Pe­rio­dis­mo, pro­fe­sión pe­li­gro­sa

Diario Expreso - - Opinión - Pro­ject Syn­di­ca­te

El bru­tal ase­si­na­to del pe­rio­dis­ta sau­dí ra­di­ca­do en EE. UU. Ja­mal Khas­hog­gi en el con­su­la­do de Ara­bia Sau­di­ta en Estambul, y sus re­per­cu­sio­nes geo­po­lí­ti­cas, ha do­mi­na­do los ti­tu­la­res de los dia­rios en to­do el mundo. Su ca­so es­tá le­jos de ser una ano­ma­lía. Se­gún el Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Pren­sa, la vio­len­cia con­tra pe­rio­dis­tas y la im­pu­ni­dad con los per­pe­tra­do­res son “dos de las ma­yo­res ame­na­zas a la libertad de pren­sa en nues­tro mundo hoy”. Los go­bier­nos pue­den re­com­pen­sar a los pe­rio­dis­tas por aca­tar la dis­ci­pli­na con so­bor­nos fi­nan­cie­ros o de otro ti­po. Quie­nes se nie­gan a ser com­pra­dos, en cam­bio, pue­den su­frir la pér­di­da de de­re­chos bá­si­cos (co­mo la re­no­va­ción del pa­sa­por­te) o ver des­trui­das sus repu­tacio­nes. Al­gu­nos regímenes au­to­crá­ti­cos emu­lan al pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Do­nald Trump y lla­man “enemi­gos” a los pe­rio­dis­tas por di­se­mi­nar “no­ti­cias fal­sas”, un tris­te re­tro­ce­so para EE. UU., país que his­tó­ri­ca­men­te ha re­pre­sen­ta­do un fuer­te ejem­plo po­si­ti­vo con sus me­ca­nis­mos for­ma­les e in­for­ma­les para pro­te­ger la libertad de pren­sa y su cultura ro­bus­ta de pe­rio­dis­mo de in­ves­ti­ga­ción. El en­car­ce­la­mien­to es otra ma­ne­ra pre­di­lec­ta de los regímenes au­to­crá­ti­cos para si­len­ciar a los pe­rio­dis­tas que se atre­ven a de­cir la ver­dad so­bre el po­der. En Tur­quía, más de 150 pe­rio­dis­tas han si­do en­car­ce­la­dos des­de el fa­lli­do gol­pe de ju­lio de 2016; el país es el ma­yor en­car­ce­la­dor de pe­rio­dis­tas del mundo. Se­gún un es­ti­ma­do, 73 pe­rio­dis­tas han si­do ase­si­na­dos en lo que va del año, y en 12 paí­ses cin­co o más ase­si­na­tos de pe­rio­dis­tas no fue­ron re­suel­tos en 2017. Es­to in­clu­ye a paí­ses azo­ta­dos por la vio­len­cia: Irak, So­ma­lia y Si­ria, y tam­bién a de­mo­cra­cias (y cua­si­de­mo­cra­cias): Bra­sil, In­dia, Mé­xi­co, Ni­ge­ria y Ru­sia, va­rios de ellos alia­dos de EE. UU. y otros paí­ses oc­ci­den­ta­les, que mu­chas ve­ces no han en­fren­ta­do nin­gún cos­to po­lí­ti­co o di­plo­má­ti­co por sus ac­cio­nes. En es­te sen­ti­do, el ase­si­na­to de Khas­hog­gi en­vía un fuer­te men­sa­je. Se­gún la opi­nión ge­ne­ral, el prín­ci­pe de la corona sau­dí, Moham­med bin Sal­man (MBS), or­de­nó el ase­si­na­to. Sin em­bar­go, a pe­rio­dis­tas y ac­ti­vis­tas por los de­re­chos hu­ma­nos en paí­ses en desa­rro­llo que se be­ne­fi­cian o de­pen­den del res­pal­do fi­nan­cie­ro de Ara­bia Sau­di­ta se les pi­de cor­dial­men­te (o no) que se que­den tran­qui­los mien­tras MBS re­co­rre la re­gión para res­ta­ble­cer su ima­gen. In­clu­so al­gu­nos paí­ses oc­ci­den­ta­les no han adop­ta­do una pos­tu­ra. En­tre los po­cos su­fi­cien­te­men­te va­lien­tes co­mo para ha­blar es­tán 150 pe­rio­dis­tas pa­les­ti­nos in­de­pen­dien­tes que vi­ven ba­jo la ocu­pa­ción is­rae­lí, que han fir­ma­do una pe­ti­ción de Avaaz que sos­tie­ne que su ase­si­na­to mar­ca “un pre­ce­den­te pe­li­gro­so que ame­na­za las vi­das de los pe­rio­dis­tas, su de­re­cho a la li­bre ex­pre­sión, la libertad del tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co y el de­re­cho del pue­blo a sa­ber”. La pe­ti­ción tam­bién ana­li­za más allá del ca­so de Khas­hog­gi y exi­ge la pro­mul­ga­ción de “le­yes vin­cu­lan­tes que pro­te­jan a los pe­rio­dis­tas, ga­ran­ti­cen su de­re­cho a tra­ba­jar en libertad y cas­ti­guen a quie­nes vio­lan es­te de­re­cho”. An­te lo ge­ne­ra­li­za­dos que son los crí­me­nes con­tra pe­rio­dis­tas y lo vi­tal de su tra­ba­jo en nues­tras so­cie­da­des, las de­man­das de la pe­ti­ción me­re­cen res­pal­do de to­dos los ciu­da­da­nos don­de la libertad de pren­sa es­tá res­trin­gi­da o ba­jo ame­na­za.

El en­car­ce­la­mien­to es otra ma­ne­ra pre­di­lec­ta que tie­nen los regímenes au­to­crá­ti­cos para si­len­ciar a los pe­rio­dis­tas que se atre­ven a de­cir la ver­dad so­bre el po­der’.

ADRIÁN PE­ÑAHE­RRE­RA / EX­PRE­SO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.