El Her­mano Gre­go­rio, ha­cia la bea­ti­fi­ca­ción

La Igle­sia de Ve­ne­zue­la con­fir­ma que el Va­ti­cano apro­bó el pri­mer mi­la­gro del mé­di­co ❚ Sus de­vo­tos en Gua­ya­quil re­ci­ben la no­ti­cia con be­ne­plá­ci­to

Diario Expreso - - Portada - BLAN­CA MON­CA­DA PE­SAN­TES ■ GUA­YA­QUIL

De­vo­tos de Gua­ya­quil ce­le­bran la no­ti­cia de que el Va­ti­cano apro­bó el pri­mer mi­la­gro del mé­di­co venezolano.

Es­toy fe­liz con es­to. El her­mano Gre­go­rio me­re­ce ha­ce mu­chos años es­te re­co­no­ci­mien­to.

MA­RÍA ALVARADO, de­vo­ta

LAS FRA­SES

La Igle­sia no per­mi­te el cul­to a san­tos que no han si­do re­co­no­ci­dos, por eso nos ale­gra es­to.

MART­HA BÉ­JAR, de­vo­ta

La ima­gen del mé­di­co venezolano Jo­sé Gre­go­rio Hernández se le­van­ta en un cua­dro, so­bre una pa­red, al fon­do de un pa­si­llo, en un es­pa­cio de­di­ca­do a él en la pa­rro­quia San An­to­nio de Pa­dua, en Ur­de­sa nor­te. Es la ma­ña­na del lu­nes. Hue­le a ce­ra re­cién que­ma­da por las tres ve­las de co­lo­res que aún ar­den en un re­ci­pien­te de hie­rro, al pie del retrato del mé­di­co venezolano que es­tá en vías de con­ver­tir­se en san­to.

Ma­ría Alvarado vi­ve en Bas­tión Po­pu­lar. Es­tá sen­ta­da en el pi­so. Fro­ta una es­tam­pi­ta con el de­do pul­gar y su­su­rra sú­pli­cas inau­di­bles ha­cia la ima­gen de Gre­go­rio. Tie­ne 48 años y es de­vo­ta des­de ha­ce una dé­ca­da, cuan­do le con­ce­dió el mi­la­gro de con­ser­var su úte­ro, lue­go de que los es­pe­cia­lis­tas en gi­ne­co­lo­gía le di­je­ran que era ne­ce­sa­rio ex­tir­par­lo, a pro­pó­si­to de los mio­mas que te­nía, ase­gu­ra.

“Me ha­bían con­ta­do de él; pe­ro no creía. Una no­che so­ñé que me de­cía que ven­ga, que me es­ta­ba es­pe­ran­do. Lle­gué a la ma­ña­na si­guien­te, a las 09:00, y me que­dé dor­mi­da en una ban­ca tres ho­ras, mien­tras le ro­ga­ba que me cu­re. Ese mis­mo día me hi­ce otro eco. La doc­to­ra no lo creía. Me ha­bía cu­ra­do”.

Mi­la­gros co­mo ese se le atri­bu­yen des­de ha­ce más de un si­glo a Jo­sé Gre­go­rio Hernández Cis­ne­ros, a quien el Va­ti­cano le apro­bó el jueves pa­sa­do el pri­mer mi­la­gro com­pro­ba­do en su to­ta­li­dad, se­gún in­for­mó en Twit­ter el obis­po de San Felipe (Ve­ne­zue­la) y ad­mi­nis­tra­dor Apos­tó­li­co de Bar­qui­si­me­to, Víctor Hu­go.

“En me­dio de tan­tas di­fi­cul­ta­des, hoy una gran ale­gría: La Co­mi­sión de Mé­di­cos de la Con­gre­ga­ción pa­ra las cau­sas de los San­tos ha apro­ba­do el mi­la­gro rea­li­za­do por el Dr. Jo

sé Gre­go­rio Hernández. Va­mos ca­mino a su pron­ta bea­ti­fi­ca­ción. Ala­ba­do sea Dios que nos mi­ra con amor”, es­cri­bió.

Hay to­do ti­po de anéc­do­tas en torno a los mi­la­gros de Gre­go­rio: cu­ra­ción de po­lio, fer­ti­li­dad, ayu­da en ope­ra­cio­nes... Hay quie­nes ase­gu­ran que apa­re­ce de blan­co, con un ma­le­tín

en la mano. Otros lo sue­ñan con su bi­go­te, de ba­ja es­ta­tu­ra y ca­be­llo ne­gro.

En 1986, a pro­pó­si­to de es­ta ola de fe que se ha­cía ca­da vez más fuer­te, Juan Pa­blo II lo ti­tu­la ‘ve­ne­ra­ble’, una cer­ti­fi­ca­ción de una vi­da de vir­tu­des he­roi­cas lle­va­da con­for­me al Evan­ge­lio, un pa­so pre­vio a la bea­ti­fi­ca­ción, se­gún se ex­pli­ca.

El mi­la­gro com­pro­ba­do, co­mo ex­pli­có la Igle­sia ve­ne­zo­la­na, es un pa­so más cer­ca a ese pro­pó­si­to al que le si­gue la san­ti­dad, es­pe­ran sus de­vo­tos.

Aun­que la tie­rra de Gre­go­rio es Ve­ne­zue­la, en Ecua­dor tam­bién apa­re­cie­ron sus cre­yen­tes. En Ur­de­sa nor­te, den­tro de la pa­rro­quia San An­to­nio de Pa­dua, hay in­clu­so un es­pa­cio de­di­ca­do a él. De he­cho, ese tem­plo es co­no­ci­do por los fie­les co­mo “la igle­sia Her­mano Gre­go­rio”, atri­bu­ción que es­tá dis­po­ni­ble has­ta en Goo­gle Maps y que to­ma fuer­za ca­da 27, cuan­do de­ce­nas de fie­les lle­gan a pe­dir­le fa­vo­res al mé­di­co.

Aque­lla ca­pi­lla la fun­da­ron fa­mi­lias gua­ya­qui­le­ñas ha­ce más de 50 años, lue­go de que el ‘Doc­tor de los po­bres’, co­mo tam­bién se lo co­no­ce, ha­ya lle­va­do a ca­bo un sin­nú­me­ro de mi­la­gros, re­cuer­da Mart­ha Bé­jar, pre­si­den­ta de la Agru­pa­ción Cí­vi­ca, So­cial y Cul­tu­ral de Ur­de­sa (Ac­cur) y quien fun­gió co­mo se­cre­ta­ria de un co­mi­té de­di­ca­do al per­so­na­je.

Era el ini­cio de la dé­ca­da del ochen­ta. Ma­ría Ele­na Nei­ra te

nía ape­nas 11 años y fue mor­di­da por una mos­ca y con­ta­gia­da por “fie­bre equi­na”. Fue lle­va­da a Es­ta­dos Uni­dos. Su fa­mi­lia ase­gu­ra que se sal­vó gra­cias a la obra de Gre­go­rio, que se apa­re­ció en sue­ños a su ma­dre.

Aque­lla fa­mi­lia jun­to con la de Bé­jar y otras se unie­ron a la cau­sa Gre­go­rio y lo­gra­ron eri­gir la ca­pi­lla, gra­cias a la Igle­sia. A tra­vés del obis­po emé­ri­to de Lo­ja, Hu­go Lino (+) pu­die­ron le­van­tar un al­tar pa­ra Gre­go­rio y em­pu­jar, des­de Gua­ya­quil, su bea­ti­fi­ca­ción, re­cuer­da.

Bé­jar mis­ma ha si­do be­ne­fi­cia­da de la obra de Gre­go­rio. La hi­zo ma­dre a los 35 y la ayu­dó en una com­ple­ja ope­ra­ción ha­ce dos años, se­gu­ra. “Ese día lo vi. Nun­ca en mis años de de­vo­ta ha­bía po­di­do ver­lo”, re­cuer­da.

La ima­gen de Gre­go­rio en Ur­de­sa es­tá ro­dea­da de fo­to­gra­fías de fie­les, agra­de­ci­mien­tos y sú­pli­cas. Es­ta bea­ti­fi­ca­ción es­tá ca­si con­su­ma­da.

1982

En sep­tiem­bre de ese año se inau­gu­ró un es­pa­cio de­di­ca­do al her­mano Gre­go­rio en la pa­rro­quia San An­to­nio de Pa­dua, de Ur­de­sa nor­te. To­dos los 27, de­ce­nas de de­vo­tos acu­den al lu­gar.

CAR­LOS YAGUAL / EX­PRE­SO

Fie­les. Mart­ha Bé­jar, pre­si­den­ta de la Agru­pa­ción Cí­vi­ca So­cial y Cul­tu­ral de Ur­de­sa (Ac­cur) (i), jun­to a dos de­vo­tas del Her­mano Gre­go­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.