe­ro vas a sa­car mo­men­tos pa­ra el ocio.

In­ves­ti­ga: Si vas a un des­tino en el cual nun­ca ha­bías es­ta­do con an­te­rio­ri­dad, bus­ca un ma­pa del lu­gar fí­si­co o des­de las apps del ce­lu­lar y fa­mi­liarí­za­te. Pre­fe­ren­cias: De­pen­dien­do tus pre­fe­ren­cias a la ho­ra del ocio, uti­li­za he­rra­mien­tas co­mo Tri­pAd­vi­sor o Airbnb que tie­nen sec­cio­nes pa­ra que el via­je­ro pue­da ele­gir qué quie­re ha­cer, des­de el alo­ja­mien­to has­ta res­tau­ran­tes, ba­res, dis­co­te­cas, mu­seos, cen­tros co­mer­cia­les, etc.

Ho­ra­rios: Des­de que eli­jas en qué quie­res pa­sar tus mo­men­tos de ocio, no ol­vi­des cua­drar ho­ra­rios y dis­tan­cias. Lo pre­fe­ri­ble es que las reunio­nes que­den re­la­ti­va­men­te cer­ca de los lu­ga­res a los que va­yas a vi­si­tar, o vi­ce­ver­sa, pa­ra evi­tar cual­quier pér­di­da de tiem­po o im­pre­vis­to.

Dis­fru­tar: ES VI­TAL QUE TEN­GAS PEN­DIEN­TE TO­DO LO AN­TE­RIOR PA­RA QUE ES­TA SAL­GA SO­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.