Una po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal in­com­pren­si­ble

Diario Expreso - - Mundo -

En la se­sión de la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das, por vi­gé­si­ma sép­ti­ma oca­sión, la gran ma­yo­ría de los Es­ta­dos miem­bros, con dos vo­tos en con­tra, con­de­nó a Es­ta­dos Uni­dos por el em­bar­go a Cu­ba. Sin em­bar­go, Cu­ba pue­de ne­go­ciar li­bre­men­te con to­dos los Es­ta­dos que vo­ta­ron a fa­vor de que se su­pri­ma el em­bar­go. El pro­ble­ma es que Cu­ba no tie­ne ca­si que ne­go­ciar. Prác­ti­ca­men­te en­vía mé­di­cos a zo­nas ru­ra­les y fuer­zas es­pe­cia­les pa­ra sos­te­ner a los paí­ses cu­yos go­bier­nos tie­nen pro­ble­mas pa­ra man­te­ner­se co­mo, por ejem­plo, Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua. PU­TIN VEN­DE AR­MAS A CU­BA. Mien­tras tan­to, el nue­vo pre­si­den­te de Cu­ba, Miguel Díaz-ca­nel, vi­si­ta a su ho­mó­lo­go Vla­dí­mir Pu­tin en Ru­sia y com­pra va­rios mi­llo­nes de dó­la­res en ar­mas. ¿Quién quie­re ata­car­los? Re­cor­de­mos que Ru­sia se ha con­ver­ti­do en el se­gun­do fa­bri­can­te de ar­mas del mun­do y de­bi­do a las sanciones que le im­pu­so la Unión Eu­ro­pea, por los pro­ble­mas que tu­vo al apo­de­rar­se de Cri­mea y ata­car a Ucra­nia, tu­vo que re­cu­rrir al ne­go­cio de las ar­mas por­que fue­ron sus­pen­di­das las ven­tas de gas, que era uno de sus ma­yo­res in­gre­sos. EL VIL ASE­SI­NA­TO DE UN PE­RIO­DIS­TA. Por otra par­te, en el Me­dio Orien­te la po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal se com­pli­ca. Ara­bia Sau­di­ta, uno de los ma­yo­res alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos, re­ci­be un fuerte re­cha­zo por el ase­si­na­to de uno de los más im­por­tan­tes pe­rio­dis­tas del New York Ti­mes, de na­cio­na­li­dad sau­di­ta, al in­gre­sar a la em­ba­ja­da de su país en Tur­quía. Sa­lió en pe­da­zos. Cul­pan al he­re­de­ro del trono sau­dí por el cri­men, de­bi­do a que el pe­rio­dis­ta era un fuerte opo­si­tor al Go­bierno de su país. HAM­BRE EN YE­MEN. En Ye­men, la es­ca­sez de ali­men­tos, por el em­bar­go que le han pues­to sus ve­ci­nos, se es­tá con­vir­tien­do en una de las más gra­ves cri­sis hu­ma­ni­ta­rias que re­cuer­de la his­to­ria. La ayu­da en ali­men­tos que pro­vie­ne de cier­tos Es­ta­dos y de las ONG no pue­de ser des­em­bar­ca­da por el em­bar­go. Las ci­fras son abru­ma­do­ras. El nú­me­ro de per­so­nas que pre­ci­san ayu­da hu­ma­ni­ta­ria cre­ció has­ta los 22,2 mi­llo­nes de ye­me­níes y ca­si ocho mi­llo­nes y me­dio pa­de­cen por una gra­ve fal­ta de ali­men­tos. BUE­NA ELEC­CIÓN EN BRA­SIL. En Bra­sil, el ele­gi­do pre­si­den­te Jair Bol­so­na­ro se pre­pa­ra pa­ra res­ca­tar a su na­ción de la co­rrup­ción y la de­lin­cuen­cia y a im­plan­tar las re­glas del libre co­mer­cio. Por lo pron­to, anun­ció que pro­pon­dría cam­bios en Mer­co­sur, que se ne­ce­si­tan pa­ra que cum­pla con la mi­sión pa­ra la que fue crea­do. Pocas ve­ces he­mos leí­do crí­ti­cas y acu­sa­cio­nes tan fuer­tes co­mo las que le han he­cho, an­tes de asu­mir la pre­si­den­cia. Va­le la pe­na ci­tar las ex­pre­sio­nes de mu­chos de sus par­ti­da­rios: “Lo que que­re­mos es que no ro­be”. Cuán­tas ve­ces es­cu­cha­mos en cam­pa­ñas elec­to­ra­les: “Que ro­be, pe­ro que ha­ga obras”. Los bra­si­le­ños, can­sa­dos de tre­ce años del Go­bierno del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, que ca­si se lle­va el san­to y la li­mos­na, vo­ta­ron por Bol­so­na­ro se­gu­ros de que era el hom­bre hon­ra­do que ne­ce­si­ta el país pa­ra vol­ver a con­ver­tir­se en una po­ten­cia mun­dial, co­mo lo fue en la pri­me­ra ad­mi­nis­tra­ción de Lu­la da Sil­va, que fue bien lle­va­da pe­ro, lue­go de que­rer pro­rro­gar la ad­mi­nis­tra­ción del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, ter­mi­na­ron con su su­ce­so­ra fue­ra de la pre­si­den­cia y el mis­mo Lu­la en la cárcel, no so­lo por re­ci­bir un apar­ta­men­to co­mo coima, sino por ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­do en la gran can­ti­dad de con­tra­tos que con­si­guió la po­de­ro­sa em­pre­sa Ode­brecht, en Bra­sil y otros paí­ses, re­gan­do di­ne­ro pa­ra ga­nar to­das las li­ci­ta­cio­nes en que in­ter­ve­nía, y mu­chos con­tra­tos a de­do. El triun­fo de Bol­so­na­ro fue una de­rro­ta del co­mu­nis­mo, ya que es­te par­ti­do con mu­cha ha­bi­li­dad se til­da de iz­quier­dis­ta, pues la pa­la­bra co­mu­nis­ta sue­na a Sta­lin y a los mi­les de mi­llo­nes que mu­rie­ron en la URSS, al im­po­ner su fra­ca­sa­da teo­ría mar­xis­ta-le­ni­nis­ta. SE IM­PU­SO EL PRE­SI­DEN­TE SIRIO. De­je­mos a un la­do a Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua, que son ca­sos per­di­dos. El pre­si­den­te sirio, con la ayu­da de Ru­sia, ha lo­gra­do ga­nar una ba­ta­lla pa­ra man­te­ner­se en el po­der, a cos­ta de te­ner que re­cons­truir un país, aun­que to­da­vía los yiha­dis­tas tie­nen al­gu­na par­te de su te­rri­to­rio. El pro­ble­ma se­rá: ¿quién va a ayu­dar a re­cons­truir­lo? Pa­ra nues­tro cri­te­rio, Si­ria fue un buen mer­ca­do pa­ra Ru­sia, que pu­do pro­bar sus nue­vas ar­mas y ven­der­las a buen pre­cio, pe­ro po­drá tam­bién dar su ayu­da pa­ra que vuel­va a ser Si­ria el país im­por­tan­te que siem­pre fue.

Vo­ta­cio­nes. El pre­si­den­te elec­to de Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.