pa­la­bras, dis­cur­so y si­len­cio

Zona E - - EDITORIAL CONTENIDO -

La co­mu­ni­ca­ción en­cie­rra esos men­sa­jes per­sua­si­vos que in­ten­tan con­ven­cer y ya no so­lo me­dian­te la pa­la­bra, sino tam­bién de sím­bo­los, ges­tos y for­mas pro­pias de ela­bo­rar los men­sa­jes. Es ne­ce­sa­rio in­ter­pre­tar un ac­to de co­mu­ni­ca­ción con­si­de­ran­do am­bos len­gua­jes: el ver­bal y el no ver­bal. Aho­ra bien, es cier­to que las se­ña­les y ges­tos en­vían men­sa­jes es­pe­cia­les que pu­die­ran ge­ne­rar cam­bios en la com­pren­sión de las ex­pre­sio­nes ora­les. No se di­so­cian en nin­gún mo­men­to los pro­ce­sos; con­co­mi­tan­te­men­te con las pa­la­bras to­das las par­tes del cuer­po emi­ten sig­ni­fi­ca­dos. La pos­tu­ra, la ves­ti­men­ta, los so­ni­dos, los mo­vi­mien­tos y otros ele­men­tos son es­tí­mu­los pa­ra que el per­cep­tor de­co­di­fi­que lo vis­to y es­cu­cha­do. Es in­ne­ga­ble la de­pen­den­cia mu­tua en­tre la co­mu­ni­ca­ción ver­bal y la no ver­bal. El len­gua­je cor­po­ral pue­de acen­tuar la in­for­ma­ción, mo­di­fi­car­la o in­clu­so, a ve­ces, anu­lar su sig­ni­fi­ca­do, con­vir­tién­do­se en una me­ta­co­mu­ni­ca­ción. Es­te sur­ge con tal es­pon­ta­nei­dad que no de­ja lu­gar a la men­ti­ra, pues es­ca­pa a la vo­lun­tad cons­cien­te de la per­so­na.

Des­de la irrup­ción de la co­mu­ni­ca­ción au­dio­vi­sual ya no es tan im­por­tan­te qué se di­ce, sino có­mo se di­ce. En­tre los múl­ti­ples ges­tos, pos­tu­ras cor­po­ra­les y ex­pre­sio­nes fa­cia­les que se de­ben evi­tar en la co­mu­ni­ca­ción per­so­nal es­tán: •Cru­ce de bra­zos: ge­ne­ral­men­te de­no­ta ne­ce­si­dad y de­seos de pro­tec­ción. Es tí­pi­co de quien es­tá a la de­fen­si­va y ex­pe­ri­men­ta in­se­gu­ri­dad.

•Ma­nos en los bol­si­llos: es­tá aso­cia­do con el de­seo de es­con­der al­go, con desim­pli­ca­ción en la con­ver­sa­ción y fal­ta de sin­ce­ri­dad. Crea una ba­rre­ra pro­tec­to­ra.

•Fro­tar­se la na­riz: su­ce­de cuan­do la per­so­na se dis­po­ne a men­tir o a juz­gar y es por­que, al de­cir men­ti­ras, se li­be­ran ca­te­co­la­mi­nas, sus­tan­cias que in­fla­man los te­ji­dos in­ter­nos de la na­riz y pro­du­cen pi­cor.

•Sa­lu­do con las pal­mas de las ma­nos ha­cia aba­jo: des­cri­be a quien desea de­mos­trar su­pe­rio­ri­dad y que es­tá muy se­gu­ro de sí. De­ve­la pre­po­ten­cia y so­ber­bia.

•Pes­ta­ñear re­pe­ti­ti­va­men­te: se ha­ce pa­ra blo­quear la vi­sión de quien se tie­ne al fren­te, ya sea por abu­rri­mien­to o por des­con­fian­za.

•Se­ña­lar con el ín­di­ce: es un ges­to agre­si­vo y vio­len­to. Se per­ci­be co­mo irres­pe­tuo­so, ame­na­za­dor y desafian­te.

•Des­viar la mi­ra­da: mi­rar a los ojos se con­si­de­ra fun­da­men­tal den­tro de las ex­pre­sio­nes de res­pe­to, em­pa­tía y sin­ce­ri­dad, evi­tan­do que sea por en­ci­ma del hom­bro, de los len­tes, etc.

•Son­reír con los la­bios apre­ta­dos: sig­ni­fi­ca que hay ten­sión, re­cha­zo y no se desea com­par­tir las emo­cio­nes que se ex­pe­ri­men­tan. La son­ri­sa sin­ce­ra ha­ce mos­trar los dien­tes y con­lle­va unos mo­vi­mien­tos fa­cia­les que la re­afir­man.

El ser hu­mano tie­ne un me­ca­nis­mo in­na­to que le em­pu­ja a ex­pre­sar­se en ar­mo­nía, con to­do su ser y que la con­gruen­cia do­ta a la co­mu­ni­ca­ción de cre­di­bi­li­dad, la mul­ti­pli­ca, la po­ten­cia; en cam­bio, la au­sen­cia de con­cor­dan­cia en los len­gua­jes pro­du­ce des­con­fian­za en el re­cep­tor. El len­gua­je no ver­bal da ma­yor ca­pa­ci­dad al re­cep­tor pa­ra en­ten­der el men­sa­je, pues­to que aque­lla lle­ga a ve­ces a don­de las pa­la­bras no. Siem­pre es pre­ci­so re­cor­dar a Da­niel Go­le­man, ana­li­zan­do la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, cuan­do con­clu­ye que in­clu­so en el ca­so de que exis­ta una apa­ren­te con­tra­dic­ción en­tre lo que se di­ce con pa­la­bras y lo que se ex­pre­sa con ges­tos o con tono de voz, se­rá la “ver­dad emo­cio­nal”, es de­cir, la que se trans­mi­te por cau­ses no ver­ba­les, la que pre­va­le­ce­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.