CÁN­CER DE MA­MA

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

El Mes de Sen­si­bi­li­za­ción so­bre el Cán­cer de Ma­ma, que se ce­le­bra en to­do el mun­do ca­da mes de oc­tu­bre, con­tri­bu­ye a au­men­tar la aten­ción y el apo­yo pres­ta­dos a la sen­si­bi­li­za­ción, la de­tec­ción pre­coz, el tra­ta­mien­to y los cui­da­dos pa­lia­ti­vos.

Ca­da año se pro­du­cen 1,38 mi­llo­nes de nue­vos ca­sos y 458 000 muer­tes por cán­cer de ma­ma (IARC Glo­bo­can, 2008). El cán­cer de ma­ma es, de le­jos, el más fre­cuen­te en las mu­je­res, tan­to en los paí­ses desa­rro­lla­dos co­mo en los paí­ses en desa­rro­llo. En los paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dios, su in­ci­den­cia ha au­men­ta­do cons­tan­te­men­te en los úl­ti­mos años de­bi­do al au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da y de la ur­ba­ni­za­ción, así co­mo a la adop­ción de mo­dos de vi­da oc­ci­den­ta­les. Los co­no­ci­mien­tos ac­tua­les so­bre las cau­sas del cán­cer de ma­ma son in­su­fi­cien­tes, por lo que la de­tec­ción pre­coz si­gue sien­do la pie­dra an­gu­lar de la lu­cha con­tra es­ta en­fer­me­dad. Cuan­do se de­tec­ta pre­coz­men­te, se es­ta­ble­ce un diag­nós­ti­co ade­cua­do y se dis­po­ne de tra­ta­mien­to, las po­si­bi­li­da­des de cu­ra­ción son ele­va­das. En cam­bio, cuan­do se de­tec­ta tar­día­men­te es ra­ro que se pue­da ofre­cer un tra­ta­mien­to cu­ra­ti­vo. En ta­les ca­sos son ne­ce­sa­rios cui­da­dos pa­lia­ti­vos pa­ra mi­ti­gar el su­fri­mien­to del pa­cien­te y sus fa­mi­lia­res. La ma­yo­ría de las muer­tes (269 000) se pro­du­cen en los paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dios, don­de la ma­yo­ría de las mu­je­res con cán­cer de ma­ma se diag­nos­ti­can en es­ta­dios avan­za­dos, de­bi­do a la fal­ta de sen­si­bi­li­za­ción so­bre la de­tec­ción pre­coz y los obs­tácu­los al ac­ce­so a los ser­vi­cios de sa­lud. El ca­so de Ma­ría (véa­se más ade­lan­te) ilus­tra es­ta si­tua­ción dra­má­ti­ca que afec­ta a mi­les de mu­je­res en en­tor­nos con es­ca­sos re­cur­sos, pe­ro que se pue­de cam­biar si se im­plan­tan pro­gra­mas de sa­lud pú­bli­ca ade­cua­dos. La OMS fo­men­ta los pro­gra­mas in­te­gra­les de lu­cha con­tra el cán­cer de ma­ma co­mo par­te de los pla­nes de lu­cha con­tra el cán­cer. Las es­tra­te­gias re­co­men­da­das de de­tec­ción pre­coz pa­ra los paí­ses de in­gre­sos ba­jos y me­dios son el co­no­ci­mien­to de los sig­nos y sín­to­mas ini­cia­les y la de­mos­tra­ción de có­mo se rea­li­za la au­to­ex­plo­ra­ción de la ma­ma. Los pro­gra­mas de de­tec­ción ma­mo­grá­fi­ca son muy ca­ros y so­lo re­sul­tan via­bles en paí­ses con una bue­na in­fra­es­truc­tu­ra sa­ni­ta­ria que se pue­dan cos­tear pro­gra­mas a lar­go pla­zo. ¿Pue­de pre­ve­nir­se un cán­cer de ma­ma? El cán­cer de ma­ma no se pue­de pre­ve­nir, sin em­bar­go, es­tu­dios re­cien­tes pa­re­cen de­mos­trar que el ries­go de pa­de­cer cán­cer de ma­ma se pue­de re­du­cir rea­li­zan­do ejer­ci­cio fí­si­co de for­ma re­gu­lar (al me­nos 4 ho­ras a la se­ma­na), evi­tan­do el so­bre­pe­so y la obe­si­dad tras la menopausia y el con­su­mo re­gu­lar de al­cohol.

Ade­más, se ha po­di­do de­mos­trar me­dian­te es­tu­dios epi­de­mio­ló­gi­cos, que el uso de tra­ta­mien­tos hor­mo­na­les sus­ti­tu­ti­vos du­ran­te la menopausia se aso­cia a un in­cre­men­to del ries­go de pa­de­cer cán­cer de ma­ma. El des­cen­so de nú­me­ro de mu­je­res que re­ci­ben es­te ti­po de tra­ta­mien­tos sus­ti­tu­ti­vos ha coin­ci­di­do con un des­cen­so pro­por­cio­nal en el nú­me­ro de ca­sos nue­vos de cán­cer de ma­ma. Por tan­to: Evi­te el tra­ta­mien­to hor­mo­nal sus­ti­tu­ti­vo tras la menopausia.

Si exis­te una his­to­ria fa­mi­liar de cán­cer de ma­ma, es con­ve­nien­te que se pi­da Con­se­jo Ge­né­ti­co, que per­mi­ti­rá de­ter­mi­nar si se aso­cia con una mu­ta­ción ge­né­ti­ca (BRAC1, BRAC2). En mu­je­res con ries­go muy ele­va­do de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma, exis­ten va­rias op­cio­nes te­ra­péu­ti­cas. La pa­cien­te, jun­to con su mé­di­co de­be va­lo­rar las ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes de ca­da una de ellas y de­ci­dir qué op­ción es la más ade­cua­da.

Las po­si­bi­li­da­des te­ra­péu­ti­cas son las re­vi­sio­nes fre­cuen­tes, la mas­tec­to­mía pro­fi­lác­ti­ca y la qui­mio­pre­ven­ción.

¿Qué es el Con­se­jo Ge­né­ti­co?

Se ha­bla de Con­se­jo Ge­né­ti­co al es­tu­dio del pa­trón ge­né­ti­co de un pa­cien­te con un tu­mor, en es­te ca­so cán­cer de ma­ma. En pri­mer lu­gar se rea­li­za una his­to­ria fa­mi­liar pa­ra co­no­cer el nú­me­ro de fa­mi­lia­res afec­ta­dos, la edad en la que fue­ron diag­nos­ti­ca­dos del tu­mor ma­ligno y el gra­do de co­san­gui­nei­dad.

Es po­si­ble co­no­cer al­gu­nas al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas que pue­dan exis­tir en fa­mi­lia­res cer­ca­nos, es­tu­dián­do­las en cé­lu­las de san­gre pe­ri­fé­ri­ca. Con ello se pue­de sa­ber si una per­so­na es por­ta­do­ra de mu­ta­cio­nes en al­gu­nos ge­nes, co­mo los BRCA-1 y BRCA-2, re­la­cio­na­dos con el cán­cer de ma­ma, cán­cer de ova­rio y otros.

Con­se­jos prác­ti­cos

La on­co­lo­gía mé­di­ca es­tá im­pul­san­do y pro­mo­vien­do la for­ma­ción y fun­cio­na­mien­to de Uni­da­des de Con­se­jo Ge­né­ti­co y los ser­vi­cios de in­for­ma­ción pa­ra pa­cien­tes y fa­mi­lia­res afec­ta­dos por una mu­ta­ción del gen BRCA.

En es­tas Uni­da­des de Con­se­jo Ge­né­ti­co se de­ter­mi­nan los pro­gra­mas de se­gui­mien­to más ade­cua­dos pa­ra ca­da pa­cien­te. Se ofre­cen con­se­jos in­di­vi­dua­li­za­dos so­bre có­mo mo­di­fi­car los fac­to­res de ries­go que pue­dan in­fluir en el ries­go de cán­cer de ma­ma (tra­ta­mien­to an­ti­con­cep­ti­vo, em­ba­ra­zo, etc.), có­mo rea­li­zar un diag­nós­ti­co pre­coz y apo­yo en la to­ma de de­ci­sio­nes pre­ven­ti­vas qui­rúr­gi­cas, co­mo mas­tec­to­mía u oo­fo­rec­to­mía o far­ma­co­ló­gi­cas.

Ca­da tu­mor tie­ne unos fac­to­res de ries­go co­no­ci­dos y que pue­den ser di­fe­ren­tes unos de otros.

Te­ner un fac­tor de ries­go, o va­rios, no sig­ni­fi­ca que va­ya a apa­re­cer la en­fer­me­dad. Ade­más, mu­chas mu­je­res que tie­nen cán­cer de ma­ma no tie­nen fac­to­res de ries­go apa­ren­te o co­no­ci­do. Po­seer un ries­go ma­yor pa­ra el cán­cer de ma­ma no im­pli­ca la cer­te­za de que se va­ya a pa­de­cer la en­fer­me­dad en al­gún mo­men­to de la vi­da, so­lo in­di­ca cier­ta pre­dis­po­si­ción. Se han iden­ti­fi­ca­do una se­rie de fac­to­res que pue­den au­men­tar el ries­go de desa­rro­llar un cán­cer de ma­ma a lo lar­go de la vi­da. Al­gu­nos fac­to­res son más im­por­tan­tes que otros y pue­den va­riar con el tiem­po. En el 50% de los ca­sos, no se ob­ser­va nin­gún fac­tor de ries­go.

LA IM­POR­TAN­CIA DE LA MA­MO­GRA­FÍA

Es pro­ba­ble que la ma­mo­gra­fía sea la he­rra­mien­ta más im­por­tan­te que tie­nen los mé­di­cos no so­lo pa­ra de­tec­tar el cán­cer de ma­ma, sino tam­bién pa­ra diag­nos­ti­car, eva­luar y lle­var un se­gui­mien­to de las per­so­nas que han pa­de­ci­do es­ta en­fer­me­dad. La ma­mo­gra­fía es una fo­to­gra­fía ra­dio­grá­fi­ca de la ma­ma, y es un es­tu­dio se­gu­ro y bas­tan­te pre­ci­so. Es­ta téc­ni­ca se ha uti­li­za­do du­ran­te 40 años apro­xi­ma­da­men­te.

Las ma­mo­gra­fías de de­tec­ción sue­len efec­tuar­se to­dos los años pa­ra con­tro­lar si las ma­mas pre­sen­tan in­di­cios tem­pra­nos de la en­fer­me­dad. Las ma­mo­gra­fías de diag­nós­ti­co di­fie­ren de las ma­mo­gra­fías de de­tec­ción en que bus­can ob­te­ner más in­for­ma­ción so­bre una o va­rias zo­nas es­pe­cí­fi­cas de in­te­rés, ge­ne­ral­men­te, de­bi­do a una ma­mo­gra­fía de de­tec­ción que in­di­ca una ano­ma­lía o a un bul­to sos­pe­cho­so. Las ma­mo­gra­fías de diag­nós­ti­co to­man más imá­ge­nes que las ma­mo­gra­fías de de­tec­ción. El téc­ni­co en ma­mo­gra­fías y el ra­dió­lo­go de­ben coor­di­nar y to­mar las imá­ge­nes que tu mé­di­co ne­ce­si­ta pa­ra tra­tar el ca­so. Es po­si­ble que el téc­ni­co de­ba am­pliar una zo­na sos­pe­cho­sa pa­ra ge­ne­rar una ima­gen más de­ta­lla­da que per­mi­ta al mé­di­co es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.