Y vie­nen por más

Diario Expreso - - Opinión - RO­BER­TO LÓ­PEZ MO­RENO

Lo que su­ce­de en es­te país es co­mo pa­ra es­cri­bir una no­ve­la. No sé si có­mi­ca o de te­rror. Que apa­rez­ca de la na­da en me­dio del cam­po y sin que na­die se­pa có­mo, una fá­bri­ca de ace­ro del ta­ma­ño de un es­ta­dio, sin ha­ber pa­ga­do de­re­chos de adua­na so­bre una des­co­mu­nal ma­qui­na­ria de 30 mi­llo­nes de dó­la­res y sin per­mi­sos mu­ni­ci­pa­les, am­bien­ta­les o de im­por­ta­ción, ca­re­ce de ex­pli­ca­ción al­gu­na. Pe­ro aun­que es­to sea asom­bro­so, lo es más que un ti­po de vein­ti­tan­tos años pue­da te­ner un tí­tu­lo de ex mi­nis­tro de Es­ta­do a tan tem­pra­na edad, es­té pre­so por ha­ber­se ro­ba­do cien­tos de mi­les de dó­la­res, com­pra­do ca­sas y au­tos con el di­ne­ro pro­duc­to del ro­bo, y en­ci­ma ten­ga un par­ti­do po­lí­ti­co. O que un mon­tón de ma­fio­sos que han sa­quea­do sin pie­dad al país se den el lu­jo de re­ci­bir fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do, ins­cri­bien­do sus can­di­da­tu­ras co­mo si no hu­bie­ran he­cho na­da. Ma­ne­jar es­to es tan sim­ple co­mo apli­car­les el mis­mo tra­to que se le dio a Ra­mi­ro Gon­zá­lez, a quien se lo en­jui­ció por no po­der de­mos­trar de dón­de sa­lió el di­ne­ro y las pro­pie­da­des que te­nía. No es nin­gún se­cre­to dón­de es­tán las ca­sas, los te­rre­nos, los au­tos, las fá­bri­cas e in­clu­so ¡las pla­yas! , de to­dos es­tos ra­te­ros que en la for­ma más des­ca­ra­da se nos pre­sen­tan aho­ra co­mo can­di­da­tos pa­ra una fun­ción pú­bli­ca. ¿Có­mo le ha­ce­mos en­ten­der al Ecua­dor que no se pue­de ser fun­cio­na­rio pú­bli­co si no se es ho­nes­to, por­que se va a ma­ne­jar fon­dos pú­bli­cos? La ley de muer­te ci­vil pa­ra que los pi­llos no pue­dan ser can­di­da­tos, ori­gi­na­da en la con­sul­ta, no avan­za. Pe­ro ade­más, fí­jen­se en la for­ma en que se ama­rran las co­sas en es­te país: la Cons­ti­tu­ción dis­po­ne que no po­drán ser can­di­da­tos “quie­nes ha­yan re­ci­bi­do sen­ten­cia con­de­na­to­ria eje­cu­to­ria­da por de­li­tos san­cio­na­dos con re­clu­sión, o por cohe­cho, en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to o pe­cu­la­do”. Es de­cir que -a gui­sa de ejem­plo- el so­li­ta­rio Geor­ge, que no ha si­do con­de­na­do por nin­guno de es­tos de­li­tos sino por aso­cia­ción ilí­ci­ta, po­dría ser can­di­da­to y ga­nar las elec­cio­nes con el apo­yo del par­ti­do del “cor­ta­ma­nos”. Nos es­tán vien­do la ca­ra. Vie­nen por más. Y lo es­ta­mos per­mi­tien­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.