El im­po­si­ble de las prue­bas

La es­tra­te­gia fre­nó el COVID-19 y evi­tó to­mar medidas ex­tre­mas de con­fi­na­mien­to ❚ No pue­de apli­car­se por igual en to­dos los paí­ses

Diario Expreso - - Portada - RE­DAC­CIÓN / AGENCIAS ■ PA¡RÍS, FRAN­CIA

La re­co­men­da­ción de diag­nos­ti­car a to­dos los casos de con­ta­gio por coronaviru­s me­dian­te la ge­ne­ra­li­za­ción de prue­bas se­ría el ideal. Pe­ro ni en el mun­do es po­si­ble, ni en Ecua­dor tam­po­co, de­bi­do al al­can­ce del vi­rus.

“Ha­gan las prue­bas diag­nós­ti­cas! ¡Há­gan­las!”, cla­ma la OMS pa­ra com­ba­tir el coronaviru­s. ¿Pe­ro a quién y por qué? Efi­caz en un país mo­de­lo co­mo Co­rea del Sur, la es­tra­te­gia de exá­me­nes ma­si­vos no pue­de apli­car­se en to­das par­tes de la mis­ma for­ma, se­gún los expertos.

“Pa­ra ga­nar, de­be­mos ata­car el vi­rus con es­tra­te­gias agre­si­vas y bien di­ri­gi­das: ha­cer el test a cada ca­so sos­pe­cho­so, ais­lar cada ca­so con­fir­ma­do y ha­llar y po­ner en cua­ren­te­na a cada una de las per­so­nas con las que es­tu­vo en con­tac­to es­tre­cho”, reite­ró el lu­nes el di­rec­tor ge­ne­ral de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), Te­dros Ad­ha­nom Ghe­bre­ye­sus.

Es­ta es la teo­ría, pe­ro en la prác­ti­ca “algunos paí­ses ape­nas tienen la ca­pa­ci­dad de apli­car estas medidas”, re­co­no­ció.

“To­do de­pen­de del ni­vel de desa­rro­llo de cada país”, ex­pli­ca el es­pe­cia­lis­ta fran­cés en sanidad pú­bli­ca y epi­de­mio­lo­gía An­toi­ne Flahault.

“La me­jor es­tra­te­gia de­pen­de so­bre to­do de la fa­se de la epi­de­mia en la que nos ha­lla­mos y de la dis­po­ni­bi­li­dad de las prue­bas”, es­ti­ma el epi­de­mió­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Marc Lip­sitch, en un aná­li­sis pu­bli­ca­do por el Was­hing­ton Post.

En estas úl­ti­mas se­ma­nas se puso co­mo ejem­plo a Co­rea del Sur, pues­to que reali­zó una cam­pa­ña ma­si­va de diag­nós­ti­co con 300.000 tests, ais­ló a per­so­nas con­ta­gia­das y vi­gi­ló a sus ciu­da­da­nos me­dian­te cá­ma­ras y con­tro­lan­do el uso de tar­je­tas de cré­di­to y ce­lu­la­res.

Es­ta es­tra­te­gia tam­bién fun­cio­nó en Sin­ga­pur. Fre­nó la epi­de­mia y evi­tó te­ner que to­mar medidas ex­tre­mas de con­fi­na­mien­to, hoy adop­ta­das en una ma­yo­ría de paí­ses, con du­ras con­se­cuen­cias so­cia­les y eco­nó­mi­cas.

“Los exá­me­nes ma­si­vos son al­go fan­tás­ti­co en teo­ría, pe­ro los la­bo­ra­to­rios es­pe­cia­li­za­dos no cre­cen so­los”, ad­mi­tió en Twit­ter un es­pe­cia­lis­ta fi­li­pino en en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas, Ed­sel Sal­va­na, quien in­clu­so ca­li­fi­có co­mo “cri­mi­nal” la con­sig­na de la OMS, por­que no tie­ne en cuen­ta el “con­tex­to” de cada na­ción. “Ad­mi­ro lo que se hi­zo en Co­rea del Sur y ha­ría lo mis­mo si tu­vié­ra­mos la mis­ma suma de di­ne­ro y re­cur­sos. No es nues­tro ca­so, mis co­le­gas llevan bol­sas de basura co­mo equi­pa­mien­to de pro­tec­ción”, fus­ti­gó.

Y es­ta di­fi­cul­tad de emu­lar el mo­de­lo sur­co­reano no con­cier­ne so­lo a los paí­ses po­bres. En España y en Fran­cia, por ejem­plo, los exá­me­nes tam­bién se rea­li­zan de for­ma mu­cho más res­trin­gi­da.

“Pa­ra paí­ses co­mo Fran­cia y Sui­za, el pro­ble­ma de es­tos úl­ti­mos días fue más la fal­ta de dis­po­ni­bi­li­dad de reac­ti­vos (pa­ra ha­cer las prue­bas) que de máquinas o re­cur­sos hu­ma­nos”, di­jo Flahault, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Glo­bal en la Uni­ver­si­dad de Gi­ne­bra.

Se­gún es­te experto, “muchos paí­ses se mo­vi­li­zan pa­ra po­der ha­cer los exá­me­nes de RT-PCR, por lo que nos en­fren­ta­mos a una sa­tu­ra­ción de la de­man­da y a di­fi­cul­ta­des de abas­te­ci­mien­to de reac­ti­vos”.

¿Por qué Co­rea del Sur y Sin­ga­pur no se to­pa­ron con las mis­mas di­fi­cul­ta­des?

“Es­tos paí­ses es­tu­vie­ron ex­pues­tos al SARS-COV y al MERS-COV”, en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por otros coronaviru­s en 2002 y 2015, res­pec­ti­va­men­te, y “sa­ca­ron lec­cio­nes lo­gís­ti­cas y eco­nó­mi­cas fuer­tes” que les per­mi­tie­ron reac­cio­nar me­jor, responde la vi­ró­lo­ga fran­ce­sa An­ne Gof­fard.

“Ha­brá que re­fle­xio­nar so­bre nues­tra po­lí­ti­ca in­dus­trial en el fu­tu­ro, qui­zás a es­ca­la eu­ro­pea”, abo­ga es­ta ex­per­ta, sub­ra­yan­do la “au­to­no­mía” de “Ale­ma­nia, que rea­li­za mu­chas prue­bas”, con una ca­pa­ci­dad de 160.000 por se­ma­na.

Y es que es­ta es­tra­te­gia de prue­bas ma­si­vas debe ins­tau­rar­se rá­pi­da­men­te cuan­do se ave­ci­na una epi­de­mia, an­tes de que un gran número de casos com­pli­que to­da­vía más su apli­ca­ción. A fal­ta de ha­ber exa­mi­na­do ma­si­va­men­te a la po­bla­ción al prin­ci­pio, Fran­cia por ejem­plo pre­vé ha­cer­lo al tér­mino del con­fi­na­mien­to. Aun­que es­ta ini­cia­ti­va po­dría fa­ci­li­tar­se con la lle­ga­da de nue­vos exá­me­nes, afir­ma Gof­fard.

Me­nos pe­sa­das que las pri­me­ras por­que bas­ta con un aná­li­sis de san­gre, estas prue­bas no tienen el mis­mo objetivo: sir­ven pa­ra de­tec­tar los an­ti­cuer­pos y de­ter­mi­nar si el in­di­vi­duo es­tu­vo en con­tac­to con el vi­rus y, por lo tan­to, si ya está in­mu­ni­za­do.

Fi­nal­men­te, so­bre la es­tra­te­gia de Co­rea del Sur y de Sin­ga­pur, Flahault es­ti­ma que “aún es un po­co tem­prano pa­ra es­ta­ble­cer una opi­nión de­fi­ni­ti­va”.

LA FRASE

Ha­brá que eva­luar es­ta po­lí­ti­ca du­ran­te to­da la du­ra­ción de la pan­de­mia y no úni­ca­men­te en su fa­se ini­cial.

AN­TOI­NE FLAHAULT, es­pe­cia­lis­ta en sa­lud pú­bli­ca

CH­RIS­TIAN VINUEZA / EX­PRE­SO

STEP­HA­NIE LECOCQ / EFE

Bél­gi­ca. Un mé­di­co le ha­ce el test a un pa­cien­te po­ten­cial­men­te in­fec­ta­do con el coronaviru­s, en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.