El fút­bol no es así

Diario Expreso - - Economía -

EDI­TO­RIAL

Se­rá en Ma­drid co­mo pu­do ha­ber si­do en Mia­mi o en Ca­tar. La fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de­ja por la vía de la se­de ele­gi­da una po­lé­mi­ca fic­ti­cia, ex­pre­sa­da con la gran­di­lo­cuen­cia ar­gen­ti­na, so­bre la re­con­quis­ta es­pa­ño­la o la co­pa de los con­quis­ta­do­res por­que, ade­más, coin­ci­de con la efe­mé­ri­des de la ba­ta­lla de Aya­cu­cho, úl­ti­mo gran en­fren­ta­mien­to en Su­da­mé­ri­ca du­ran­te las gue­rras de in­de­pen­den­cia con Es­pa­ña un 9 de di­ciem­bre de 1824.

Apar­te de las anéc­do­tas his­tó­ri­cas, la de­ci­sión del má­xi­mo or­ga­nis­mo del fút­bol su­da­me­ri­cano es una pa­ta­da ha­cia ade­lan­te a un ba­lón ca­lien­te que na­die quie­re aga­rrar en el con­ti­nen­te. Es una derrota de las ins­ti­tu­cio­nes, no so­la­men­te las de­por­ti­vas, y una de­mos­tra­ción de que en los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos a ve­ces la me­jor ma­ne­ra de con­vi­vir es no con­vi­vir. Eu­ro­pa tam­bién pa­só por es­to y pa­re­ce que su­po re­me­diar­lo. Aún es­tá pre­sen­te en la me­mo­ria de los afi­cio­na­dos, y los que no lo son, el trá­gi­co epi­so­dio de Hey­sel cuan­do se dis­pu­tó una fi­nal de la an­ti­gua Co­pa de Eu­ro­pa, en ma­yo de 1985, con 39 ca­dá­ve­res calientes en las gra­das del es­ta­dio bel­ga.

Ecua­dor, que mu­chas ve­ces en asun­tos fut­bo­lís­ti­cos se mi­ra en el es­pe­jo ar­gen­tino, no pue­de ver el pro­ble­ma co­mo al­go tan le­jano. No de­be­ría­mos ol­vi­dar que aquí en los clá­si­cos del As­ti­lle­ro los hin­chas de Bar­ce­lo­na no pue­den acu­dir al es­ta­dio de Eme­lec y vi­ce­ver­sa. Los clu­bes eu­ro­peos de­ci­die­ron po­ner fin a los gru­pos de fa­ná­ti­cos ul­tras mien­tras que en es­te la­do del Atlán­ti­co to­da­vía se alien­ta a las ba­rras bra­vas des­de los des­pa­chos de los di­ri­gen­tes

La fi­nal de Ma­drid en­tre Bo­ca y Ri­ver gol­pea más lo sen­ti­men­tal que lo de­por­ti­vo o eco­nó­mi­co. Pue­de ser frus­tran­te para los ar­gen­ti­nos pe­ro de­ja lec­cio­nes que de­be­ría­mos apren­der’.

de­por­ti­vos de los más im­por­tan­tes equi­pos.

El de­por­te rey ha de­ja­do es­cri­tas para la his­to­ria ri­dí­cu­las fra­ses he­chas. “El fút­bol es así”, “Fút­bol es fút­bol”, para tra­tar de ex­pli­car las in­con­gruen­cias de una fi­lo­so­fía de vi­da en la que no se sa­be per­der pe­ro tam­po­co se sa­be ga­nar por cul­pa de una so­cie­dad que se sien­te có­mo­da en el fa­na­tis­mo más es­tú­pi­do.

Ma­drid es una de las ciu­da­des eu­ro­peas don­de vi­ven más ar­gen­ti­nos y lle­var allí la de­no­mi­na­da “fi­nal de las fi­na­les” es una re­com­pen­sa para esos mi­gran­tes que no pue­den nun­ca dis­fru­tar en di­rec­to de su pa­sión. Se­gu­ro que el cho­que Bo­ca-ri­ver ten­drá to­da­vía más re­per­cu­sión mun­dial al jugarse allí con to­da la mís­ti­ca que arras­tra. Es­pe­re­mos que el par­ti­do sea una fies­ta y no una cró­ni­ca de su­ce­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.