In­dus­tria y co­mer­cio se rein­ven­tan pa­ra re­sur­gir

CO­RO­NA­VI­RUS. Las pa­na­de­rías mo­di­fi­can sus ofer­tas y lle­gan a los do­mi­ci­lios

Diario Expreso - - Portada - MARIELLA TORANZOS NAR­VÁEZ to­ran­zosm@gra­na­sa.com.ec ■ GUA­YA­QUIL

El in­ge­nio man­da en la in­dus­tria y el co­mer­cio, que em­pu­jan una reac­ti­va­ción se­gu­ra en Gua­ya­quil, con la im­ple­men­ta­ción de me­di­das que evi­ten con­ta­gios y ayu­den al re­sur­gi­mien­to de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y la re­cu­pe­ra­ción de em­pleos. Los pa­ni­fi­ca­do­res, por ejem­plo, cam­bia­ron sus ca­tá­lo­gos de pro­duc­tos pa­ra evi­tar pér­di­das e im­ple­men­ta­ron las en­tre­gas di­rec­tas a do­mi­ci­lio.

En la zo­na co­mer­cial de Ur­de­sa Cen­tral, las tien­das es­tán re­abrien­do con re­ba­jas de has­ta el 20 y 30 por cien­to en sus pro­duc­tos pa­ra atraer a los clien­tes. Tam­bién ex­ten­die­ron sus ho­ra­rios de aten­ción.

EL DA­TO

Ae­ro­puer­to de Gua­ya­quil. El Mu­ni­ci­pio so­li­ci­ta al Co­mi­té de Emer­gen­cia Na­cio­nal que no se re­abra el ae­ro­puer­to el 1 de ju­nio, co­mo se ha anun­cia­do. Su pe­di­do ge­ne­ra de­ba­te.

Alas 06:00, el olor a pan inun­da la ave­ni­da Pla­za Da­ñín, del Puer­to Prin­ci­pal. Quin­ce tra­ba­ja­do­res se mue­ven al uní­sono, al in­te­rior de Pa­na­de­ría y Pas­te­le­ría Erick en una co­reo­gra­fía re­pe­ti­da du­ran­te vein­ti­trés años, pa­ra sa­car cer­ca de 7.000 en­ro­lla­dos, crois­sants, tren­zas y más, a la ven­ta.

Pe­ro el ini­cio de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria, el pa­sa­do 16 de mar­zo, sig­ni­fi­có un cam­bio ines­pe­ra­do pa­ra el ne­go­cio. Tres días de cie­rre le sir­vie­ron a Wil­son Flo­res, pro­pie­ta­rio del mis­mo, pa­ra ela­bo­rar una ho­ja de ru­ta que per­mi­tie­ra la su­per­vi­ven­cia de la pa­na­de­ría que tan­tos años le to­mó cons­truir.

“La cua­ren­te­na nos to­mó a to­dos por sor­pre­sa. Fue­ron unos días de te­mor, de preo­cu­pa­ción, pe­ro sa­bía­mos que te­nía­mos que sa­lir ade­lan­te”, re­cor­dó. Lo pri­me­ro fue la re­es­truc­tu­ra­ción del lo­cal, que ce­rró su área de ca­fe­te­ría, y for­jó un es­pa­cio de dos vi­tri­nas entre los em­plea­dos y los clien­tes. El si­tio se fu­mi­gó, se ad­qui­rie­ron im­ple­men­tos pa­ra la bio­se­gu­ri­dad, y se de­cre­tó el uso obli­ga­to­rio de la mas­ca­ri­lla.

Pe­ro de­ter­mi­nar el mé­to­do de tra­ba­jo de los pa­na­de­ros fue la me­di­da prin­ci­pal. “La mano de obra es el fac­tor más im­por­tan­te pa­ra po­der pro­du­cir el pan. Ofre­ci­mos un de­par­ta­men­to a nues­tros co­la­bo­ra­do­res pa­ra evi­tar que ten­gan que ir a sus ca­sas y ex­po­ner a sus fa­mi­lias. Di­mos fa­ci­li­da­des de ali­men­ta­ción”, con­tó.

Aun así, hu­bo un re­cor­te. Con so­lo nue­ve ho­ras de tra­ba­jo, fren­te a las 18 ho­ras que nor­mal­men­te aten­dían, so­lo la mi­tad del per­so­nal re­gre­só a su pues­to. Los de­más ge­ne­ra­ron un sis­te­ma de en­tre­ga a do­mi­ci­lio. “Or­ga­ni­za­mos un ser­vi­cio puer­ta a puer­ta con los co­la­bo­ra­do­res que no es­ta­ban tra­ba­jan­do. Al ini­cio era gra­tui­to, pe­ro aho­ra tie­ne un va­lor de $ 1”.

Sin em­bar­go, con el pa­so del se­má­fo­ro a ama­ri­llo y la ba­ja en la de­man­da de la mi­tad de su car­te­ra de pro­duc­tos, la adap­ta­ción ha si­do cla­ve. Se re­du­jo el pro­me­dio de tor­tas, dul­ces y bo­ca­di­tos ela­bo­ra­dos en el es­ta­ble­ci­mien­to. Las in­ver­sio­nes es­ti­ma­das pa­ra es­te año se pa­ra­li­za­ron. “Íba­mos a su­mar dos pi­sos al lo­cal, to­do eso se de­tu­vo. Es­te año con­ti­nua­re­mos tra­ba­jan­do de la ma­ne­ra en la que ve­nía­mos ha­cién­do­lo y es­pe­ra­mos que po­da­mos re­to­mar las ven­tas que te­nía­mos an­tes de la pan­de­mia”, se­ña­ló.

La mo­di­fi­ca­ción de la car­te­ra de pro­duc­tos tam­bién fue cla­ve pa­ra la com­pa­ñía Ama­sar, pro­pie­ta­ria de las mar­cas Cy­rano y Cor­fú de la ca­pi­tal.

Emi­li­ano Es­pi­no­za, ge­ren­te de Pro­duc­ción de Cy­rano, in­di­có que, mien­tras fue sen­ci­llo re­for­zar las me­di­das de bio­se­gu­ri­dad que ya se en­con­tra­ban en uso, el 20 % de las lí­neas de pro­duc­ción de la em­pre­sa se fre­na­ron fren­te a la de­man­da, que se re­du­jo a la mi­tad.

“Lo que nos ca­rac­te­ri­za es que ha­ce­mos lo­tes pe­que­ños de una gran va­rie­dad de pro­duc­tos. Pe­ro fue ne­ce­sa­rio re­du­cir la car­te­ra de una ma­ne­ra bas­tan­te drás­ti­ca. Se de­ja­ron los pro­duc­tos más im­por­tan­tes de las lí­neas prin­ci­pa­les. Tam­bién se de­tec­tó de­man­das que exis­tían. Por ejem­plo, Su­per­ma­xi nos pi­dió que em­pe­zá­ra­mos a en­tre­gar el pan cor­ta­do y de­ci­di­mos im­ple­men­tar ese pro­ce­so. Se ajus­tó to­do lo que es pa­na­de­ría ar­te­sa­nal”, se­ña­ló.

LA CI­FRA $ 306 MI­LLO­NES

ge­ne­ra la in­dus­tria pa­ni­fi­ca­do­ra en el país anual­men­te,

se­gún da­tos del INEC.

Adi­cio­nal­men­te, los lo­ca­les de Cy­rano au­men­ta­ron a su ofer­ta hue­vos, le­che y ha­ri­na, entre otros ví­ve­res con el fin de fa­ci­li­tar la com­pra a sus con­su­mi­do­res. La en­tre­ga a do­mi­ci­lio tam­bién fue una in­no­va­ción en res­pues­ta a la pan­de­mia.

“Te­nía­mos una ex­pe­rien­cia pre­via con la en­tre­ga a do­mi­ci­lio, pe­ro no con la mag­ni­tud en la que nos ha to­ca­do tra­ba­jar aho­ra”, es­ta­ble­ció Es­pi­no­za.

Mo­der­na Ali­men­tos S.A. es otra de las in­dus­trias pa­na­de­ras que ha­bi­li­tó la en­tre­ga a do­mi­ci­lio. Po­cas se­ma­nas des­pués del ini­cio de la emer­gen­cia sa­ni­ta­ria, ini­ció la cam­pa­ña ‘De la fá­bri­ca a tu me­sa’, ac­ti­va pa­ra tien­das y su­per­mer­ca­dos, pe­ro tam­bién pa­ra clien­tes in­di­vi­dua­les.

“Crea­mos un ca­nal di­rec­to de dis­tri­bu­ción con el que se evi­ta que la per­so­na de­ba ir a com­prar, y le en­tre­ga­mos to­dos los pro­duc­tos de Mo­der­na a do­mi­ci­lio. Fun­cio­na­mos en Qui­to y Gua­ya­quil y ha da­do muy bue­nos re­sul­ta­dos. Nues­tros clien­tes con­fían en no­so­tros, y con­fían en la se­gu­ri­dad del pro­duc­to que brin­da­mos. Es un pro­yec­to que que­re­mos for­ta­le­cer y dar­le con­ti­nui­dad. La com­pra mí­ni­ma es de $ 5 y el en­vío es gra­tui­to”, ex­pli­có Ma­nue­la Mer­chán, je­fa de mar­ca de Mo­der­na.

Al igual que en Pa­na­de­ría Erick de Gua­ya­quil, la in­dus­tria tam­bién con­tra­tó vi­vien­das tem­po­ra­les pa­ra sus tra­ba­ja­do­res y re­for­zó sus me­di­das de bio­se­gu­ri­dad. Nor­mas co­mo la de­sin­fec­ción y el la­va­do de ma­nos cons­tan­te ya eran par­te de las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad en la fá­bri­ca, pe­ro se for­ta­le­cie­ron otros pro­to­co­los, so­bre to­do en la en­tre­ga a co­mer­cios.

La com­pa­ñía es op­ti­mis­ta so­bre un fu­tu­ro au­men­tar en las ven­tas, pe­ro pa­ra ello han de­ci­di­do op­ti­mi­zar sus re­cur­sos. “Es­ta­mos po­nien­do mu­cho én­fa­sis en nues­tros ca­na­les di­gi­ta­les, que te­nía­mos, pe­ro que no se mo­vían tan­to. Cree­mos que la in­no­va­ción es cla­ve en es­te mo­men­to”, agre­gó Mer­chán.

CH­RIS­TIAN VÁSCONEZ / EX­PRE­SO

CORTESIA

Man­te­nien­do el horno en­cen­di­do 1. Se­gu­ri­dad. Mo­der­na re­for­zó las me­di­das de bio­se­gu­ri­dad pa­ra la ela­bo­ra­ción del pan. 2. Ven­ta. Pa­na­de­ría Erick mo­di­fi­có la dis­tri­bu­ción del lo­cal pa­ra evi­tar la cer­ca­nía al clien­te. 3. Pro­duc­ción. Se mo­di­fi­có la car­te­ra de pro­duc­tos de acor­de a la de­man­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.