SER POE­TA Jorge Ca­na­les

Zona E - - RINCÓN CULTURAL -

Mu­chas ve­ces al na­cer te en­tre­gan la po­bre­za con to­do y es­cri­tu­ra pú­bli­ca…

Por más que reine el pe­si­mis­mo, exis­te un des­te­llo sa­na­dor que apor­ta el poe­ma en su au­daz exis­ten­cia, efec­to de cu­ra que lle­va in­trín­se­co in­clu­so el poe­ma más tris­te. Cuan­do el poe­ma lo­gra to­car la fi­bra del lec­tor, vence la lo­ca­li­dad y se con­vier­te en pro­pie­dad co­lec­ti­va. Es ahí don­de re­si­de el ver­da­de­ro mis­te­rio que ro­dea es­te ar­te. Es, en la in­ti­mi­dad de ca­da au­tor, en su ca­pa­ci­dad sen­si­ble y hu­ma­na, don­de re­si­de la uni­ver­sa­li­dad del buen poe­ma.

Es me­dian­te su ca­pa­ci­dad de sa­na­ción y exor­cis­mo que va que­dan­do en la me­mo­ria de los de su en­torno in­me­dia­to y co­mún y se va sem­bran­do en tie­rra fér­til de quien la bus­ca. Di­cha tie­rra, es la ba­se cor­po­ral de ca­da lec­tor, don­de sus pie­dras llenas de me­mo­ria crea­rán en al­gún mo­men­to la cus­to­dia y pro­pa­ga­ción de lo que es real­men­te úni­co o qui­zás, no sien­do tan úni­co, te atra­pa y te cam­bia.

La me­mo­ria de las pie­dras ja­más es vencida por el tiem­po, y és­ta es la can­ción del Des­tino. El des­tino del poe­ta.

Ana Ce­ci­lia Bloom

No exis­ten ba­rro­tes ca­pa­ces de en­car­ce­lar la poe­sía. Es­tá vi­va y es de los vi­vos. Es libre y nos en­se­ña, con su apor­te de or­den y pu­re­za a ser­lo, a rom­per con la va­ni­dad y el ego. Los hom­bres y mu­je­res se­rán siem­pre ca­pa­ces de de­fen­der sus tendencias; sin em­bar­go, ella, con­ti­nua­rá so­bre­pa­san­do to­do con­flic­to hu­mano. Pro­po­ne­mos un apren­di­za­je co­lec­ti­vo en di­rec­cio­nes di­ver­sas y sin im­por­tar nues­tros ni­ve­les de co­no­ci­mien­to y eru­di­ción, que se va­ya nu­trien­do de poe­ma en poe­ma, en una in­ves­ti­ga­ción que abar­que su vic­to­ria des­de los tiem­pos pa­sa­dos, has­ta la ver­sá­til y mul­ti­co­lor poe­sía del pre­sen­te. Al fi­nal, se­rá el poe­ma quien pro­por­cio­ne la lim­pie­za que ne­ce­si­ta del al­ma de Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do.

La poe­sía con­ti­nua­rá ali­men­tán­do­se de ella mis­ma en su cre­ci­mien­to y ver­dad. Pa­ra sa­ber­lo, reflexionar y ase­gu­rar­nos de ello pro­pon­go es­tos ver­sos que usa­ré co­mo con­clu­sión, ya que na­da ex­pli­ca me­jor la poe­sía que ella mis­ma.

El al­ma de la poe­sía es la poe­sía.

El cuer­po de la poe­sía es la poe­sía.

El prin­ci­pio de la poe­sía es la poe­sía.

El fin de la poe­sía es la poe­sía.

Luis Al­ber­to Am­brog­gio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.