Úl­ti­ma pá­gi­na: La Na­vi­dad y su ma­gia

Zona N - - Contents - Dia­na Cue­vas Di­rec­to­ra Fun­da­ción Ma­king BIG SMILES zo­[email protected]­tin­dia­rio.com

La Na­vi­dad trae con­si­go ilu­sión, des­pier­ta re­cuer­dos de in­fan­cia y fe­li­ci­dad. Es la épo­ca don­de to­do bri­lla un po­co más y no so­lo por las lu­ces que alum­bran nues­tros ho­ga­res, sino más bien por esa luz en­cen­di­da que lle­va­mos en nues­tros co­ra­zo­nes. Es jus­to es­ta es­pe­cial y en­can­ta­da con­no­ta­ción lo que sien­te el equi­po de la fun­da­ción Ma­king Big Smiles.

Na­vi­dad es épo­ca de re­no­var­nos, de com­par­tir, de en­se­ñar a nues­tros ni­ños el ver­da­de­ro es­pí­ri­tu de es­ta fes­ti­vi­dad e in­cul­car­les ser ge­ne­ro­sos y so­li­da­rios. Re­cor­de­mos que no se com­par­te lo que nos so­bra, con el que na­da ma­te­rial tie­ne, ya que com­par­tien­do no se­re­mos me­nos prós­pe­ros. Pro­mo­va­mos la so­li­da­ri­dad en to­das las fa­ce­tas po­si­bles, por­que par­te de la gran­de­za de la vi­da con­sis­te en ha­cer el bien a los de­más, en te­ner mer­ced, pues cuan­do to­ca­mos la vi­da de la gen­te, de­ja­mos hue­llas, de­ja­mos par­te de no­so­tros y es­to en­gran­de­ce el al­ma. Con­tem­plan­do el na­ci­mien­to de Je­sús, en lo hu­mil­de y sen­ci­llo del pe­se­bre, ve­mos la esen­cia y real sen­ti­do de la Na­vi­dad.

Da­le un buen tra­to a to­do el que a ti se acer­que, mi­ra con el co­ra­zón, no me­nos­pre­cies a na­die, pues el ros­tro de

Je­sús pue­de es­tar pre­sen­te en la per­so­na que me­nos te ima­gi­nes… ¿y có­mo tra­ta­rías a Je­sús? ¿Le da­rías las mi­ga­jas, ro­pa de­te­rio­ra­da, lo ex­clui­rías? Pen­se­mos en to­das las per­so­nas que nos ro­dean, mu­chas qui­zás no ten­gan ca­ren­cias úni­ca­men­te eco­nó­mi­cas, pe­ro sí de afec­to, sed de ca­ri­ño, com­pa­ñía, de per­dón, ne­ce­si­dad de un abra­zo o de unas pa­la­bras co­mo: es­toy aquí pa­ra ti, cuen­ta con­mi­go, por­que DAR no so­lo ci­ta a las co­sas tan­gi­bles.

Así tam­bién pro­fe­sa­mos la sen­si­bi­li­dad y la so­li­da­ri­dad ha­cia el do­lor ajeno. “Dar has­ta que due­la y cuan­do due­la aún dar más“Ma­dre Te­re­sa.

Leí por ahí "Na­da en la na­tu­ra­le­za vi­ve pa­ra sí mis­mo, los ríos no be­ben su pro­pia agua, los ár­bo­les no co­men su pro­pia fru­ta, el sol no bri­lla pa­ra sí mis­mo y las flo­res no ex­tien­den su fra­gan­cia pa­ra sí mis­mas…". Apro­ve­cho es­ta fra­se pa­ra in­vi­tar­les a que es­ta Na­vi­dad me­di­tes con cuál ac­ción de ge­ne­ro­si­dad pue­des obrar en be­ne­fi­cio a los tu­yos, a tu co­mu­ni­dad, a tu na­ción. Dar a los dé­bi­les y des­fa­vo­re­ci­dos con amor. Y a ti que ya prac­ti­cas la so­li­da­ri­dad en Na­vi­dad mués­tra­les a las per­so­nas a tu al­re­de­dor cuán gra­ti­fi­can­te es ser­vir a los de­más.

Fi­na­li­zan­do el año, de­mos gra­cias por las gran­des vi­ven­cias. Pro­fe­se­mos gra­ti­tud, por un año que nos tra­jo ben­di­cio­nes, pe­ro tam­bién lec­cio­nes y ten re­ci­pro­ci­dad acer­cán­do­te al en­fer­mo, abri­gan­do al mar­gi­na­do y da­le la mano a quien te ne­ce­si­te.

Ca­da uno dé co­mo pro­pu­so en su co­ra­zón: no con tris­te­za, ni por ne­ce­si­dad, por­que Dios ama al da­dor ale­gre. 2 Co­rin­tios 9:7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.