UN SE­CRE­TO PO­DE­RO­SO

De Pelados - - Pilas con... -

Si te gus­tan los se­cre­tos... te con­ta­mos uno im­por­tan­te y efec­ti­vo: lo que re­co­noz­cas de JE­SÚS, eso mis­mo ven­drá a ti. ¿Qué sig­ni­fi­ca eso? Si di­ces que es ad­mi­ra­ble, no pa­ra­rá de sor­pren­der­te en tu vi­da. Si di­ces que es con­se­je­ro, te guia­rá, te ha­rá co­no­cer la verdad y lo que es me­jor pa­ra ti. Si di­ces que es Dios Fuer­te, su for­ta­le­za se ha­rá pre­sen­te en tu de­bi­li­dad. Si di­ces que es Pa­dre Eterno, cu­bri­rá to­das tus ne­ce­si­da­des. Y si di­ces que es Prín­ci­pe de Paz, te da­rá esa paz, que na­die en­ten­de­rá, pe­ro que tú dis­fru­ta­rás. Pue­des co­no­cer­lo a ÉL en to­das es­tas fa­ce­tas. Co­mo es To­do­po­de­ro­so, pue­de ser to­dos es­tos ro­les a la vez. ¿Qué tal? “Por­que nos ha na­ci­do un ni­ño, se nos ha con­ce­di­do un hi­jo; la so­be­ra­nía re­po­sa­rá so­bre sus hom­bros, y se le da­rán es­tos nom­bres: Con­se­je­ro Ad­mi­ra­ble, Dios Fuer­te, Pa­dre Eterno, Prín­ci­pe de Paz”. Isaías 9:6

Mo­de­los: Ale­jan­dro Ce­ba­llos y Mia Co­ka

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.