Las des­ven­tu­ras de Net­flix cuan­do so­lo al­qui­la­ba DVD

El co­fun­da­dor del gi­gan­te au­dio­vi­sual re­la­ta las des­ven­tu­ras de los pri­me­ros años ❚ La idea na­ció a bor­do de un vie­jo Vol­vo

Diario Expreso - - Portada - GRE­GO­RIO BELINCHÓN EL PAÍS ■ ES­PE­CIAL PA­RA EX­PRE­SO

El co­fun­da­dor del gi­gan­te au­dio­vi­sual re­la­ta el na­ci­mien­to de la idea, en un atas­co de trán­si­to vial.

En enero de 1997, Marc Randolph y Reed Has­tings com­par­tían co­che pa­ra ir a tra­ba­jar des­de la zo­na mon­ta­ño­sa de San­ta Cruz has­ta Sunny­va­le, en Si­li­con Va­lley. Has­tings di­ri­gía Pu­re Atria, em­pre­sa que crea­ba he­rra­mien­tas pa­ra desa­rro­llo de soft­wa­re, y ha­bía com­pra­do In­te­grity QA, una start-up que con­ta­ba en­tre sus fun­da­do­res a Randolph, que tras la ad­qui­si­ción se que­dó co­mo di­rec­tor de mar­ke­ting.

En el atas­co dia­rio de la au­to­vía 17, a Randolph le da­ba mu­chí­si­mo tiem­po pa­ra su de­por­te fa­vo­ri­to: lan­zar­le ideas a Has­tings so­bre po­si­bles fu­tu­ros ne­go­cios. “Reed se que­da inex­pre­si­vo. A un ob­ser­va­dor ex­terno le pa­re­ce­ría que es­tá mi­ran­do a tra­vés del lim­pia­pa­ra­bri­sas su­cio [...]. Pe­ro yo sé qué hay de­trás de esa mi­ra­da: una eva­lua­ción a to­da ve­lo­ci­dad de los pros y los contras, un aná­li­sis tre­pi­dan­te de cos­tes y be­ne­fi­cios, un mo­de­lo pre­dic­ti­vo ca­si ins­tan­tá­neo de los po­si­bles ries­gos”.

La his­to­ria de Net­flix no fue per­fec­ta, útil, cla­ra y acer­ta­da, no sur­gió en un mo­men­to de ins­pi­ra­ción.

MARC RANDOLPH

Fue su pri­mer presidente

Así arran­ca ‘Eso nun­ca fun­cio­na­rá’ (Pla­ne­ta), de Marc Randolph, co­fun­da­dor y pri­mer presidente de Net­flix, una des­crip­ción de los pri­me­ros años de vi­da de una com­pa­ñía au­dio­vi­sual que hoy tie­ne una ca­pi­ta­li­za­ción de 125.000 mi­llo­nes de dó­la­res, y que ce­rró las cuen­tas del ter­cer tri­mes­tre de 2019 con un be­ne­fi­cio de 667 mi­llo­nes, y con 158 mi­llo­nes de sus­crip­to­res mun­dia­les que le ge­ne­ra­ron in­gre­sos por va­lor de 5.269 mi­llo­nes.

To­do eso, des­de una idea que sur­gió en un Vol­vo “he­cho pol­vo con dos si­lli­tas de ni­ños en la par­te de atrás”.

Randolph no es un cual­quie­ra de Si­li­con Va­lley. Por de pron­to, pa­ra ser un im­pul­sor de start-ups con éxi­to en al me­nos me­dia do­ce­na de ve­ces, es cu­rio­so su odio a Si­li­con Va­lley. De vuel­ta a aquel Vol­vo, Ran­doph bro­mea con que Net­flix po­dría ha­ber­se de­di­ca­do a la ven­ta de ba­tes de béis­bol per­so­na­li­za­dos o a la de cham­pú.

Es más, des­mon­ta el mi­to de que Has­tings pen­só en Net­flix cuan­do tu­vo que pa­gar 40 dó­la­res por su retraso a la ho­ra de de­vol­ver un DVD de Apo­lo 13 al Block­bus­ter.

Randolph des­cri­be los pri­me­ros me­ses, con mu­cho tiem­po li­bre al ser com­pra­do por la em­pre­sa de Has­tings, cuan­do jun­to a dos em­plea­das su­yas usa una pi­za­rra blan­ca pa­ra apun­tar ideas, des­de co­mer­cia­li­zar ta­blas de surf a co­mi­da es­pe­cí­fi­ca pa­ra mas­co­tas. So­lo que­dó una: vi­deo­club on­li­ne. Coin­ci­dió con el mo­men­to del cambio de las cin­tas de vi­deo (VHS) al DVD, y Net­flix (el nom­bre tam­bién que­dó por eli­mi­na­ción, y es la unión en in­glés de red y pe­lis) apos­tó por el DVD.

En esos me­ses in­ves­ti­ga­ron có­mo fun­cio­na­ba el co­rreo postal (pro­me­tían de­jar en casa de sus clien­tes el DVD en­car­ga­do al día si­guien­te de su pe­ti­ción), los me­jo­res so­bres pa­ra man­te­ner in­có­lu­mes los dis­cos, su bús­que­da de un es­pa­cio pa­ra guar­dar los DVD o los pro­ble­mas de po­ten­cia de or­de­na­do­res des­de que el 14 de abril de 1998 em­pe­za­ron en In­ter­net.

Fue­ron años de in­cer­ti­dum­bre, de alian­zas sui ge­ne­ris con fa­bri­can­tes de re­pro­duc­to­res de DVD, de in­te­rro­gan­tes que les vol­vie­ron lo­cos (al ini­cio sus clien­tes usa­ron Net­flix pa­ra com­prar DVD, no pa­ra al­qui­lar­los, a pe­sar de que afi­na­ron rá­pi­da­men­te su ve­lo­ci­dad y efi­cien­cia en la en­tre­ga).

Tiem­pos de su­fri­mien­tos, co­mo cuan­do su pro­pio éxi­to ca­si los hun­de por fal­ta de efec­ti­vo y en sep­tiem­bre de 2001 despiden a par­te de la plan­ti­lla.

Eso nun­ca fun­cio­na­rá, aca­ba con la sa­li­da a Bol­sa de Net­flix el 23 de ma­yo de 2002, 49 me­ses des­pués de su lan­za­mien­to. Has­tings, con más pres­ti­gio, nom­bre y ha­bi­li­dad pa­ra re­cau­dar di­ne­ro, arrin­co­na a Randolph.

Él tam­po­co es fe­liz, y pri­me­ro se con­cen­tra en el de­par­ta­men­to de desa­rro­llo de pro­duc­to; des­pués, lo de­ja. Y es­cri­be: “A ve­ces tie­nes que apar­tar­te de tus sue­ños, so­bre to­do cuan­do crees que los has he­cho reali­dad”.

EL PAÍS

Sao Pau­lo. Marc Ran­doplh pre­sen­tó su tes­ti­mo­nio du­ran­te un con­gre­so so­bre co­mer­cio di­gi­tal en 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.