Es­pi­ri­tual: La vi­si­ta de los ma­gos

Zona N - - Contents - Alli­son Már­quez Pas­to­ra zo­[email protected]­tin­dia­rio.com

“Cuan­do Je­sús na­ció en Be­lén de Ju­dea en días del rey He­ro­des, vi­nie­ron de Orien­te a Je­ru­sa­lén unos ma­gos, di­cien­do: ¿Dón­de es­tá el rey de los ju­díos, que ha na­ci­do? Por­que su es­tre­lla he­mos vis­to en Orien­te, y ve­ni­mos a ado­rar­le” (Ma­teo 2:1-2). No sa­be­mos mu­cho acer­ca de es­tos ma­gos, pe­ro se es­pe­cia­li­za­ban en la as­tro­no­mía, la me­di­ci­na y las cien­cias na­tu­ra­les. Cuan­do una nue­va es­tre­lla hi­zo su apa­ri­ción, unie­ron sus es­fuer­zos y em­pren­die­ron el lar­go via­je a Je­ru­sa­lén. El Evan­ge­lio de Ma­teo da a en­ten­der que se tra­ta­ba de una es­tre­lla ex­tra­or­di­na­ria; en reali­dad, era una es­tre­lla so­bre­na­tu­ral. Fue un he­cho mi­la­gro­so, pa­ra el que no ne­ce­si­ta­mos en­con­trar una ex­pli­ca­ción. Co­mo mu­chos as­tró­no­mos creen, po­dría ha­ber te­ni­do lu­gar, en aque­lla oca­sión, un im­por­tan­te mo­vi­mien­to de los cuer­pos ce­les­tes que pue­blan el fir­ma­men­to. Es ló­gi­co pen­sar que cuan­do Je­su­cris­to vino, el cie­lo y la tie­rra reac­cio­na­sen de al­gu­na ma­ne­ra an­te su lle­ga­da. Los sa­bios vie­ron una es­tre­lla so­bre­na­tu­ral y sa­lie­ron sin im­por­tar el pe­li­gro ni la dis­tan­cia. Ma­teo 2:11 di­ce: “Y en­tran­do en la ca­sa, vie­ron al ni­ño con su ma­dre Ma­ría, y pos­trán­do­se, le ado­ra­ron; y abrien­do sus te­so­ros, le pre­sen­ta­ron ob­se­quios de oro, in­cien­so y mi­rra”.

Los ma­gos si­guie­ron la es­tre­lla que los di­ri­gió a un via­je ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil pa­ra bus­car a Je­sús. No­so­tros no te­ne­mos que cru­zar de un ex­tre­mo de la tie­rra a otro pa­ra en­con­trar a Je­sús, no te­ne­mos que cru­zar mon­ta­ñas, so­la­men­te con una ora­ción de fe, po­de­mos en­con­trar­nos con Dios.

Mu­chos es­ti­man que ese en­cuen­tro cam­bió la vi­da de es­tos hom­bres que ha­bían ve­ni­do de Orien­te. El tex­to di­ce en Ma­teo 2:12, que es­tos sa­bios re­ci­bie­ron una re­ve­la­ción en sue­ño pa­ra que no vol­vie­sen a He­ro­des, y re­gre­sa­ron a su tie­rra por otro ca­mino. Eso sig­ni­fi­ca que ellos to­ma­ron otro rum­bo geo­grá­fi­ca­men­te y es­pi­ri­tual­men­te. Des­pués de co­no­cer al Sal­va­dor del mun­do y ofre­cer re­ga­los, sus vi­das fue­ron trans­for­ma­das.

La pro­ce­den­cia y tras­fon­do de los ma­gos in­di­ca que no co­no­cían a Dios, sin em­bar­go, Dios uso la sa­bi­du­ría de ellos pa­ra que lle­ga­ran al mis­mo lu­gar del na­ci­mien­to de Je­sús. Dios es so­be­rano y tie­ne el con­trol de to­das las co­sas.

Dios anun­ció el na­ci­mien­to del Me­sías a los pas­to­res por me­dio de los án­ge­les, a los ma­gos por me­dio de la es­tre­lla, y a los lí­de­res re­li­gio­sos y po­lí­ti­cos por me­dio de sa­bios que no co­no­cían a Dios. Es­tos ma­gos cuan­do vi­nie­ron a co­no­cer a Je­sús, le ado­ra­ron. No co­no­cie­ron al Sal­va­dor del mun­do por me­dio de li­tur­gia, sa­cra­men­to, ni por un ser­món. Vi­nie­ron a Je­sús des­pués de ha­ber es­tu­dia­do la es­tre­lla en el fir­ma­men­to. El amor de

Dios cru­za to­das las ba­rre­ras pa­ra que po­da­mos co­no­cer­lo y ado­rar­lo.

Los ma­gos no fue­ron a co­no­cer a Je­sús por ac­ci­den­te, ni us­ted es­tá le­yen­do es­te es­cri­to por ac­ci­den­te. No im­por­ta lo le­jos que us­ted se en­cuen­tre de Dios, ni lo di­fí­cil de su tra­ve­sía, ni las cir­cuns­tan­cias que le ro­dean, Dios ha he­cho pro­vi­sión pa­ra su ne­ce­si­dad. La Na­vi­dad no se tra­ta de re­ga­los, co­mi­das y agui­nal­dos. La Na­vi­dad se tra­ta de que ha­bía un abis­mo que nos se­pa­ra­ba de Dios, ese abis­mo se lla­ma pe­ca­do. Cuan­do Je­sús na­ció en Be­lén, na­ció la es­pe­ran­za de to­da la hu­ma­ni­dad por­que por me­dio de su muer­te en la cruz, fui­mos re­di­mi­dos del abis­mo del pe­ca­do. El pro­ble­ma más gran­de se re­sol­vió cuan­do na­ció Je­sús y mu­rió en la cruz por nues­tros pe­ca­dos.

¿Le gus­ta­ría en­con­trar al Sal­va­dor en es­ta Na­vi­dad? Los sa­bios si­guie­ron la es­tre­lla que los di­ri­gió a Je­sús. So­lo hay un ca­mino que nos lle­va a Dios y es a tra­vés de su Hi­jo Je­su­cris­to. Su­pon­ga­mos que Él se pre­sen­ta­se hoy mis­mo don­de us­ted se en­cuen­tra en me­dio de to­das sus ac­ti­vi­da­des. ¿Le per­mi­ti­ría in­te­rrum­pir al­gu­na ac­ción u ocu­pa­ción? ¿Se sen­ti­ría in­cli­na­do a su­ge­rir­le que apla­za­se su vi­si­ta pa­ra un mo­men­to más opor­tuno?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.