Los al­tos ries­gos en la sa­lud de los as­tro­nau­tas

Un as­tro­nau­ta pre­sen­tó un coá­gu­lo en la yu­gu­lar ❚ Ese epi­so­dio re­abre el de­ba­te so­bre los ries­gos fí­si­cos de los via­jes es­pa­cia­les

Diario Expreso - - Portada - JAVIER SA­LAS El País ■ ES­PE­CIAL PA­RA EX­PRE­SO

El diag­nós­ti­co de un coá­gu­lo en la yu­gu­lar de un tri­pu­lan­te re­vi­ve el de­ba­te de los ries­gos de los via­jes es­pa­cia­les.

LA FRA­SE

La pre­gun­ta que que­da es, ¿có­mo li­dia­ría­mos con es­to en una mi­sión de ex­plo­ra­ción en Mar­te. SE­RE­NA AU­ÑÓN-CHAN­CE­LLOR, as­tro­nau­ta

No sa­be­mos la fe­cha exac­ta, pe­ro la NASA vi­vió re­cien­te­men­te otro mo­men­to “Hous­ton, te­ne­mos un pro­ble­ma”. El sus­to lle­gó du­ran­te un ex­pe­ri­men­to ru­ti­na­rio en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal (ISS), de los cien­tos que se rea­li­zan en la na­ve pa­ra es­tu­diar los efec­tos de la es­ca­sez de gra­ve­dad. Al es­ca­near el cue­llo de uno de los tri­pu­lan­tes se ha­lló un coá­gu­lo en su yu­gu­lar. Las pe­li­gro­sas con­se­cuen­cias de es­te diag­nós­ti­co obli­ga­ron a im­pro­vi­sar de­ci­sio­nes mé­di­cas por la es­ca­sez de tra­ta­mien­tos a bor­do de la na­ve. Es­te trom­bo, el pri­me­ro que se de­tec­ta en un as­tro­nau­ta fue­ra de la Tie­rra, mues­tra que en los via­jes es­pa­cia­les to­da­vía hay ries­gos pa­ra la sa­lud des­co­no­ci­dos.

“Es­tos nue­vos ha­llaz­gos de­mues­tran que el cuer­po hu­mano to­da­vía nos sor­pren­de en el es­pa­cio”, ase­gu­ra la doc­to­ra Se­re­na Au­ñón-chan­ce­llor, que ade­más de ser as­tro­nau­ta de la NASA es­tá cer­ti­fi­ca­da co­mo ex­per­ta en me­di­ci­na del es­pa­cio, una es­pe­cia­li­dad so­bre la que ha pu­bli­ca­do ya va­rios es­tu­dios cien­tí­fi­cos. “To­da­vía no he­mos apren­di­do to­do so­bre me­di­ci­na ae­ro­es­pa­cial o fi­sio­lo­gía es­pa­cial”, aña­de Au­ñón, quien fir­ma jun­to a tres co­le­gas un es­tu­dio, pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa New En­gland Jour­nal of Me­di­ci­ne, en el que han he­cho pú­bli­cos los por­me­no­res de la afec­ción y el tra­ta­mien­to, pe­ro man­te­nien­do el se­cre­to so­bre la per­so­na de la tri­pu­la­ción que su­frió es­ta com­pli­ca­ción.

El as­tro­nau­ta afec­ta­do lle­va­ba ya dos me­ses en la ISS, cuan­do la má­qui­na de ul­tra­so­ni­dos que es­tu­dia­ba la sa­lud vas­cu­lar de los tri­pu­lan­tes de­tec­tó ese trom­bo en la ve­na yu­gu­lar. Ese cua­dro pue­de te­ner com­pli­ca­cio­nes po­ten­cial­men­te

mor­ta­les, co­mo sep­sis sis­té­mi­ca y em­bo­lia pul­mo­nar, por lo que era ur­gen­te ac­tuar aun­que el pa­cien­te es­tu­vie­ra en ór­bi­ta. La na­ve con­ta­ba con an­ti­coa­gu­lan­tes, pe­ro so­lo 20 do­sis in­yec­ta­bles y je­rin­gas li­mi­ta­das, y no lle­ga­rían nue­vos su­mi­nis­tros has­ta pa­sa­dos 40 días. En es­ta te­si­tu­ra, los mé­di­cos de la NASA op­ta­ron por acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta en trom­bos ajeno a la agen­cia es­pa­cial, el doc­tor Step­han Moll, de la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, quien es­ta­ble­ció un plan pa­ra ra­cio­nar las do­sis has­ta que lle­ga­ran las pro­vi­sio­nes.

“Mi pri­me­ra reac­ción cuan­do la NASA me con­tac­tó fue pre­gun­tar si po­día vi­si­tar la ISS pa­ra exa­mi­nar al pa­cien­te yo mis­mo. No po­dían lle­var­me al es­pa­cio lo su­fi­cien­te­men­te rá­pi­do, así que pro­ce­dí con el pro­ce­so de eva­lua­ción y tra­ta­mien­to des­de aquí”, bro­mea el doc­tor Moll.

Es­te as­tro­nau­ta se es­tu­vo in­yec­tan­do las do­sis re­co­men­da­das por Moll du­ran­te cua­ren­ta días, mien­tras se­guía la evo­lu­ción de su trom­bo con las in­di­ca­cio­nes de dos ra­dió­lo­gos de la NASA des­de la Tie­rra. Fue en­ton­ces cuan­do lle­ga­ron los su­mi­nis­tros, con un an­ti­coa­gu­lan­te más apro­pia­do que se to­ma en pas­ti­llas. El trom­bo fue re­mi­tien­do co­mo se es­pe­ra­ba, pe­ro el pa­cien­te es­pa­cial so­lo de­jó de me­di­car­se cua­tro días an­tes de vol­ver a ca­sa, por el pe­li­gro de una he­mo­rra­gia en el ate­rri­za­je. En to­tal pa­só unos seis me­ses en ór­bi­ta, cua­tro de ellos con el coá­gu­lo diag­nos­ti­ca­do, pa­ra el que no era po­bla­ción de ries­go en nin­guno de los fac­to­res po­si­bles. “Si no es por el es­tu­dio [que de­tec­tó el coá­gu­lo]”, ase­gu­ran en la Uni­ver­si­dad de Ca­ro­li­na del Nor­te, “no sa­be­mos cuá­les ha­brían si­do las con­se­cuen­cias”.

“La pre­gun­ta más im­por­tan­te que que­da es, ¿có­mo li­dia­ría­mos con es­to en una mi­sión de ex­plo­ra­ción en Mar­te? ¿Có­mo nos pre­pa­ra­ría­mos mé­di­ca­men­te? Se de­be in­ves­ti­gar más pa­ra en­ten­der me­jor la for­ma­ción de coá­gu­los en es­te en­torno y las po­si­bles con­tra­me­di­das”, se­ña­la la as­tro­nau­ta Au­ñón en una no­ta ofre­ci­da por la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Lui­sia­na, en la que in­ves­ti­ga.

EL DE­TA­LLE

Ries­gos pa­ra la sa­lud. Un fac­tor a te­ner en cuen­ta aho­ra que se ha reavi­va­do el in­te­rés por los vue­los tri­pu­la­dos a la Luna, en el fu­tu­ro más pró­xi­mo, y Mar­te.

NASA / EL PAÍS

Con­trol. El as­tro­nau­ta Tom Marsh­burn rea­li­za una ex­plo­ra­ción del cue­llo del as­tro­nau­ta Ch­ris Had­field en la ISS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.