EN POR­TA­DA

Zona E - - EDITORIAL | CONTENIDO -

So­lo en sep­tiem­bre de es­te año, el Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co del Es­te (IOE) re­ci­bió ocho nue­vas pa­cien­tes, las que fue­ron diag­nos­ti­ca­das con cán­cer de ma­ma. To­das, re­si­den en la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia.

La in­for­ma­ción fue ofre­ci­da por la doc­to­ra Clau­dia de los San­tos Batlle, di­rec­to­ra del IOE, una jo­ven ins­ti­tu­ción que des­de ha­ce po­co más de un año ini­ció a ofre­cer sus ser­vi­cios en la ciu­dad de Hi­güey, y que ha­ce po­cas se­ma­nas tam­bién abrió sus puer­tas en La Ro­ma­na.

De los San­tos Batlle, quien es ci­ru­ja­naon­có­lo­ga, ma­ni­fes­tó que el cán­cer de ma­ma se ha con­ver­ti­do en la en­fer­me­dad que ca­da día co­bra más vi­da de mu­je­res, la ma­yo­ría de las cua­les es­tán en edad pro­duc­ti­va.

Pa­ra ser más es­pe­cí­fi­cos, la fa­cul­ta­ti­va re­ve­ló ci­fras que a to­das lu­ces son es­can­da­lo­sas: “En un año y cua­tro me­ses de ha­ber en­tra­do en fun­cio­na­mien­to el IOE, he­mos diag­nos­ti­ca­do 26 ca­sos de cán­cer, pre­va­le­cien­do los de ma­ma, en mu­je­res y prós­ta­ta en hom­bres. De mar­zo a abril de es­te año (2018), han si­do re­por­ta­das cua­tro pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma; y en sep­tiem­bre, ocho nue­vos ca­sos”. Y es que, el cán­cer es una en­fer­me­dad ca­tas­tró­fi­ca que ca­da año co­bra mi­les de vi­da en el mun­do, lo que no ex­clu­ye a Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, so­bre to­do, a la re­gión Es­te del país.

Den­tro de los ti­pos de cán­cer que afec­tan al in­di­vi­duo, re­sal­tan en las es­ta­dís­ti­cas el de ma­ma, bá­si­ca­men­te en mu­je­res; prós­ta­ta en hom­bres y co­lon en am­bos se­xos.

Esa reali­dad es con­fir­ma­da por el IOE, des­de su lle­ga­da a la re­gión Es­te, ha­ce po­co me­nos de dos años.

Asi­mis­mo, la doc­to­ra De los San­tos Batlle, quien jun­to a un staff de es­pe­cia­lis­tas tu­vo la vi­sión de fun­dar el IOE en La Al­ta­gra­cia y La Ro­ma­na, di­ce oc­tu­bre, un mes em­ble­má­ti­co en tan­to a la lu­cha a fa­vor de la Sen­si­bi­li­za­ción con­tra el Cán­cer de Ma­ma, en­cuen­tra a la re­gión Es­te y la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na con una al­ta in­ci­den­cia de cán­cer de ma­mas en las mu­je­res; de prós­ta­ta en los hom­bres y de co­lon en am­bos se­xos.

“Ya la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) ha­bía pro­nos­ti­ca­do unos 256 mil nue­vos ca­sos diag­nos­ti­ca­dos de cán­cer de ma­ma en el mun­do. Nos en­cuen­tra con mu­chos ca­sos nue­vos, mu­chos ca­sos lo­cal­men­te avan­za­dos y es ne­ce­sa­rio que avan­ce­mos en los diag­nós­ti­cos tem­prano, por­que no po­de­mos ofre­cer bue­nos pro­nós­ti­cos a mu­je­res con tu­mo­res avan­za­dos”, in­di­có.

Es por eso que, el IOE, di­jo la doc­to­ra De los San­tos Batlle, des­de su lle­ga­da a la re­gión ini­ció una cam­pa­ña de edu­ca­ción a to­da la po­bla­ción, pa­ra sen­si­bi­li­zar a los ciu­da­da­nos la im­por­tan­cia de rea­li­zar­se che­queos pre­ven­ti­vos.

Asi­mis­mo, pa­ra ga­nar la con­fian­za de los pa­cien­tes de que en el IOE hay un equi­po de pro­fe­sio­na­les tan com­pe­ten­tes co­mo los que pres­tan ser­vi­cios en la ciu­dad de San­to Do­min­go, ga­ran­ti­zan­do así que pue­dan re­ci­bir sus tra­ta­mien­tos en el con­fort de la zo­na en la que re­si­den, en el Es­te del país.

“Es­to lo te­ne­mos que ir su­peran­do en la pro­vin­cia, ha­cién­do­le en­ten­der a la gen­te que to­do nues­tro equi­po vie­ne de San­to Do­min­go, que te­ne­mos la mis­ma ex­pe­rien­cia o más, por­que to­dos tra­ba­ja­mos en el úni­co hos­pi­tal que ha si­do la re­fe­ren­cia en cán­cer en el país com­ple­to, que es el Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co He­ri­ber­to Pie­ter. No es ne­ce­sa­rio que un pa­cien­te sal­ga de su en­torno y zo­na de con­fort pa­ra re­ci­bir un tra­ta­mien­to que es des­gas­tan­te, pu­dién­do­le re­ci­bir ba­jo la mis­ma co­ber­tu­ra de su se­gu­ro mé­di­co en nues­tra ins­ti­tu­ción”, pre­ci­sa.

En el IOE hay una sa­la de qui­mio­te­ra­pia con­for­ta­ble, con si­llo­nes re­cli­na­bles, wi­fi, re­vis­tas que ayu­dan a en­ten­der su en­fer­me­dad, so­bre ali­men­ta­ción ade­cua­da, so­por­te si­co­ló­gi­co, so­bre to­do, un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio con­for­ma­do por los doc­to­res Krem­lin Ló­pez, on­có­lo­go clí­ni­co; Ra­fael Méndez, gi­ne­có­lo­goon­có­lo­go; Gle­nis Cas­ti­llo, he­ma­tó­lo­ga-on­có­lo­ga y Clau­dia de los San­tos, ci­ru­ja­na-on­có­lo­ga. Pa­ra que el so­por­te sea mu­cho ma­yor efec­ti­vo en el diag­nós­ti­co y se­gui­mien­to de la en­fer­me­dad, sos­tie­ne que la ins­ti­tu­ción ha he­cho alian­zas de so­por­te con nu­tri­cio­nis­tas, car­dió­lo­gos, neu­mó­lo­gos, ne­fró­lo­gos, en­do­cri­nó­lo­gos; en fin, to­das las áreas que dan so­por­te a la on­co­lo­gía co­mo es­pe­cia­li­dad. “To­dos esos es­pe­cia­lis­tas son de la re­gión Es­te, los he­mos se­lec­cio­na­do y les en­via­mos a los pa­cien­tes a sus con­sul­tas pa­ra que nos lo de­vuel­van con una eva­lua­ción com­ple­ta”, pre­ci­sa.

En el ca­so de las ci­ru­gías, De los San­tos sos­tie­ne que son rea­li­za­das en La Ro­ma­na, de­bi­do a los re­sul­ta­dos his­to­pa­to­ló­gi­cos que de­be prac­ti­car la doc­to­ra Ma­nue­la Ro­drí­guez, quien es mé­di­co pa­tó­lo­ga.

• To­da mu­jer, a par­tir de los 40 años, de­be ha­cer­se anual­men­te una ma­mo­gra­fía y una so­no­ma­mo­gra­fia, un per­fil ma­ma­rio pa­ra de­tec­ción tem­pra­na de un po­si­ble cán­cer.

• Los hom­bres ma­yo­res de 40 años de­ben so­me­ter­se a un che­queo pros­tá­ti­co con el uró­lo­go.

• Es ne­ce­sa­rio cui­dar la ali­men­ta­ción, dis­mi­nuir la in­ges­ta de car­bohi­dra­tos, au­men­tar los ve­ge­ta­les, dis­mi­nuir la car­ne ro­ja y ha­cer ma­yor ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

• No fu­mar. Ir dis­mi­nu­yen­do el con­su­mo de ta­ba­co pau­la­ti­na­men­te e im­po­ner su fuer­za de vo­lun­tad.

CON­TRO­LAR EL SO­BRE­PE­SO

Pro­lon­gar el ini­cio de las re­la­cio­nes se­xua­les en jó­ve­nes, y de ha­cer­lo, usar pre­ser­va­ti­vos, pa­ra no ex­po­ner­se a vi­rus co­mo el de papiloma hu­mano

PER­FIL

Clau­dia de los San­tos Batlle na­ció en San­to Do­min­go. Sus más cer­ca­nos la lla­man Clau, co­mo apo­do. Es hi­ja de Gra­cie­la Batlle Pons y Ro­dol­fo Cois­cou. Tie­ne dos her­ma­nas y es­tá ca­sa­da des­de ha­ce 22 años con Fran­cis Ri­chiez Brea. Fru­to de su unión ma­tri­mo­nial, pro­creó la fa­mi­lia con­for­ma­da por Pa­lo­ma, de 21 años, So­fía, de 14 y Ra­fael Oc­ta­vio Ri­chiez de los San­tos, de 5 años.

Mé­di­co de pro­fe­sión y es­pe­cia­lis­ta ci­ru­ja­naon­có­lo­ga, des­cri­be el rol de la mu­jer de la si­guien­te ma­ne­ra: “Es­te tiem­po re­quie­re una pla­ni­fi­ca­ción muy es­tric­ta, un ma­ne­jo del tiem­po y una cla­ra prio­ri­za­ción de ac­ti­vi­da­des que nos per­mi­ta cum­plir con to­do opor­tu­na­men­te. Ca­da día tra­to de ser un po­co de to­do, mi fa­mi­lia y mis hi­jos son mi prio­ri­dad, a pe­sar de te­ner mu­cho tra­ba­jo, tra­to de com­par­tir siem­pre tiem­po de ca­li­dad, aun­que no mu­cha can­ti­dad, de es­to no me sien­to muy or­gu­llo­sa, pe­ro la sa­tis­fac­ción de ayu­dar al que me ne­ce­si­ta, equi­li­bra un po­co ese sen­ti­mien­to. Lo re­su­mo en: “Mis hi­jos y mi fa­mi­lia me han ofre­ci­do una pro­fun­da fuer­za in­ter­na pa­ra ma­te­ria­li­zar sue­ños y vi­vir la vi­da tal y co­mo la sien­to”.

Go­zo de la bue­na suer­te de te­ner ex­ce­len­tes ami­gos con los que cuen­to 100% y ten­go la se­gu­ri­dad de que ellos es­tán con­ven­ci­dos de que pue­den con­tar con­mi­go en igual con­di­ción.

Y di­ce más: “La mu­jer de hoy se ha ga­na­do el re­co­no­ci­mien­to de su dig­ni­dad e iden­ti­dad. Aho­ra no es­ta­mos re­le­ga­das a ro­les li­mi­tan­tes co­mo el de ama de ca­sa, he­mos cre­ci­do en nues­tros ro­les de ma­dres, em­pre­sa­rias y lí­de­res, for­man­do una par­te in­te­gral e im­por­tan­te de nues­tras co­mu­ni­da­des. De­fi­ni­ti­va­men­te he­mos ga­na­do un es­pa­cio en la so­cie­dad, la igual­dad de con­di­cio­nes ha he­cho que sen­ci­lla­men­te evo­lu­cio­ne­mos.

Y, co­mo to­da mu­jer, gus­ta de de­ta­lles. De­fi­ni­ti­va­men­te la co­mi­da es mi de­bi­li­dad nú­me­ro uno, soy muy res­tau­ran­te­ra, aman­te de la bue­na co­mi­da y no muy fiel a nin­gu­na. Me en­can­ta des­cu­brir nue­vos sa­bo­res.

Mi co­lor fa­vo­ri­to es el ro­jo. Mi lu­gar fa­vo­ri­to es la pla­ya, me re­la­ja y me ha­ce sen­tir li­bre. Mi mú­si­ca fa­vo­ri­ta es pop ba­la­da. Mi flor fa­vo­ri­ta son los li­rios blan­cos y mi li­bro fa­vo­ri­to es El Al­qui­mis­ta.

Soy ca­tó­li­ca y fiel cre­yen­te de Dios y sus mi­la­gros.

Con­fie­sa que su ma­yor lo­gro es hoy ver he­cho reali­dad el IOE, y su re­to fu­tu­ro es tra­ba­jar a fa­vor del desa­rro­llo, la evo­lu­ción y el buen ser­vi­cio de la On­co­lo­gía en la re­gión Es­te del país.

Su fra­se de ba­ta­lla es: “Nun­ca de­jes que tus mie­dos ocu­pen el lu­gar de tus sue­ños”.

“EL CáN­CER DE MA­MA SE PUE­DE DE­TEC­TAR A TIEM­PO, PE­RO NO SE PUE­DE PRE­VE­NIR. MIEN­TRAS QUE EN EL DE CéRVIX ES AB­SO­LU­TA­MEN­TE PRE­VE­NI­BLE”. Clau­dia de los San­tos, ci­ru­ja­na-on­có­lo­ga, di­rec­to­ra del Ins­ti­tu­to On­co­ló­gi­co del Es­te (IOE), con se­de en Hi­güey y La Ro­ma­na.

RE­CO­MEN­DA­CIO­NES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.