Fa­mi­lias de un so­lo pa­dre

Zona E - - PADRES SIGLO XXI -

Ser ma­dre o pa­dre sol­te­ro pue­de ser uno de los ma­yo­res desafíos de la vi­da. Apa­ren­te­men­te de la no­che a la ma­ña­na, hom­bres y mu­je­res se ven en una si­tua­ción en la que de­ben asu­mir las res­pon­sa­bi­li­da­des de criar so­los a los hi­jos. Aun­que en al­gu­nas for­mas es­tas nue­vas cir­cuns­tan­cias pue­den ser una ex­pe­rien­cia igual de sa­tis­fac­to­ria que com­par­tir la crian­za con una pa­re­ja, exis­ten pro­ble­mas que son úni­cos de los pa­dres sol­te­ros.

Más de un cuar­to de to­dos los ni­ños en Es­ta­dos Uni­dos vi­ven con so­lo uno de los pa­dres. La ma­yo­ría de si­tua­cio­nes de ma­dres o pa­dres sol­te­ros son re­sul­ta­do del di­vor­cio, pe­ro al­gu­nos ni­ños en edad es­co­lar han ex­pe­ri­men­ta­do la muer­te de uno de los pa­dres. Otros po­si­ble­men­te han si­do adop­ta­dos por una per­so­na sol­te­ra. Los ni­ños hi­jos de una ma­dre que nun­ca se ca­só co­rres­pon­dían al 36 por cien­to de to­dos los ni­ños de las fa­mi­lias de un so­lo pa­dre en 1995. Aun­que ser ma­dre o pa­dre sol­te­ro pue­de ser un cam­bio dra­má­ti­co de la vi­da que una vez tu­vo o ima­gi­nó, pue­de ser una si­tua­ción fa­mi­liar rea­li­za­ble y gra­ti­fi­can­te. Par­ti­cu­lar­men­te cuan­do ocu­rre co­mo re­sul­ta­do de un di­vor­cio, pue­de ser una cir­cuns­tan­cia más desea­ble que el ma­tri­mo­nio desas­tro­so que le pre­ce­dió. Mu­chos pa­dres sol­te­ros des­cri­ben la sa­tis­fac­ción que sien­ten al ha­ber de­ja­do atrás la ten­sión y di­sen­sión de su ma­tri­mo­nio y por for­jar una nue­va vi­da pa­ra ellos y sus hi­jos.

La ma­yo­ría de ma­dres sol­te­ras tra­ba­ja. Si no tra­ba­jan an­tes del di­vor­cio, mu­chas in­gre­san al mun­do la­bo­ral du­ran­te el pe­río­do pos­te­rior al di­vor­cio. Aun­que bus­car tra­ba­jo y en­con­trar uno que man­ten­ga a la fa­mi­lia pue­de ser es­tre­san­te, la ma­yo­ría de ma­más sol­te­ras in­di­ca que dis­fru­tan de la au­to­no­mía re­la­cio­na­da con lle­var a ca­sa su che­que de pa­go. En mu­chos ca­sos tam­bién dis­fru­tan de una gran sa­tis­fac­ción por sus tra­ba­jos. Y co­mo los ni­ños ven que sus ma­dres son exi­to­sas en el lu­gar de tra­ba­jo, sue­len desa­rro­llar más res­pe­to ha­cia ellas. Los hi­jos de ma­dres tra­ba­ja­do­ras usual­men­te tam­bién tie­nen una vi­sión más am­plia de lo que las mu­je­res pue­den lo­grar en la vi­da; no es de sor­pren­der­se en­ton­ces, que las ni­ñas que cre­cie­ron en ho­ga­res so­lo con su ma­dre tien­den a ver un ran­go ma­yor de opor­tu­ni­da­des ocu­pa­cio­na­les pa­ra ellas pos­te­rior­men­te en la vi­da.

Aun­que el ho­ra­rio de tra­ba­jo de una ma­dre sol­te­ra pue­de re­du­cir la can­ti­dad de tiem­po que pa­sa con sus hi­jos, esas ho­ras jun­tos tien­den a vol­ver­se mu­cho más va­lio­sas pa­ra to­dos. Los pa­dres sol­te­ros sue­len desa­rro­llar re­la­cio­nes más cer­ca­nas con sus hi­jos que los pa­dres de fa­mi­lias más tra­di­cio­na­les con dos pa­dres. Tam­bién hay otras re­la­cio­nes que pue­den ad­qui­rir más im­por­tan­cia, co­mo las co­ne­xio­nes de los ni­ños con sus tíos, tías o abue­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.