rin­cón cul­tu­ral

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO -

Vo­ces de Amé­ri­ca La­ti­na es una se­rie de an­to­lo­gías de poe­sía y narrativa rea­li­za­das por la poe­ta María Pa­li­ta­chi, don­de se rea­li­za una re­co­pi­la­ción de vo­ces de to­dos los paí­ses La­ti­noa­me­ri­ca­nos. Vo­ces de Amé­ri­ca La­ti­na Vol.1 que­dó co­mo uno de los fi­na­lis­tas del La­tino Book Awards del 2017, pre­mio que re­co­no­ce los lo­gros en li­te­ra­tu­ra en es­pa­ñol o por­tu­gués ca­da año en los Es­ta­dos Uni­dos. Son pro­du­ci­dos por La­tino Li­te­racy Now y la Aso­cia­ción Na­cio­nal pa­ra Pro­mo­ver la Bi­blio­te­ca y los Ser­vi­cios de In­for­ma­ción pa­ra La­ti­nos.

Pa­ra es­te pri­mer vo­lu­men, tu­ve el ho­nor de es­cri­bir uno de los tex­tos in­tro­duc­to­rios, el cual com­par­to ama­ble­men­te.

Pre­lu­dio

Pri­me­ro el pál­pi­to, un co­rrien­ta­zo que ca­mi­na el con­ti­nen­te; lue­go, la len­gua; des­pués, la pa­la­bra.

Exis­te, de­fi­ni­ti­va­men­te, una red de luz en cons­tan­te evo­lu­ción y cre­ci­mien­to que se va te­jien­do a lo lar­go de Amé­ri­ca La­ti­na y se nu­tre de la poe­sía. Acu­mu­la en sus hi­los la amis­tad que pro­mue­ve el ar­te y el de­seo fun­da­men­tal de que la pa­la­bra, en su más exac­ta ex­pre­sión, cir­cu­le por los ríos que na­cen en la ma­triz de nues­tra iden­ti­dad ín­ti­ma y di­ver­sa. Ca­da poe­ta es un no­do, una lu­ciér­na­ga po­de­ro­sa ejer­cien­do una fuer­za de ac­ción me­dian­te su la­bor.

La vir­tud de com­pi­la­ción que po­see Vo­ces de Amé­ri­ca La­ti­na es la de mos­trar la ver­dad. La poe­sía co­mo uni­ver­so po­see un fin que re­su­me el ob­je­ti­vo de to­dos los au­to­res: el pro­pó­si­to tá­ci­to de ex­po­ner el pen­sa­mien­to ín­ti­mo del ser hu­mano. La pa­la­bra y nues­tra len­gua, he­ren­cia im­pues­ta, se han con­ver­ti­do en los bie­nes que nos pro­por­cio­nan la for­ta­le­za de po­der en­ten­der­nos (o tra­tar de en­ten­der­nos) y ge­ne­ran la ba­se de es­ta red de luz.

Pa­ra ser poe­ta se re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te una do­sis de osa­día. Li­be­rar­se, pri­me­ra­men­te, del mie­do que pro­vo­can los gran­des maes­tros de siem­pre, in­clu­so, los nue­vos maes­tros, al­gu­nos de los cua­les nos re­ga­lan el ho­nor de es­tar pre­sen­tes en las ho­jas ve­ni­de­ras. Ol­vi­dar la pre­gun­ta re­tó­ri­ca que plan­tea­ra el poe­ta Joan Mar­ga­rit en su li­bro Un mal poe­ma en­su­cia el mun­do, la cual nos en­fren­ta a la ex­ce­len­cia del pa­sa­do: “¿Qué pue­do de­cir yo des­pués de Ho­me­ro o de Bau­de­lai­re?”. Lue­go, tra­tar de bo­rrar la idea erra­da de que la poe­sía no po­see un fin real y tan­gi­ble, au­ra de de­cep­ción que de vez en cuan­do nos arro­pa. Cla­ra­men­te evi­den­cia­mos, que la poe­sía ha triun­fa­do a tra­vés de los tiem­pos y so­bre to­dos los fal­sos dio­ses del pre­sen­te, “per­ma­ne­ce y

es el bas­tión de una re­bel­día hon­ra­da, es la ver­da­de­ra re­ser­va mo­ral”. (Héctor Her­nán­dez Mon­te­ci­nos). Ce­le­bra­mos, pues, la va­len­tía que re­pre­sen­ta el ejer­ci­cio de es­ta la­bor; así co­mo la di­ver­si­dad y coin­ci­den­cias don­de al­gu­nas ex­pre­sio­nes co­mul­gan. Co­mo en ca­da épo­ca, nue­vos pa­ra­dig­mas se aso­man, “La poe­sía vence al estilo, des­tru­ye la ma­ne­ra e irrum­pe” (Oc­ta­vio Paz), sien­do la voz más sin­ce­ra de la ju­ven­tud, he­rra­mien­ta im­pla­ca­ble de de­nun­cia y co­ti­dia­ni­dad en una mez­cla úni­ca; aun así, los ma­ne­jos más con­ven­cio­na­les de la pa­la­bra con­ti­núan vi­vos, aca­ri­cian­do los oí­dos de los aman­tes y sien­do la es­cue­la obli­ga­to­ria de to­dos.

Es cier­to que la poe­sía que se ejer­ce en el pre­sen­te, al igual que to­das las ar­tes que se tra­ba­jan des­de la sen­si­bi­li­dad, co­mul­ga con la per­ci­bi­da pe­que­ñez del mun­do ac­tual, ge­ne­ra­da en ba­se a las tec­no­lo­gías de co­mu­ni­ca­ción y la web.

Las si­tua­cio­nes di­ver­sas que vi­ven nues­tra Amé­ri­ca y la hu­ma­ni­dad son hoy en día un sen­tir co­mún. La in­me­dia­tez de las no­ti­cias, el sen­sa­cio­na­lis­mo que va de­gra­dán­do­se en una ho­nes­ti­dad san­gui­na­ria, pre­sen­ta la agre­si­vi­dad co­mo ca­pi­tal im­por­tan­te del hoy. Las si­tua­cio­nes que evi­den­cia­mos, mu­chas ve­ces sin pro­po­ner­lo, so­bre­pa­san lo real y se con­vier­ten en una con­fu­sa fic­ción.

Aun así, la mis­ma in­me­dia­tez, pro­por­cio­na un brío in­com­pa­ra­ble a los sen­ti­mien­tos de la her­man­dad y la com­pa­sión. Nos uni­fi­ca des­de el al­ma. Las reac­cio­nes sú­bi­tas fren­te al ho­rror, la muer­te o, por el con­tra­rio, las que se ba­san so­bre los lo­gros, las ac­cio­nes po­si­ti­vas o la ce­le­bra­ción de la vi­da (aun­que sean me­nos) pro­mue­ven sen­ti­mien­tos que nos con­vier­ten en ciu­da­da­nos de un te­rri­to­rio de em­pa­tía. La poe­sía que se va ejer­cien­do acu­na­da en el en­torno ín­ti­mo, en lo más pro­fun­do de una idea, es a la vez la reali­dad la­ti­noa­me­ri­ca­na, don­de los pro­ble­mas y la cru­de­za se mez­clan con el amor, el ca­fé y el bar de la es­qui­na; don­de la ciu­dad te arro­pa en su ago­bio y te pro­vo­ca con­ver­sa­cio­nes con lo in­ma­te­rial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.