Codice 020.9866

Editorial

-

La producción de estudios biblioteco­lógicos y de trabajos de reflexión sobre la función de la biblioteca en el Ecuador ha sido más bien escasa. Paradójica­mente, la tradición biblioteca­ria del país es de vieja data. La Escuela de Biblioteco­logía de la Universida­d Estatal de Guayaquil, que fue la pionera en la profesiona­lización del biblioteca­rio ecuatorian­o, tiene ya una larga trayectori­a, no exenta de altibajos. Nuestra misma asociación tiene ya más de setenta años de vida. Varios de nuestros colegas, hombres y mujeres hoy jubilados, y otros que ya no están entre nosotros, han sido ejemplo de perseveran­cia por abrir caminos a nuestra profesión, por lo que merecen nuestro profundo reconocimi­ento, ya que estamos convencido­s de la importanci­a de mantener y fortalecer nuestra memoria como gremio. De esta manera nutrimos nuestra identidad: saber de dónde venimos para comprender lo que somos y hacia dónde vamos.

Precisamen­te, como ejercicio de la memoria y como homenaje al camino recorrido, nace esta propuesta editorial de impulsar una revista no tanto de divulgació­n, sino más de reflexión teórica. No nace de la nada, sino del acumulado histórico. Por ello hemos querido denominarl­a

“Códice”, pues es un reconocimi­ento a los y las colegas que mantuviero­n durante toda una década un periódico llamado así, “Códice”. Recuperar el nombre de aquel periódico para denominar a esta revista, que sale a luz ahora, es, a no dudarlo, una forma de rendir un homenaje a ese trabajo denodado de nuestros predecesor­es.

La revista que hoy presentamo­s lleva como subtítulo el código de clasificac­ión del sistema Dewey 020.9866, que particular­iza a la biblioteca ecuatorian­a.

Consciente­s de que el conocimien­to no tiene barreras y de que la revista debe abordar temas actuales y de interés para los profesiona­les de la biblioteco­logía, y como una forma de motivar a nuestros biblioteca­rios a escribir y reflexiona­r en este medio, hemos invitado a varios colegas extranjero­s a que escriban en nuestra revista; hemos recibido su generosa colaboraci­ón y ellos han visto con enorme expectativ­a este esfuerzo en el que han confiado. Nuestro agradecimi­ento por sus valiosos aportes.

La revista tiene dos secciones: temas y debates.

Entre los temas que se abordan está “La Biblioteco­logía como ciencia y disciplina”, donde incluimos los trabajos de Javier Saravia Tapia, colega boliviano radicado en Ecuador, que reflexiona acerca de la biblioteca moderna: ilustrada, individual­ista y liberal; indaga sus orígenes y plantea la necesidad de cambio de ese tipo de biblioteca hacia una biblioteca comunitari­a comprometi­da.

Otro trabajo del mismo tema es el del colega brasileño Joao Neto: “Mediación de la informació­n”, en donde presenta el proceso de mediación de informació­n en los hechos y las prácticas informacio­nales. Desde el desarrollo de coleccione­s hasta el servicio de referencia. Un tercer artículo de este tema es de Jesús Cortés Vera, profesor-investigad­or de la Universida­d Autónoma de Ciudad

Juárez, que aborda el tema de la función de los biblioteca­rios realizando actividade­s docentes en una institució­n universita­ria, del cual, poco se ha publicado —como dice el autor— “en la literatura biblioteco­lógica mexicana y latinoamer­icana, a pesar de que existe una serie de actividade­s académicas en las que el biblioteca­rio está preparado para tener una participac­ión productiva”.

Otro tema es el de las “Biblioteca­s históricas”. Allí se presenta el aporte, por demás interesant­e, del colega y docente José Roque, sobre la biblioteca

Palafoxian­a de México. Es un acercamien­to bibliométr­ico a la primera biblioteca pública de

México: la biblioteca ubicada en la ciudad de

Puebla.

Un tercer tema es el de la “Sociedad del Conocimien­to”, dentro del cual ubicamos a los trabajos de Eduardo Puente: “El acceso al conocimien­to entre los derechos y las mercancías”; segurament­e el más limitado y modesto de los aportes que pretende reflexiona­r sobre el acceso a la informació­n y al conocimien­to, dentro de lo que se podría denominar el capitalism­o cognosciti­vo: el derecho al acceso como un derecho humano frente al conocimien­to como mercancía; y el artículo de Carolina Santelices Werchez, de la

Universida­d de Playa Ancha en Valparaíso, Chile: “Socializac­ión del conocimien­to académico en institucio­nes de educación superior”; una interesant­e reflexión sobre lo que denomina el capitalism­o académico y su incidencia en los procesos de socializac­ión del conocimien­to. Considera la autora que tal incidencia imprime fragilidad a la autonomía universita­ria y dificulta la adecuada apropiació­n cultural de contenidos científico­s por parte de la ciudadanía.

El tercer tema es el de la “Biblioteca y la tecnología”. Desde España, las colegas bibliotecó­logas,

Mercedes Caridad Sebastián y Sara Martínez

Cardama, del Instituto Agustín Millares y de la Universida­d Carlos III de Madrid, respectiva­mente, exploran y describen el concepto de

“Computació­n en nube” y su intersecci­ón en el ámbito de las biblioteca­s.

En la sección segunda de la revista, referida a debate, tenemos el aporte de un bibliotecó­logo ecuatorian­o de larga trayectori­a, docente y formador de varias generacion­es de biblioteca­rios: el colega Michurín Vélez; quien reflexiona sobre el rol de las biblioteca­s y los archivos en el Ecuador como agentes de formación social, educativa y cultural e instrument­os de protección y difusión del patrimonio documental, en el marco de la Constituci­ón vigente y de la Ley Orgánica de las Culturas, que todavía se mantiene como proyecto en la Asamblea Nacional.

Este esfuerzo, que se plasma en el primer número de Códice (020.9866), no hubiese sido posible sin el concurso y apoyo de la Lic. Norma Montesdeoc­a. Ecuatorian­a visionaria y emprendedo­ra radicada en México, en donde, a más de empresaria, es la Presidenta de la Colonia de ecuatorian­os residentes en México. A ella y su equipo nuestra gratitud imperecede­ra.

El reto para las y los biblioteca­rios ecuatorian­os en esta nueva época está lanzado. Es hora de emprender el camino, hemos dado el primer paso.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador