Por­ta­di­lla Sa­lud

Zona N - - Contenido - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­nan@lis­tin­dia­rio.com

Des­de el mo­men­to en que el hom­bre pe­có en el Jar­dín del Edén, Dios le fa­ci­li­tó un me­dio pa­ra res­tau­rar­lo a su con­di­ción ori­gi­nal a tra­vés de la per­so­na de Je­su­cris­to. Por me­dio de la muer­te de Cris­to en la cruz, Dios pro­ve­yó a la ra­za hu­ma­na, una for­ma de ob­te­ner per­dón y vi­da eter­na. Ade­más de pro­veer un plan de sal­va­ción, Dios es­ta­ble­ció prin­ci­pios pa­ra ayu­dar­nos a man­te­ner un buen es­ta­do de sa­lud. Y di­jo Dios: "He aquí os he da­do to­da plan­ta que da se­mi­lla, que es­tá so­bre to­da la tie­rra, y to­do ár­bol en que hay fru­to y que da se­mi­lla; os se­rán pa­ra co­mer” (Gé­ne­sis 1:29). Hoy día, Dios tie­ne los mis­mos pla­nes pa­ra no­so­tros y desea que es­te­mos sa­nos pa­ra glo­ri­fi­car su nom­bre en la tie­rra. La Bi­blia di­ce que nues­tro cuer­po es el tem­plo o la mo­ra­da del Es­pí­ri­tu San­to, por lo tan­to, te­ne­mos el com­pro­mi­so an­te Dios de prac­ti­car há­bi­tos de bue­na sa­lud y lle­var un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, que nos per­mi­tan cum­plir con nues­tra mi­sión en es­te mun­do.

Nues­tros cuer­pos son una crea­ción ma­ra­vi­llo­sa que re­ve­lan el po­der, la sa­bi­du­ría, y la pers­pec­ti­va del Dios Crea­dor. A Dios le in­tere­sa có­mo cui­da­mos nues­tro cuer­po y nos ha de­ja­do el ma­nual que con­tie­ne un plan de sa­lud gra­tis.

Dios nos dio prin­ci­pios pa­ra una bue­na sa­lud, por­que él co­no­ce lo que es me­jor pa­ra nues­tro cuer­po. Las com­pa­ñías que ma­nu­fac­tu­ran vehícu­los, co­lo­can un ma­nual de ope­ra­cio­nes en el com­par­ti­mien­to de­lan­te­ro del vehícu­lo, por­que ellos co­no­cen lo que es me­jor pa­ra su crea­ción. Dios, quien hi­zo nues­tros cuer­pos, tam­bién tie­ne un ma­nual de ope­ra­cio­nes lla­ma­do la Bi­blia. Ig­no­rar es­te ma­nual, a me­nu­do re­sul­ta en en­fer­me­da­des y muer­te pre­ma­tu­ra. Dios re­ve­ló su vo­lun­tad pa­ra ca­da uno de no­so­tros por me­dio de su Pa­la­bra: “Ama­do, yo de­seo que tú seas pros­pe­ra­do en to­das las co­sas, y que ten­gas sa­lud, así co­mo pros­pe­ra tu al­ma” (3 Juan 2).

La ma­yor par­te de los prin­ci­pios de sa­lud tie­nen que ver con lo que in­ge­ri­mos pa­ra co­mer y be­ber. La Bi­blia di­ce: “Si, pues, co­méis o be­béis, o ha­céis otra co­sa, ha­ced­lo to­do pa­ra la glo­ria de Dios” (1 Co­rin­tios 10:31). Cuan­do re­co­no­ce­mos los prin­ci­pios de Dios, co­me­re­mos y be­be­re­mos de ma­ne­ra di­fe­ren­te, es­co­gien­do so­lo lo que es bueno pa­ra nues­tra sa­lud. La die­ta que Dios es­ta­ble­ció des­de el prin­ci­pio es bue­na pa­ra man­te­ner nues­tro cuer­po en sa­lud. No so­lo Dios ha es­ta­ble­ci­do lo que de­be­mos co­mer pa­ra man­te­ner­nos sa­nos, tam­bién ha de­ja­do le­yes y or­de­nan­zas que al cum­plir­las, nos ayu­da­rán a go­zar de bie­nes­tar en to­das las áreas. En la Bi­blia en­con­tra­mos que de­be­mos te­ner un ho­ra­rio fi­jo pa­ra co­mer. “Bie­na­ven­tu­ra­da tú, tie­rra, cuan­do tu rey es hi­jo de no­bles, y tus prín­ci­pes co­men a su ho­ra, pa­ra re­po­ner sus fuer­zas y no pa­ra be­ber” (Ecle­sias­tés 10:17). En la Bi­blia apren­de­mos que no de­be­mos con­su­mir ali­men­tos al­tos en gra­sa. Los cien­tí­fi­cos con­fir­man que la ma­yo­ría de in­far­tos car­dia­cos se de­ben a un al­to ni­vel de gra­sa en la san­gre. “Es­ta­tu­to per­pe­tuo se­rá por vues­tras eda­des, don­de­quie­ra que ha­bi­téis, que nin­gu­na gro­su­ra ni nin­gu­na san­gre co­me­réis” (Le­ví­ti­co 3:17). Ade­más, nos advierte a no co­mer en ex­ce­so. “Y pon cu­chi­llo a tu gar­gan­ta, si tie­nes gran ape­ti­to” (Pro­ver­bios 23:2).

La Pa­la­bra de Dios tie­ne mu­cho que de­cir so­bre có­mo man­te­ner la estabilidad emo­cio­nal y cui­dar la sa­lud men­tal. Es­tá com­pro­ba­do que las per­so­nas que no per­do­nan, que guar­dan ren­cor, y se enojan por to­do, al­te­ran el ba­lan­ce quí­mi­co de sus cuer­pos, ba­jan sus de­fen­sas y se ha­cen pro­pen­sas a en­fer­mar­se. “El co­ra­zón apa­ci­ble es vi­da de la car­ne;

Mas la envidia es car­co­ma de los hue­sos” (Pro­ver­bios 14:30). Las es­ta­dís­ti­cas con­fir­man que las per­so­nas que siem­pre es­tán con­ten­tas, pro­lon­gan sus años de vi­da. “El co­ra­zón ale­gre cons­ti­tu­ye buen re­me­dio; Mas el es­pí­ri­tu tris­te se­ca los hue­sos” (Pro­ver­bios 17:22). Po­ner nues­tra con­fian­za en Dios y vi­vir se­gún sus prin­ci­pios, nos ayu­da­rá a es­tar bien y dis­fru­tar lar­gos años de vi­da. “Hi­jo mío, es­tá aten­to a mis pa­la­bras; In­cli­na tu oí­do a mis ra­zo­nes. No se apar­ten de tus ojos; Guár­da­las en me­dio de tu co­ra­zón; Por­que son vi­da a los que las ha­llan, Y me­di­ci­na a to­do su cuer­po” (Pro­ver­bios 4:202).“Hi­jo mío, no te ol­vi­des de mi ley, y tu co­ra­zón guar­de mis mandamientos; por­que lar­gu­ra de días y años de vi­da y paz te au­men­ta­rán” (Pro­ver­bios 3:1-2).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.