Diario Expreso

El diestro Manuel Jesús, El Cid, se despide en la Maestranza de Sevilla con un emotivo homenaje de la plaza

La emotiva despedida de Manuel Jesús, El Cid, de la plaza de la Maestranza, en Sevilla, fue el suceso más destacado de la segunda de la feria de San Miguel

- ANTONIO LORCA ■ EL PAÍS ESPECIAL PARA EXPRESO

La fiesta de los toros, tan descorazon­adora tantas veces, permite también vivir momentos mágicos, tan inimaginab­les como imborrable­s, de esos que emocionan de verdad, ponen la piel de gallina y alegran el alma.

Anunciaron los clarines el comienzo del último tercio del quinto de la tarde. El torero español Manuel Jesús Cid Salas, muleta en mano, se dirigió diligente hacia el toro mientras la plaza de toros de Sevilla guardaba un respetuoso silencio.

En ese momento, rompió la banda de música a tocar en homenaje al torero que lidiaba su último toro en esa ciudad española, en su despedida. Y los tendidos, puestos en pie, aplaudiero­n con entusiasmo el detalle de exquisita sensibilid­ad mientras El Cid, como es más conocido, componía nervioso los primeros y emotivos compases de su postrera faena.

Y todo a partir de entonces fue un torrente de emociones. El mejor Cid, torero grande, una de las mejores zurdas del toreo, el de las cuatro Puertas del Príncipe y otras tantas perdidas por la espada, ese que quizá nunca pudo imaginar una despedida tan emotiva, se transfigur­ó y deslumbró a todos con exquisitec­es y chispazos de toreo íntimo.

No fue una labor grandiosa, porque su oponente, tan noble como soso, no se lo permitió, pero toda ella transcurri­ó como

en las tardes gloriosas e inolvidabl­es. En los últimos instantes, tras un momento de apuro (perdió la muleta y el toro lo persiguió hasta las tablas), el torero se dirigió a la banda, le dio las gracias y pidió a Sevilla un aplauso para ella. Y la plaza de la Maestranza, ceremonios­a y entusiasma­da, así lo hizo.

La estocada cayó trasera, el toro tardó en morir, El Cid esperó sentado en el estribo el momento final y paseó una

oreja, la número 25 de su carrera en esta plaza, entre el cariño de sus paisanos.

Antes, frente su primero, había dado muestras de su mejor toreo. Seis verónicas de salida, templadísi­mas, asentada la figura, moviendo los brazos con armonía, puro clasicismo… Otra más y una media arrebatado­ra en el quite. Y comenzó el último tercio con la muleta en la zurda y dibujó una tanda de naturales hondos, hermosos y espléndida­mente abrochados con el pecho. Lo que parecía un aperitivo no pasó a mayores porque el toro se apagó pronto.

Finalizado el festejo, los miembros de su cuadrilla lo alzaron en hombros y así dieron una vuelta al ruedo antes de salir por su propio pie por la puerta de cuadrillas, entre el clamor sevillano en la despedida de un torero suyo que se dio a conocer en Madrid, donde conoció la gloria, y aquí, en la Maestranza, se consagró para la historia.

La corrida se acabó en la despedida de El Cid. Y tiene su razón de ser. Victoriano del Río no tiene una ganadería, sino una pastelería; en lugar de toros bravos, nobles y fieros, cría bombones, merengues y petisús. Animales de cuatro patas y 500 kilos, sí, pero caramelos almibarado­s y empalagoso­s que se derriten al sol. Animales de desiguales hechuras y benditas intencione­s, blandos casi todos, y tan bondadosos que, como un atracón de pasteles, producen empacho y dolor de barriga.

Eso sí, la pastelería cuenta con una selecta clientela y las figuras se pelean para acercarse al mostrador y elegir los mejores manjares. Ocurre, claro, que muchos de ellos se desmoronan y derriten en cuanto les da el aire y no permiten deleite alguno.

UN GRANDE

Manuel Jesús Cid, conocido como El Cid, ha estado activo desde 1999 y este año anunció ya su despedida. Es conocido como uno de los grandes toreros de Madrid.

 ?? JOSÉ MANUEL VIDAL / EFE ?? Despedida. El diestro Manuel Jesús, El Cid, saludando al público al llegar a la plaza de toros de Sevilla.
JOSÉ MANUEL VIDAL / EFE Despedida. El diestro Manuel Jesús, El Cid, saludando al público al llegar a la plaza de toros de Sevilla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador