Con­ce­jal, un car­go a reivin­di­car

Los par­ti­dos, al pre­sen­tar can­di­da­tos, prio­ri­zan la ima­gen al ca­pi­tal te­rri­to­rial Exe­di­les creen que el he­cho de que la fi­gu­ra ten­ga más o me­nos bri­llo ❚

Diario Expreso - - Actualidad - AL­FON­SO AL­BÁN ES­PÍN al­ba­[email protected]­na­sa.com.ec ■ GUAYAQUIL CAMILO SE­VE­RINO, con­sul­tor po­lí­ti­co

Es­tán ahí. Exis­ten. Tie­nen un car­go de elec­ción po­pu­lar, pe­ro po­co se sa­be de lo que ha­cen y es­tán obli­ga­dos a ha­cer por los ciu­da­da­nos.

Los con­ce­ja­les son una es­pe­cie de asam­bleís­tas lo­ca­les. Crean y aprue­ban or­de­nan­zas y fis­ca­li­zan la la­bor de quie­nes ad­mi­nis­tran la ciudad. Pe­se a la com­ple­ja la­bor, si­mi­lar a la de los le­gis­la­do­res na­cio­na­les (guar­dan­do la res­pec­ti­va dis­tan­cia), no tie­nen el mis­mo real­ce, la mis­ma vi­si­bi­li­dad.

Os­wal­do Mo­reno, ana­lis­ta y con­sul­tor po­lí­ti­co, atri­bu­ye es­ta realidad a una ca­ren­cia ins­ti­tu­cio­nal que es­tan­ca la fi­gu­ra del con­ce­jal, al me­nos en el ejer­ci­cio. Pe­ro en la realidad, ase­gu­ra, ter­mi­na cons­tru­yen­do edi­les que no tie­nen una par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va, que no son de­ter­mi­nan­tes. “La fi­gu­ra del con­ce­jal de­be te­ner un ma­yor per­fil y eso de­pen­de de los li­de­raz­gos, pe­ro con la can­te­ra de la te­le­vi­sión y del fút­bol es muy di­fí­cil que eso se dé”, co­men­ta, al re­fe­rir­se a las fuen­tes que nu­tren en va­rios ca­sos las lis­tas de pos­tu­lan­tes a con­ce­ja­les de al­gu­nos par­ti­dos y mo­vi­mien­tos para las pró­xi­mas elec­cio­nes.

En la mis­ma lí­nea, el con­sul­tor po­lí­ti­co Camilo Se­ve­rino tam­bién cree que es­ta si­tua­ción es pro­duc­to de que las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas prio­ri­zan la ima­gen al ca­pi­tal po­lí­ti­co en te­rri­to­rio cuan­do con­for­man las lis­tas de con­ce­ja­les, so­bre to­do en ciu­da­des gran­des. “Lo con­tra­rio su­ce­de en mu­ni­ci­pios pe­que­ños, que pre­sen­tan a can­di­da­tos fuer­tes de de­ter­mi­na­dos ba­rrios. En las ciu­da­des gran­des es muy di­fí­cil que un po­lí­ti­co ten­ga una fuer­za te­rri­to­rial gran­de y se bus­ca lo más fá­cil: un can­di­da­to con una bue­na ima­gen sin esa vo­ca­ción po­lí­ti­ca”.

Con­tra­rio al cri­te­rio de am­bos ex­per­tos, dos ex­con­ce­ja­les de Guayaquil con­si­de­ran que el he­cho de que la fi­gu­ra del edil ten­ga más o me­nos bri­llo o pe­so, de­pen­de del mis­mo fun­cio­na­rio. Luis Al­mei­da, exe­dil por­te­ño y aho­ra pre­can­di­da­to para re­gre­sar a ocu­par nue­va­men­te uno de los 15 si­llo­nes del Con­ce­jo can­to­nal gua­ya­qui­le­ño, ase­gu­ra que la ley fi­ja cla­ra­men­te atri­bu­cio­nes a los par­la­men­ta­rios lo­ca­les y que es su ac­ti­tud la que mar­ca­rá su ges­tión. “La ac­ti­tud del con­ce­jal de­be ser cí­vi­ca y no po­lí­ti­ca”.

El tam­bién ex­con­ce­jal Oc­ta­vio Vi­lla­cre­ses pre­fie­re ha­blar de de­ci­sio­nes. “El con­ce­jal que de­ci­de que su fi­gu­ra sea o no re­le­ga­da o sim­ple­men­te se so­me­te o es­tá de acuer­do con las pro­pues­tas o el or­den del día del al­cal­de, es de­ci­sión per­so­nal (sic)”, co­men­ta a EX-

LA FRA­SE En la ciudad se ha per­di­do ese po­lí­ti­co for­ma­do en los ba­rrios, co­sa que aún se ve en can­to­nes pe­que­ños.

Se­rán res­pon­sa­bles por sus ac­cio­nes u omi­sio­nes en el cum­pli­mien­to de sus atri­bu­cio­nes, es­ta­rán obli­ga­dos a ren­dir cuen­tas a sus man­dan­tes y go­za­rán de fue­ro de cor­te pro­vin­cial. Sus atri­bu­cio­nes son:

In­ter­ve­nir con voz y vo­to en las se­sio­nes y de­li­be­ra­cio­nes del Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal.

Pre­sen­tar pro­yec­tos de or­de­nan­zas can­to­na­les, en el ám­bi­to de com­pe­ten­cia del Go­bierno Au­tó­no­mo Des­cen­tra­li­za­do Mu­ni­ci­pal. PRE­SO lue­go de re­su­mir al­gu­nos epi­so­dios de su ca­rre­ra co­mo edil por­te­ño y de lo com­pli­ca­do, pe­ro no im­po­si­ble, que pue­de ser le­gis­lar des­de la mi­no­ría.

In­ter­ve­nir en el Con­ce­jo Can­to­nal de planificación y en las co­mi­sio­nes mu­ni­ci­pa­les, de­le­ga­cio­nes y re­pre­sen­ta­cio­nes que de­sig­ne el Con­ce­jo Mu­ni­ci­pal.

Fis­ca­li­zar las ac­cio­nes del Eje­cu­ti­vo can­to­nal.

An­te es­te es­ce­na­rio, Mo­reno cree que la fi­gu­ra del con­ce­jal me­re­ce ser reivin­di­ca­da. Se­ve­rino coin­ci­de y cree que ilus­trar pue­de ser el ca­mino. “Muy po­cos ciu­da­da­nos sa­ben cuá­les son las fun­cio­nes de un con­ce­jal. No hay esa ima­gen cla­ra de que exis­ten un al­cal­de y un gru­po de con­ce­ja­les que fis­ca­li­zan y de­li­be­ran. Esa fi­gu­ra no se la ha co­mu­ni­ca­do”.

Con es­ta mis­ma lí­nea con­cuer­da el exe­dil Vi­lla­cre­ses, quien tam­bién re­cla­ma ma­yor se­gui­mien­to ciu­da­dano a la la­bor de los con­ce­ja­les. “Si ele­gi­mos a cual­quier per­so­na es una de­ci­sión nues­tra. Si ele­gi­mos a fi­gu­ras fa­mo­sas, les da­mos el vo­to, por­que des­co­no­ce­mos las com­pe­ten­cias del con­ce­jal, nos transformamos en sim­ples ciu­da­da­nos es­pec­ta­do­res... La ciu­da­da­nía es el juez de aque­llos a quie­nes les dio su vo­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.