Un día mejor que nor­mal

El hos­pi­tal realizó un con­cur­so que evi­den­ció las des­tre­zas de los ni­ños ❚ Hu­bo ar­te y di­ver­sión ❚ La pre­pa­ra­ción ayu­dó a la fa­mi­lia a so­bre­lle­var la en­fer­me­dad

Diario Expreso - - Portada - DIA­NA SO­TO­MA­YOR ZE­VA­LLOS so­to­ma­[email protected] ■ GUA­YA­QUIL

No so­lo una jor­na­da pa­ra ol­vi­dar­se de do­len­cias y lle­var una vi­da ale­ja­da del hos­pi­tal. Los ni­ños y jó­ve­nes de­ja­ron de ser pa­cien­tes con cán­cer por un día y se con­vir­tie­ron en con­cur­san­tes de can­to, bai­le y ma­nua­li­da­des.

Fue una ma­ña­na de coin­ci­den­cias. To­dos los ar­tis­tas eran ni­ños. Eran tam­bién pa­cien­tes. Sus pa­dres es­ta­ban emo­cio­na­dos, a tal pun­to de llo­rar. Pe­ro to­dos tam­bién, lue­go de ha­cer­se un nu­do en el co­ra­zón, co­mo coin­ci­die­ron, op­ta­ron por reír, aplau­dir, gri­tar. En el hos­pi­tal hu­bo una fiesta.

Ayer no fue un día nor­mal en las ins­ta­la­cio­nes de la So­cie­dad de la Lu­cha Con­tra el Cán­cer Sol­ca. De he­cho no lo fue desde ha­ce dos días que em­pe­za­ron las au­di­cio­nes pa­ra la fi­nal del con­cur­so Sol­ca con ta­len­to, que se desa­rro­lló ayer en el pa­tio de la en­ti­dad, por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo.

Una enor­me car­pa blan­ca, una pe­que­ña ta­ri­ma, te­las rojas que si­mu­la­ban el in­gre­so a un tea­tro; mu­cho pú­bli­co, in­te­gra­do in­clu­so por aque­llos pa­cien­tes adul­tos que, guia­dos por la mú­si­ca, se ins­ta­la­ron en el si­tio a cu­rio­sear; die­ron la bien­ve­ni­da a los do­ce ni­ños que, por cerca de cua­tro horas, se ol­vi­da­ron de los me­di­ca­men­tos, las qui­mio­te­ra­pias y los sue­ros. Y se trans­for­ma­ron en las mi­ni­ver­sio­nes de can­tan­tes y bai­la­ri­nes in­ter­na­cio­na­les.

En Sol­ca hu­bo una fiesta, sí. Y aun­que es­ta fue or­ga­ni­za­da por el Co­mi­té de las Da­mas de Sol­ca, co­mo lo re­co­no­ció su pre­si­den­ta, Mirabel Es­tra­da, fue­ron los par­ti­ci­pan­tes los que la hi­cie­ron po­si­ble. No fue un con­cur­so ha­bi­tual tam­po­co. Y es que al­gu­nos de los me­no­res, en cu­yos bra­zos te­nían to­da­vía pe­ga­das cu­ri­tas; y cu­yas ca­be­zas lu­cían, en al­gu­nos ca­sos, to­da­vía sin cabello, todo a cau­sa de los tra­ta­mien­tos; no de­mos­tra­ron es­tar can­sa­dos nun­ca.

Scar­lett, de 11 años y quien tie­ne leu­ce­mia, fue una de ellas. Bri­lló. Bai­ló, jun­to a su her­ma­na Keila, de 17 años, dan­za ára­be. Y por cerca de tres mi­nu­tos, sin­cro­ni­za­da­men­te, mo­vie­ron las ca­de­ras, las pier­nas y bra­zos, al tiem­po que se mi­ra­ban y son­reían. “Ella es tan per­fec­ta y me emo­cio­na tan­to ver­la así. Mi her­ma­na, mi gue­rre­ra, lo ha dis­fru­ta­do mu­cho. Scar­lett ama el bai­le y es­ta se­ma­na ha si­do her­mo­sa”, di­ce Keila, quien tras la pre­sen­ta­ción se ins­ta­ló al pie de la ta­ri­ma jun­to a su her­ma­na, a quien la tu­vo aga­rra­da de la mano la mayor par­te del tiem­po, pa­ra ver a los otros con­cur­san­tes.

Je­remy, Krist­hel, Dy­lan, Nik­son, Sa­ra, Va­len­ti­na, Ronny, Ash­ley, Isaac, en­tre otros, de igual for­ma se sin­tie­ron y destacaron.

Isaac, quien se lle­vó el pri­mer lu­gar en la com­pe­ten­cia, no pu­do cau­sar más emo­ción al pú­bli­co, desde las ta­blas. Él, de ape­nas 9 años, hi­zo le­van­tar a to­dos cuan­do em­pe­zó a bai­lar el Wa­ka Wa­ka, de Sha­ki­ra; y re­ma­tó con un me­ren­gue en el que ter­mi­nó en lo más al­to de una pi­rá­mi­de hu­ma­na que fue par­te del show.

Pa­ra su pre­sen­ta­ción Isaac con­tó con el apo­yo de sus ami­gos del ba­rrio, quie­nes se sa­bían tam­bién to­dos los pa­sos del bai­le que, di­je­ron, fue­ron crea­dos por un co­reó­gra­fo. “No­so­tros lo con­tra­ta­mos y con ayu­da de You­tu­be, nos apren­di­mos ca­da mo­vi­mien­to. Fue di­fí­cil, prac­ti­ca­mos día y no­che”, di­jo el pe­que­ño ar­tis­ta, muy se­gu­ro; mien­tras sus fa­mi­lia­res, de le­jos, se reían.

“Isaac es un pro­fe­sio­nal. Qué ni­ño tan lin­do, se mue­ve du­rí­si­mo. Ni yo en mis bue­nos tiem­pos lo ha­cía. Y eso que fui a mu­chas, mu­chí­si­mas, dis­co­te­cas”, di­jo, rien­do a car­ca­ja­das Ta­nia Guzmán, una pa­cien­te con cán­cer de seno que de­ci­dió ob­ser­var el es­pec­tácu­lo has­ta que le to­que su con­sul­ta.

“¿Pa­ra qué es­tar sen­ta­da, si pue­do es­tar aquí?”, se pre­gun­tó. El cán­cer es so­lo una en­fer­me­dad, “un po­qui­to más gra­ve que la gri­pe”, re­cal­có otra vez en­tre ri­sas. “No hay por qué te­ner mie­do nun­ca. Al cán­cer se lo eli­mi­na con buen amor y ac­ti­tud”. Y los ni­ños, pen­só, lo es­tán ha­cien­do de la mejor ma­ne­ra.

“Pa­ra qué te­ner su­per­hé­roes de fic­ción. Ellos son los de car­ne y hue­so”, re­pli­có, al tiem­po que Mireya Cá­ce­res, abue­la de uno de los con­cur­san­tes, asin­tió, le­van­tan­do un car­tel ins­pi­ra­do en el tor­neo. “No se preo­cu­pen, to­dos lo han he­cho bien. Son los ga­na­do­res”, re­zó el anun­cio.

A de­cir de Es­tra­da, Sol­ca con ta­len­to, es un en­cuen­tro que apun­ta a desa­rro­llar las ha­bi­li­da­des de los me­no­res y pa­ra­le­la­men­te dis­traer­los y ale­jar­los “un po­co de lo que vi­ven día a día con la en­fer­me­dad”.

“Es­te en­cuen­tro, en el que par­ti­ci­pan in­clu­so los ni­ños que es­tán hos­pi­ta­li­za­dos ha­cien­do ma­nua­li­da­des, desde sus ha­bi­ta­cio­nes; lo ha­ce­mos tam­bién pa­ra dis­traer a los pa­dres”. Y es que no es na­da fácil pa­ra ellos so­bre­lle­var la en­fer­me­dad, ad­mi­te. Por eso, de for­ma in­ter­na, lan­zan el con­cur­so en el hos­pi­tal con an­ti­ci­pa­ción. Así no son so­lo tres días los que am­bos -pa­cien­te y pa­dres- pien­san en la pre­pa­ra­ción sino que son una o dos se­ma­nas más; pues­to que to­dos se es­me­ran en con­se­guir los mejores ob­je­tos y tra­jes pa­ra los chi­cos: desde ter­nos acor­des a su edad, has­ta tu­pi­das pe­lu­cas mul­ti­co­lo­res o un tu­tú; ade­más de mu­ñe­cas, la­zos e hi­los. Lo que re­quie­ran.

Pau­li­na Cor­ne­jo, madre de Ali­na, es­tá cons­cien­te de ello y lo disfruta. “Mi hi­ja hi­zo ma­nua­li­da­des, pul­se­ri­tas. Y pa­ra que le sal­gan bien, nos ha pues­to a to­dos a co­rrer. Eso nos ha obli­ga­do a per­der la no­ción del tiem­po...”. Res­pi­ra, ha­ce una pau­sa y lo agra­de­ce. “Qué bueno que ha­ya si­do así. Un día más que vamos ba­ta­llan­do y con bue­nos áni­mos”, pre­ci­só ale­gre, y mi­nu­tos an­tes de no­tar que en­tre el ju­ra­do ca­li­fi­ca­dor del tor­neo es­ta­ban al­gu­nos de los can­tan­tes que tan­to le gus­tan. En­tre ellos, Jor­ge Luis del Hie­rro.

Al tér­mino del con­cur­so, lle­va­do a ca­bo en el pa­tio de las ins­ta­la­cio­nes, hu­bo abra­zos, más gri­tos de emo­ción y pre­mios pa­ra to­dos, in­clu­so pa­ra los otros 15 ni­ños que com­pi­tie­ron los días an­te­rio­res, pe­ro que no cla­si­fi­ca­ron. Isaac se fue fe­liz a casa con un te­le­vi­sor y dos pa­sa­jes a Ga­lá­pa­gos.

EL DE­TA­LLE

Sol­ca con ta­len­to. Es la se­gun­da edición del even­to y se lo rea­li­za es­te mes en alu­sión al 15 de fe­bre­ro, Día de la Lu­cha con­tra el Cán­cer In­fan­til.

PAR­TI­CI­PA­CIÓN Los mo­men­tos es­pe­cia­les

1. Unión. Los es­pec­ta­do­res, en­tre quie­nes hu­bo ami­gos de los par­ti­ci­pan­tes disfrutaro­n de ver so­bre el es­ce­na­rio a las her­ma­nas Scar­let y Keila.

2. Reac­cio­nes.

El pú­bli­co no de­jó de gri­tar y aplau­dir. Los ges­tos de emo­ción fue­ron per­ma­nen­tes en las pre­sen­ta­cio­nes.

3. Bai­le. En el show de Isaac, uno de los que más aplau­sos acu­mu­ló, par­ti­ci­pa­ron sus ami­gos del ba­rrio.

VO­CES

MIRABEL ES­TRA­DA pre­si­den­ta del Co­mi­té de Da­mas

de Sol­ca

Es­te ti­po de even­tos son una te­ra­pia, tan­to pa­ra los ni­ños, co­mo la fa­mi­lia. Es una ma­ne­ra de en­tre­te­ner­se, reír y sa­nar. Una nue­va for­ma de en­fren­tar es­ta en­fer­me­dad.

PAU­LI­NA COR­NE­JO madre de una

pa­cien­te on­co­ló­gi­ca

Ha si­do divertido pre­pa­rar­nos pa­ra es­to. Pa­sa­mos co­rrien­do, prac­ti­can­do, bus­can­do ob­je­tos. Pe­ro ha va­li­do la pe­na. He­mos si­do fe­li­ces. He­mos reí­do tan­to en casa.

CH­RIS­TIAN VÁS­CO­NEZ / EX­PRE­SO

CH­RIS­TIAN VÁS­CO­NEZ / EX­PRE­SO

1

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.