La ca­lle, el re­fle­jo

Diario Expreso - - Opinión - MÓ­NI­CA CASSANELLO co­la­bo­ra­do­[email protected]­na­sa.com.ec

La ama­bi­li­dad y la con­si­de­ra­ción es­tán au­sen­tes en la in­men­sa ma­sa de 500.000 vehícu­los que a dia­rio cir­cu­lan por Guayaquil. Tan­to, que hay pun­tos en la ciudad en los que in­cor­po­rar­se en for­ma se­gu­ra al trá­fi­co, sin ser cho­ca­do, es ca­si una proeza. Unos lan­zan el ca­rro para cam­biar de ca­rril abu­san­do de su gran ta­ma­ño. Otros, apro­ve­chan­do el mí­ni­mo es­pa­cio dis­po­ni­ble gracias a lo pe­que­ños que son. Y las mo­tos, zig­za­guean­do, sin nin­gún re­mor­di­mien­to por pa­sar ro­zan­do ca­rro­ce­rías o al­gún es­pe­jo re­tro­vi­sor. Fi­las en­te­ras de au­tos y bu­ses se in­cor­po­ran ar­bi­tra­ria­men­te jus­to an­tes de una bi­fur­ca­ción, bur­lan­do a los que en for­ma or­de­na­da hi­cie­ron co­lum­na. Los más lis­tos cir­cu­lan so­bre la lí­nea di­vi­so­ria para pa­sar­se al ca­rril que avan­ce más rá­pi­do. Los arries­ga­dos re­ba­san por el ca­rril con­tra­rio para ade­lan­tar a los que len­ta­men­te rue­dan por la de­re­cha, sin im­por­tar­les que blo­quea­rán a los ca­rros que ven­gan en sen­ti­do opues­to. Y nun­ca fal­ta el que vie­ne atrás y ace­le­ra para no dar­nos pa­so cuan­do po­ne­mos la di­rec­cio­nal in­di­can­do nues­tra in­ten­ción de cam­biar­nos al otro la­do.

Re­sul­ta di­fí­cil no su­cum­bir al mal hu­mor en esa ma­rea sal­va­je y no reac­cio­nar agre­si­va­men­te an­te tan­to atro­pe­llo. Es un asun­to es­tre­san­te que ame­ri­ta re­fle­xión, pues ca­da día pa­sa­mos más tiem­po al vo­lan­te.

Im­par­tir edu­ca­ción vial des­de la es­cue­la pri­ma­ria no se­rá su­fi­cien­te. El pro­ble­ma va más allá. Tie­ne su ori­gen en la vi­ve­za crio­lla, la cultura la­ti­na de as­tu­cia y tram­pa que an­te­po­ne el be­ne­fi­cio pro­pio al bien co­mún, y que se ha exa­cer­ba­do en nues­tro país por los ejem­plos que nos die­ron du­ran­te diez años des­de los más al­tos car­gos de go­bierno. Por eso te­ne­mos que in­cul­car fuer­te­men­te en los ni­ños va­lo­res co­mo la in­te­gri­dad, el res­pe­to a la ley y al otro, el lo­gro a ba­se del es­fuer­zo ho­nes­to, la cortesía; y que to­do es­to se re­fuer­ce en los co­le­gios res­ta­ble­cien­do ma­te­rias co­mo ci­vis­mo y éti­ca. Los ciu­da­da­nos de­be­mos exi­gir -ya- esos cam­bios en la edu­ca­ción y a la vez tra­ba­jar in­di­vi­dual­men­te en ca­da fa­mi­lia. Con el tiem­po lo­gra­re­mos una trans­for­ma­ción en la con­duc­ta co­lec­ti­va. Y se re­fle­ja­rá en las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.