EQUI­LI­BRIO, BIE­NES­TAR Y FIT­NESS

Zona E - - ZONA VARIEDAD LA ESQUINA FIT -

En las re­des so­cia­les ve­mos mu­chas imá­ge­nes que nos ani­man a con­ver­tir­nos en nues­tra me­jor ver­sión y a dar lo má­xi­mo de no­so­tros mis­mos nor­mal­men­te aso­cia­das con fo­to­gra­fías de per­so­nas que se ven muy bien es­té­ti­ca­men­te. Por otro la­do, nos en­con­tra­mos y ca­da vez, más gra­cias a Dios, con otras imá­ge­nes de per­so­nas nor­ma­les y se pue­de de­cir que con im­per­fec­cio­nes vi­si­bles que nos ani­man a que­rer­nos y acep­tar­nos co­mo so­mos en el mo­men­to pre­sen­te.

Si se to­man es­tos con­se­jos al ex­tre­mo hay quie­nes to­man las pri­me­ras de una ma­ne­ra ex­ce­si­va y se ma­cha­can has­ta la sa­cie­dad per­si­guien­do la per­fec­ción. Del otro la­do tam­bién hay quie­nes, aten­tos al amor pro­pio, abu­san del con­for­mis­mo y no ha­cen na­da por cam­biar há­bi­tos no­ci­vos que des­tru­yen su sa­lud. Pe­ro có­mo de­fi­ni­mos los lí­mi­tes pa­ra sa­ber si es­ta­mos en bue­na for­ma fí­si­ca, si nos es­ta­mos exi­gien­do de­ma­sia­do o por el con­tra­rio nos es­ta­mos con­for­man­do con po­co.

Si bus­ca­mos en el dic­cio­na­rio la pa­la­bra equi­li­brio, en­con­tra­mos es­ta de­fi­ni­ción: “Es­ta­bi­li­dad de una co­sa so­me­ti­da a in­fluen­cias di­ver­sas, a me­nu­do opues­tas, que es­tán en la pro­por­ción ade­cua­da pa­ra con­tra­rres­tar­se”. Y es­te es el quid de la cues­tión, el equi­li­brio. Pa­ra mí, “el tru­co es­tá en que­rer­nos co­mo so­mos, pe­ro sien­do cons­cien­tes de las áreas en las que de­be­mos tra­ba­jar pa­ra, des­de el amor pro­pio, ir cam­bian­do sin an­gus­tia, ni an­sie­dad aque­llas otras zo­nas que que­re­mos me­jo­rar”.

¿Que qué tie­ne es­to que ver con el fit­ness?

¡Pues to­do! En es­te cam­po ve­mos des­de per­so­nas con obe­si­dad mór­bi­da que ar­gu­men­tan que no ha­cen die­ta ni ejer­ci­cio por­que se acep­tan co­mo son, pa­san­do por per­so­nas que po­drían ser mo­de­los de por­ta­da, pe­ro nun­ca se con­for­man con su apa­rien­cia fí­si­ca y lle­gan a te­ner des­ór­de­nes ali­men­ti­cios o a usar quí­mi­cos per­ju­di­cia­les pa­ra la sa­lud en pos de su as­pec­to fí­si­co, has­ta los atle­tas que se en­tre­nan has­ta le­sio­nar­se de por vi­da. To­dos es­tos ca­sos son per­so­nas que no han en­con­tra­do el equi­li­brio per­fec­to pa­ra al­can­zar su es­ta­do óp­ti­mo de bie­nes­tar a pe­sar de có­mo se vean fí­si­ca­men­te. ¿Y qué es el bie­nes­tar? Se de­fi­ne co­mo el es­ta­do de la per­so­na cu­yas con­di­cio­nes fí­si­cas y men­ta­les le pro­por­cio­nan un sen­ti­mien­to de sa­tis­fac­ción y tran­qui­li­dad. Por eso, en cuan­to a la die­ta, yo di­go apren­de a es­cu­char tu cuer­po y guía­te por es­tos dos prin­ci­pios: equi­li­brio y bie­nes­tar, cuan­do no es­tés se­gu­ro. Si por ejem­plo te ape­te­ce co­mer una ham­bur­gue­sa y te pro­du­ce an­sie­dad co­mer­la por­que es un ali­men­to “prohi­bi­do”. Usa los dos con­cep­tos pa­ra de­ci­dir si la co­me­rás. 1. Bie­nes­tar: ¿co­mer esa ham­bur­gue­sa te ha­ce fe­liz? Pues có­me­la y dis­frú­ta­la, date per­mi­so. 2. Equi­li­brio: ¿Co­mes ham­bur­gue­sas to­do el tiem­po? O es una ex­cep­ción. In­clu­so si quie­res co­mer­las to­do el tiem­po, se pue­de lo­grar un plan que te lo per­mi­ta siem­pre y cuan­do el plan com­ple­to es­té equi­li­bra­do. De­pen­de­rá de qué ti­po de ham­bur­gue­sa comas, de qué es­tán com­pues­tas el res­to de las co­mi­das que in­gie­res al día, de qué te mo­ti­va a co­mer­las, de có­mo afec­ta es­to a tu or­ga­ni­za­ción de tra­ba­jo y tiem­po dia­rio etc.

Con es­ta téc­ni­ca de­be­mos tra­ba­jar un po­co más a la ho­ra de ele­gir lo que es­ta­mos in­gi­rien­do pe­ro, es la ma­ne­ra de re­con­ci­liar­te con la co­mi­da y ol­vi­dar­te de lis­tas de ali­men­tos prohi­bi­dos, ho­ra­rios a los que se de­be o no co­mer y otros dra­mas y re­glas re­la­cio­na­dos con la co­mi­da.

En cuan­to al ejer­ci­cio, po­de­mos usar los mis­mos prin­ci­pios. Es­cu­char al cuer­po y an­te la du­da pre­gun­tar­nos por el bie­nes­tar y el equi­li­brio. Ejem­plo, tie­nes una se­sión de Cross­fit a las 8:00 a. m., pe­ro has pa­sa­do ma­la no­che por­que tu be­bé es­tá en­fer­mo. Lo pri­me­ro es es­cu­char nues­tro cuer­po, po­de­mos ha­cer el ejer­ci­cio, pe­ro si te­ne­mos du­das, nos plan­tea­mos los dos prin­ci­pios: Bie­nes­tar: si ha­go el Cross­fit, ¿me voy a sen­tir bien? Po­dré en­fren­tar las obli­ga­cio­nes del día si la res­pues­ta es sí, lo ha­go, sino, me pre­gun­to por el se­gun­do con­cep­to: ¿Có­mo pue­do equi­li­brar mi ac­ti­vi­dad fí­si­ca de hoy, des­can­so y me re­cu­pe­ro? Duer­mo me­dia ho­ra más y ha­go una ca­rre­ra de 30 mi­nu­tos al­re­de­dor de mi re­si­den­cial o un HIIT de 20 mi­nu­tos en la sa­la de es­tar... Nue­va­men­te, des­de es­ta pers­pec­ti­va po­de­mos to­mar la me­jor de­ci­sión pa­ra no­so­tros, en nues­tra si­tua­ción y eta­pa par­ti­cu­lar.

Por eso di­go que no so­lo se tra­ta de ver­te bien, sino de sen­tir­te bien en tu si­tua­ción y de mo­men­to par­ti­cu­lar.

En re­su­men, tra­ten de agra­de­cer por sus for­ta­le­zas y tra­ba­jen des­de el amor pro­pio pa­ra me­jo­rar sus de­bi­li­da­des. ¡Y a dis­fru­tar de la vi­da!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.