Es­pi­ri­tual

¿Es­tá us­ted sa­tis­fe­cho?

Zona N - - Contenido - Alli­son Márquez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

La ma­yo­ría de las per­so­nas pasamos la vi­da bus­can­do sa­tis­fac­ción en co­sas equi­vo­ca­das. Nues­tra cul­tu­ra es­tá sa­tu­ra­da de men­sa­jes que pro­mue­ven la sa­tis­fac­ción, ba­sán­do­se en co­sas ex­ter­nas co­mo: es­ta­tus so­cial, pro­fe­sión, lo­gros aca­dé­mi­cos, sol­ven­cia eco­nó­mi­ca, etc. De una es­ca­la del uno al diez, to­me un mo­men­to para eva­luar su ni­vel de sa­tis­fac­ción: ¿Es­tá us­ted sa­tis­fe­cho con su ma­tri­mo­nio? ¿Es­tá us­ted sa­tis­fe­cho con su pro­fe­sión? ¿Se sien­te sa­tis­fe­cho con su fa­mi­lia? ¿Es­tá sa­tis­fe­cho con la vi­da? La pre­gun­ta cla­ve es: ¿Cuán sa­tis­fe­cho de­be us­ted es­tar?

La ver­da­de­ra cau­sa de nues­tra in­sa­tis­fac­ción va más allá del bom­bar­deo de nues­tra cul­tu­ra. La res­pues­ta a nues­tra in­sa­tis­fac­ción ra­di­ca en lo pro­fun­do de nues­tra al­ma y se re­mon­ta al prin­ci­pio de la crea­ción en el Jar­dín del Edén. La pre­gun­ta que la ser­pien­te le hi­zo a Eva, re­tum­ba en el co­ra­zón de ca­da ser hu­mano: “¿Con­que Dios os ha di­cho: No co­máis de to­do árbol del huer­to?” En el prin­ci­pio, Eva se ha­bía de­lei­ta­do en to­da la pro­vi­sión de Dios, pe­ro lle­gó un mo­men­to que que­ría más. Ella de­ci­de que la úni­ca fru­ta que pue­de sa­tis­fa­cer­la, cuel­ga de la ra­ma del árbol prohi­bi­do. Al co­mer de la fru­ta, se da cuen­ta, al igual que no­so­tros, que vi­vir fue­ra de los lí­mi­tes de Dios, con­du­ce a una ho­rri­ble in­sa­tis­fac­ción. Una vez que el ser hu­mano tras­pa­só los lí­mi­tes de Dios, la co­mu­nión con Dios se rom­pió y des­de en­ton­ces vi­vi­mos en un es­ta­do de con­ti­nua in­con­for­mi­dad e in­sa­tis­fac­ción.

Muy po­cas per­so­nas en la his­to­ria han te­ni­do éxi­to en la bús­que­da de sa­tis­fac­ción. En la Bi­blia en­con­tra­mos a Sa­lo­món, el hom­bre más ri­co y sa­bio que exis­tió en la tie­rra. Sa­lo­món tu­vo éxi­to en lo­grar to­dos sus sue­ños. Sin em­bar­go, a pe­sar de to­do el he­do­nis­mo que vi­vió, con­clu­yó que la su­ma to­tal de to­dos sus lo­gros era va­ni­dad y aflic­ción de es­pí­ri­tu. “Va­ni­dad de va­ni­da­des, to­do es va­ni­dad” (Ecle­sias­tés 1:2).

Ten­ga cui­da­do don­de us­ted fi­ja sus sue­ños y es­pe­ran­zas. Dios no quie­re que us­ted lle­gue al fi­nal de su vi­da, so­lo para dar­se cuen­ta que pa­só su úni­ca vi­da en dis­trac­cio­nes ilu­so­rias. Te­ne­mos que ha­cer una va­lo­ra­ción de nues­tra vi­da para exa­mi­nar có­mo la es­ta­mos vi­vien­do y qué le­ga­do de­ja­re­mos a los que nos si­guen. En su úl­ti­mo día aquí en la tie­rra, cuan­do mi­re al es­pe­jo re­tro­vi­sor de su vi­da, ¿po­drá us­ted ob­ser­var un le­ga­do que le tra­jo sa­tis­fac­ción o ve­rá una vi­da lle­na de ac­ti­vi­da­des sin fru­tos?

Para ase­gu­rar que vi­va­mos sa­tis­fe­chos, de­be­mos eva­luar las co­sas que em­pren­de­mos ha­cién­do­nos las si­guien­tes pre­gun­tas: Pri­me­ro, ¿trae es­to ver­da­de­ra sa­tis­fac­ción? Cuan­do en­ten­de­mos el de­seo más pro­fun­do del al­ma, po­de­mos de­ter­mi­nar me­jor el plan de Dios, y así pro­cu­ra­re­mos lle­nar ese de­seo con al­go que trai­ga ver­da­de­ra sa­tis­fac­ción. Cuan­do los de­seos da­dos por Dios son sa­tis­fe­chos a la ma­ne­ra de Dios, se ha­ce más fá­cil de­cir “no” a las co­sas que sa­be­mos que

“no” sa­tis­fa­cen.

Se­gun­do, ¿se ali­nea es­to con el pro­pó­si­to de Dios para mi vi­da en es­te tiem­po? Ter­ce­ro, ¿me ayu­da a vi­vir una vi­da de sig­ni­fi­ca­do? Viva la vi­da con cla­ri­dad y en­fo­que. No se de­je en­vol­ver por los afa­nes de es­te si­glo que so­lo pro­du­cen frus­tra­ción y de­silu­sión. Ha­ga to­do lo que ten­ga que ha­cer para sim­pli­fi­car su vi­da ra­di­cal­men­te. Esa es la úni­ca ma­ne­ra de po­der de­cir al fi­nal de sus días, “Es­toy sa­tis­fe­cho”. ¡La vi­da es muy cor­ta! Es­co­ja una vi­da con pro­pó­si­to, po­nien­do a Dios pri­me­ro y re­co­ge­rá fru­tos hoy y por to­da la eter­ni­dad. Sa­lo­món di­jo: “El fin de to­do el dis­cur­so oí­do es es­te: Te­me a Dios, y guar­da sus man­da­mien­tos; por­que es­to es el to­do del hom­bre. Por­que Dios trae­rá to­da obra a jui­cio, jun­ta­men­te con to­da co­sa en­cu­bier­ta, sea bue­na o sea ma­la” (Ecle­sias­tés 12:13-14).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.