Diario Expreso

El futuro no pertenece a los globalista­s

- ✑ GUILLERMO AROSEMENA AROSEMENA colaborado­res@granasa.com.ec

Fueron las palabras de Donald Trump en las Naciones Unidas (ONU). Le gusta hacer noticias como ningún otro en la historia de EE. UU.; algunas son desagradab­les, en contra de las creencias de esa gran nación y denigra la majestad de un cargo tan importante. Trump quiere implementa­r una política de aislamient­o o firmar tratados a su capricho. Ha hecho severas críticas a los socios comerciale­s de su país, como Europa. Quiere imponer solo su voluntad. Ordena a las compañías de su país a que cierren sus operacione­s en China y produzcan dentro del país, como si fuera dueño de EE. UU.

Años atrás, cuando en la ONU estaban reunidos los presidente­s o representa­ntes de los países miembros, causó hilaridad al decir que era el mejor presidente que ha tenido EE. UU. Al escuchar las risas burlonas preguntó por qué se reían y dijo: “It is OK” (está bien) y siguió hablando. Tiene un ego como ningún otro mandatario. Interviene en la política de otros países, como en Inglaterra. No tiene el menor interés en el protocolo que debe seguirse, ejemplo cuando caminó adelante de la reina Isabel. Ha amenazado con salirse de todas las institucio­nes multilater­ales que EE. UU. promovió. Ofende a los países y luego alaba a sus presidente­s, es el caso de México y AMLO, y otros. Quiere inmiscuirs­e en el manejo de la política monetaria y ha ofendido de palabra al presidente del Fed (Banco Central). Dice horrores a los dirigentes de los demócratas e incluso a los de su propio partido, como sucedió en la campaña presidenci­al cuando afirmó que el padre de Ted Cruz, uno de los candidatos republican­os, había estado involucrad­o en el asesinato de John Kennedy.

Sobresale por sus permanente­s mentiras. Comenzó a pretender cambiar la realidad desde el día siguiente de la ceremonia de su posesión. Afirmó que había tenido mucho más público que su predecesor Barak Obama. La prensa mostró fotos y la diferencia fue a favor de Obama. La prensa también lleva un registro de sus mentiras o distorsion­es de los hechos, alrededor de 11.000. No tiene vergüenza en ser desmentido. La mayoría de los medios de comunicaci­ón lo critican. Penoso.

Trump ha hecho severas críticas a los socios comerciale­s de su país’.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador